Berenice Abbott

Berenice Abbott

por Gustavo Bravo

Berenice abbottBerenice Abbott es una de las fotógrafas más polifacéticas de la historia, capaz de saltar de sujetos de estudio tan dispares como los rascacielos de Nueva York a ilustrar con fotografías leyes fundamentales de la Física.

Aunque empezó haciendo retratos, su vida artística evolucionó con sus inquietudes y su fotografía sentó las bases de todas las disciplinas con las que experimentó.

Además, su legado no se limita a sus fotografías, ya que gracias a ella se descubrió la obra de Eugène Atget.

Biografía

Nace el 17 de julio de 1898 en Springfield, Ohio.

En 1917 empieza sus estudios de periodismo en la Universidad Estatal de Ohio.

En 1918 deja sus estudios para vivir en Nueva York, donde se mueve por el entorno de Greenwich Village (gran área residencial del lado oeste de Manhattan), con la idea de ser escultora.

En 1921 viaja a París para estudiar Escultura. Entra a formar parte de Eldorado, un grupo de artistas americanos en París y entra en contacto con los Surrealistas.

Una vez en París, se cambia el nombre de Bernice a Berenice (versión francesa).

Tras dos años entre Berlín y París formándose como escultora, se convierte en ayudante de laboratorio de Man Ray, quien se sabe que la contrató por no tener ninguna experiencia, de manera que éste pudiera moldearla en la impresión fotográfica bajo sus propios métodos y directrices.

La clientela eran principalmente turistas americanos pero el estudio de Ray fue también la cuna del surrealismo fotográfico.

Entre 1923 y 1926 Abbott fue iniciada en la impresión y en la fotografía de estudio.

Mientras, Abbott utilizó el estudio de Man Ray para sus retratos hasta 1926, año en el que abre el suyo propio con la ayuda financiera de Peggy Guggenheim.

Se especializó en el mundo artístico, fotografiando a escritores y artistas incipientes franceses y americanos que necesitaban un retrato para promover su obra en los escaparates. Fotografió, entre otros, a James Joyce o André Gide.

3AD23D07-E694-4E0C-BC53-C1135FDF1329-200-0000003E817DAF39

Ella y Ray fueron los fotógrafos oficiales de Sylvia Beach, propietaria de Shakespeare and Company.

Básicamente, si querías ser literato y Abbott te fotografiaba te convertías en alguien.

Sus fotografías más personales tenían trazas de surrealismo, con distorsiones o dobles exposiciones, y las mujeres eran representadas con una sexualidad ambigua o andrógina.

Los fondos se reducían al mínimo, una pared neutra en la que solo quedaba el protagonista con su expresión desconcertante y la luz podía ser muy difusa o muy dramática para marcar las sombras al máximo.

Sus retratos llegaron a ser publicados en los años 20 en revistas como Vogue, Vu o The Little Review.

En 1927 fotografía a Eugene Atget en su estudio y en 1928 compra un lote de sus fotografías a André Calmettes, director del teatro municipal de Estrasburgo.

Entre 1928 y 1929 Abbott va a participar en numerosas exposiciones y publicaciones de fotografía contemporánea por iniciativa propia, presentando su trabajo y el de Atget, entre las que destaca la de Film and Foto de Stuttgart.

En febrero de 1929 Abbot deja París y marcha a Nueva York para iniciar el mismo camino: abrir un estudio de retrato, participar en las exposiciones de fotografía modernista y la glorificación de Atget.

Para estas fechas ya es una fotógrafa conocida y solicitada, y su especialización en los retratos le sirvió para seguir publicando en revistas como Fortune.

Abbott y Julien Levy trabajaron con las instituciones y museos para que consideraran a la fotografía como un arte en sí misma.

En otoño de 1932 Abbott compone su primera exposición personal en solitario: Photographs by Berenice Abbott, con retratos y vistas de la ciudad, en la galería de Levy.

Tras recorrerse todas las instituciones de la ciudad, Abbott consigue financiación de la Federal Art Proyect en 1935, una de las muchas instituciones adscritas al programa de revalorización social y económica a través del arte de la administración Roosvelt.

Entre 1935 y 1939 Abbott concentra todas sus energías en fotografiar la ciudad para el que sería su libro Changing New York, con una cámara de gran formato de 18×24 como la de Atget.

ECE17DA2-4EEC-4813-A530-35A9FC5773C5-200-0000003F434621E4

El libro fue editado en 1939 con la introducción de la distinguida crítica de arte Elizabeth McCausland.

Se sabe que siguió fotografiando Nueva York hasta 1956.

En el verano de 1935, Abbott viajó a través de Ohio, Pennsylvania y el Sur profundo, para producir una serie de fotografías bajo el encargo de la Farm Security Administration con la idea de mostrar una versión más optimista de un mundo rural en crisis.

Este viaje lo hizo en compañía de la crítica de arte Elizabeth McCausland con la idea de hacer un ambicioso retrato de América en forma de libro para el que tomó unas 200 fotografías, aunque nunca llegó a ser publicado.

Ocurrió algo parecido con el proyecto de la Ruta 1: un viaje en carretera que hizo con un asistente por esta autopista que recorre toda la Costa Este americana y por la que condujo 6.500 Km fotografiando pequeños pueblos, retratos de agricultores y fotografías de tiendas, bares y lugares de ocio, enfatizando la importancia del coche en la cultura norteamericana.

Desde 1939 a 1961 Abbott produjo una serie de trabajos conocidos como sus fotografías científicas, con la idea de convertir la Fotografía, no ya en un arte, sino en un puente entre los científicos y lo que ella llamaba los hombres de leyes.

“Vivimos en un mundo hecho por ciencia, pero nosotros -los millones de hombres de leyes- no entendemos ni apreciamos el conocimientos que dictaminan el día a día».

«Para conseguir un apoyo general a la ciencia debe haber un interlocutor entre la ciencia y los hombres de leyes, y creo que la fotografía puede ser ese interlocutor como ninguna otra forma artística de expresión lo puede ser».

Curioso fue además, que tras experimentar con las dobles exposiciones, los collages y las distorsiones del surrealismo y la fotografía urbana, Abbott catalogara sus fotografías científicas como las más realistas.

En septiembre de 1944, la revista Science Illustrated la contrata como encargada de fotografía y un año después su fotografía ‘burbujas de jabón’ sería publicada en la revista, convirtiéndose en una de las más famosas de la Historia.

56.1988

Muere el 9 de diciembre de 1991, en Monson Maine.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.