Contar historias de música cantando – Sheila Blanco

Acabo de descubrir a esta mujer ¡¡¡y la adoro!!!

Música: Badinerie de la suite Nº. 2 en si menor de Johann Sebastian Bach
Letra y canta: Sheila Blanco

Cuando se habla de composición, hay muchos autores que merecen un programa: Mozart, Beethoven, Chopin, Debussy, todos ellos son irrepetibles. Pero hay uno que es inigualable porque su legado musical es colosal. Es barroco, fastuoso, espiritual, indescriptible, es la música de Dios, Johann Sebastian Bach. Si tú te fueras a Marte a vivir, llévate contigo la pasión de San Mateo. Si necesitas relajarte y fluir, escucha las variaciones Goldberg y los conciertos de Brandenburgo. No olvides la Suite número 2 menor en Si, que te atrapa, te subyuga, te ilumina, te sublima, te alucina, terminando este Badinerie. ¡Qué tío currante que fue señor Bach! todo el día compone que compone, pero ahí no acaba la cosa ¡no, no! Además de componer y 20 hijos tener, fue cantor, clavecinista, violinista, organista y violista y alemán y luterano. Pero lo más loco de su historia es que cuando murió JS su inmenso legado quedó sepultado y tuvo que llegar Félix Mendelssohn a hacer valer la obra de Juan Sebastián Bach y construir casi de cero su reputación. Hace ya más de tres siglos murió y sus obras se escuchan cada día. ¡Qué dejó hecho Bach con un buen Instagram! Si en el XVII hubiéramos tenido internet, Bach tuiteando sus partitas, más retuits que Rosalía, y con su peluca blanca de youtuber. Si estás cansado del reguetón, escucha a Bach y pon atención, en sus corcheas y semicorcheas está la historia de nuestra Humanidad. No pierdas el tiempo y vete a disfrutar, si hubo alguna vez un Dios fue Juan Sebastián Bach. Pero lo más loco de su historia es que cuando murió JS su inmenso legado quedó sepultado y tuvo que llegar Félix Mendelssohn a hacer valer la obra de Juan Sebastián Bach y construir casi de cero su reputación. Hace ya más de tres siglos murió y sus obras se escuchan cada día. ¡Qué dejó hecho Bach con un buen Instagram! Si en el XVII hubiéramos tenido internet, Bach tuiteando sus partitas, más retuits que Rosalía, y con su peluca blanca de youtuber. Si estás cansado del reguetón, escucha a Bach y pon atención, en sus corcheas y semicorcheas está la historia de nuestra Humanidad. No pierdas el tiempo y vete a disfrutar, si hubo alguna vez un Dios fue Juan Sebastián Bach. Pero lo más loco de su historia es que cuando murió JS su inmenso legado quedó sepultado y tuvo que llegar Félix Mendelssohn a hacer valer la obra de Juan Sebastián Bach y construir casi de cero su reputación. Hace ya más de tres siglos murió y sus obras se escuchan cada día. ¡Qué dejó hecho Bach con un buen Instagram! Si en el XVII hubiéramos tenido internet, Bach tuiteando sus partitas, más retuits que Rosalía, y con su peluca blanca de youtuber. Si estás cansado del reguetón, escucha a Bach y pon atención, en sus corcheas y semicorcheas está la historia de nuestra Humanidad. No pierdas el tiempo y vete a disfrutar, si hubo alguna vez un Dios fue Juan Sebastián Bach. Hace ya más de tres siglos murió y sus obras se escuchan cada día. ¡Qué dejó hecho Bach con un buen Instagram! Si en el XVII hubiéramos tenido internet, Bach tuiteando sus partitas, más retuits que Rosalía, y con su peluca blanca de youtuber. Si estás cansado del reguetón, escucha a Bach y pon atención, en sus corcheas y semicorcheas está la historia de nuestra Humanidad. No pierdas el tiempo y vete a disfrutar, si hubo alguna vez un Dios fue Juan Sebastián Bach. Hace ya más de tres siglos murió y sus obras se escuchan cada día. ¡Qué dejó hecho Bach con un buen Instagram! Si en el XVII hubiéramos tenido internet, Bach tuiteando sus partitas, más retuits que Rosalía, y con su peluca blanca de youtuber. Si estás cansado del reguetón, escucha a Bach y pon atención, en sus corcheas y semicorcheas está la historia de nuestra Humanidad. No pierdas el tiempo y vete a disfrutar, si hubo alguna vez un Dios fue Juan Sebastián Bach.


Música: Marcha turca o Rondó a la turca de la Sonata Nº11 en la mayor de Wolfgang Amadeus Mozart.
Letra y canta: Sheila Blanco

Érase una vez, un niño genial que aprendió a tocar y componer antes de hablar, Amadeus era en la película, Mozart para los demás. Fue con su papá de aquí para allá sorprendiendo a Reyes ya la alta sociedad y batiendo muchos registros de destreza a corta edad: A los 4 toca el clavicordio, a los 6 domina ya el violín, lee la música a primera vista e improvisa como John Coltrane Érase una vez, un niño genial y su padre, un español de manual, giran años por Europa, lucimiento del chaval. Por las Cortes de Munich, París, Londres y La Haya y en su Austria natal embelesó al Emperador. En Versalles Los Mozart tocan para el Rey Luis XV; su primer Oratorio con 9 años terminado. La verdad es que la obra mozartiana hoy no tiene parangón porque, como buen virtuoso, hizo de todo, ¡ya lo veis! entre conciertos, sinfonías, misas, óperas, sonatas, arias, sumaron 626. Trabajó muy fuerte el piano y Johann Sebastian Bach y era tan bueno que tocaba su teclado sin mirar. Sus partituras manuscritas las hizo sin tachar y se hizo muy famoso, una estrella de rock. Pero como pasa hoy en día en nuestras redes sociales, Mozart tuvo también algún otro odio, un compositor coetáneo suyo llamado Antonio Salieri pero esto nunca se pudo demostrar. El caso es que ves la película llamada Amadeus allí Salieri en la reencarnación del mal, y sí, el tachan de ser un indeseable, envidioso e impostor que lleva al pobre Amadeus a su final. ¡Qué se puede decir que no se haya dicho de Mozart! Que su música cura el alma y mueve el corazón. Que su obra es la piedra angular del clasicismo y que fue una gran pérdida lo joven que murió. Y aunque el hombre tuvo siempre sol de sol a sol, sufrió sus penurias. Y aunque Mozart nunca estuvo en Estambul esto que oyes la Marcha Turcas, Sonata en la mayor, Rondó.


Música: 5ª Sinfonía en do menor de Ludwig Van Beethoven.
Letra y canta: Sheila Blanco

¿Quién anda ahí?
¡Beethoven soy!
Vengo a contar que mi destino se forjó
con sinfonías como esta 5a. ¡que es muy top!
Primero fui compositor del Clasicismo pero mi estilo evolucionó al Romántico.
Todo empezó cuando mi padre me obligaba a trasnochar
para tocar y convertirme en otro Mozart sin igual.

Él se pasaba el día bebiendo,
mi madre todo el tiempo enferma,
aquello siempre fue el infierno
pero al fin me fui a Viena
con ayuda de un mecenas en mi triste adolescencia.
Trabé amistades y compuse con solvencia.
Con 20 años dio comienzo mi sordera.
¡Qué mal!
Pero la música me salvó la vida entera
al igual que al gran James Rhodes,
transformó mi sufrimiento;
dejar de oír fue tan injusto, la peor de las tragedias.
Además me quede solo
pues me dieron calabazas
pero eso no importó:
porque compuse las Sonatas más hermosas
y la Música de Cámaras;
porque compuse también 9 sinfonías
que son de mi repertorio la joya de la Corona que tú debes escuchar.

¡2 5 0 es un número especial!

¡Este año toca celebrar a Ludwig Van!

¡Compositor y Director Universal!


Música: Arabesca Nº1 de Claude Debussy
Letra y canta: Sheila Blanco

Imagina que la música ondulante
dibujara arabescos en el aire…
¡Es pura vanguardia musical!

El talento de Claude Debussy no tuvo límites,
hace que cada nota que escuchas sea poesía.

Bohemio francés y simbolista,
su obra tiene halo impresionista:
‘Claro de luna’ o sus Sinfónicos Bocetos…
¡Qué libertad para componer y romper con lo anterior y con los academicistas rancios e investigar un estilo, una sonoridad!
¡Cómo era de moderno Claude Debussy!

Crucial fue el año 89, siglo XIX
Exposición Universal, que trajo a París la gran Torre Eiffel,
y lo oriental, nuevas escalas venidas de allá,
que Debussy hizo suyas para que hoy sean nuestras…


Tomado de la página Un libro es un amigo:

SHEILA BLANCO

Biografía

Sheila nace en Salamanca donde estudia piano clásico y bel canto en el conservatorio profesional. Se licencia en Comunicación Audiovisual en la Universidad Pontificia y, tras finalizar sus estudios, se traslada a Madrid.

Durante unos años combina su trabajo como periodista en radio y televisión con la música, hasta que en 2009 decide aparcar los medios y volcarse de lleno en cantar, tocar y componer mientras continua estudiando y formándose a nivel musical y escénico.

Conoce a la banda argentina Toch, integrada por los hermanos Juan Pablo y Andrés Theaux y Martín Elena. Es con Toch con quien empieza a tocar en el circuito de salas madrileñas ganando el premio a mejor banda novel de la Sala El Juglar y junto a ellos arregla y graba su primer disco de estudio: Sheila Down, proyecto autoeditado que fusiona pop, rock, folk y jazz, influencias muy presentes en la trayectoria de Sheila.

Estudia expresión corporal con Arnold Taraborrelli, se interesa por diferentes técnicas vocales modernas como el speech level singing y el voice craft y cursa el postgrado de Especialización y rehabilitación de la voz profesional hablada y cantada en la Universidad de Alcalá de Henares donde es alumna de Ignacio Cobeta, Roxana Coll, Concha Doñaque, Pepa Castro y Sara Matarranz.

En 2010 se convierte en la vocalista del quinteto de jazz&blues Larry Martin Band junto al propio Larry Martin, Richie Ferrer, Enrique García y Domingo Sánchez. Con ellos recorre gran parte del territorio nacional e internacional cantando en festivales y salas míticas de jazz y durante su andadura graban Everything must change, último trabajo de estudio del mítico baterista madrileño antes de su fallecimiento en 2013. Posteriormente, la formación se convierte en Speak Jazzy, junto a dos nuevos fichajes, el baterista Antonio Calero y el pianista Miguel Ángel López y graban A song for you, un disco homenaje al desaparecido Larry Martin.

Son años de inmersión total en el jazz para Sheila y los conjuga con su labor como docente, conformando su propia metodología en técnica vocal moderna y asesorando tanto a profesionales del cine, del teatro o de la música como a personas aficionadas al canto.

Otro de los proyectos de los que Sheila forma parte desde sus años en Salamanca es Duette, un dúo formado junto al pianista Pablo Ruiz, que nace dentro del espectáculo de variedades Gran Café Teatro de La Vega y con el que, tras grabar un disco homónimo para el Museo Casa Lis, aún sigue ofreciendo recitales.

Ha colaborado y grabado con la banda Patáx, con Natural Funk, así como con otros artistas como Javi Montes, Joe Eceiza, Jorge Marazu, Toni Brunet, Paco Ortega, Rebeca Jiménez, Pastora Soler, Raphael, Rebeca Rods, Alejandro Sanz, Rosa López, Ivanga Blue, Dani Diges, Mauri Sanchis, Eduardo Laguillo o Pedro Ruy Blas y ha pertenecido al coro Black Light Gospel Choir y a la compañía de teatro infantil Sin Fin.

En 2016 ficha por Warner como una de las mentoras del programa de televisión A capela (Movistar Plus) y colabora en el programa de radio ¡Anda ya! (Los 40).

Sheila actualmente prepara la grabación del disco de su proyecto poético-musical Cantando a las poetas del 27 en el que, cantando y tocando el piano, ha musicalizado los poemas de un puñado de poetas mujeres de esta generación literaria. A su vez es la vocalista del trío de jazz Puro Gershwin con el que ha publicado un disco homónimo junto al pianista Federico Lechner y a los guitarristas Chema Saiz, Israel Sandoval y Marcos Collado y es la vocalista de la Mad Sax Big Band. Asimismo colabora en La Voz Kids (Antena 3) como vocal coach desde la primera edición y en los programas de radio La Ventana con Carles Francino y Sofá Sonoro con Alfonso Cardenal de Cadena Ser.

Página web

Web oficial de Sheila Blanco 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.