Retomando el coro de quejas de Bilbao

It all got started during a winter day walk of Tellervo Kalleinen and Oliver Kochta-Kalleinen in Helsinki. Perhaps it was due to the coldness of the day that they ended up discussing the possibility of transforming the huge energy people put into complaining into something else. Perhaps not directly into heat – but into something powerful anyway.

In the Finnish vocabulary there is an expression «Valituskuoro». It means «Complaints Choir» and it is used to describe situations where a lot of people are complaining simultaneously.  Kalleinen and Kochta-Kalleinen thought: «Wouldn´t it be fantastic to take this expression literally and organise a real choir in which people sing about their complaints?»

As complaining is a universal phenomenon the project could be organised in any city around the world. Kalleinen and Kochta-Kalleinen offered the concept to different events where they were invited as artists – but it was only after Springhill Institute in Birmingham got excited about the idea that the First Complaints Choir became a reality.

Birmingham (to some people also known as the «arsehole of England») was a perfect place to start the project. The participants – found through flyers and small posters – understood the concept instinctively.  Local musician Mike Hurley turned the complaints into an easy to learn song. Within two weeks time the song was rehearsed to near perfection by the committed participants – despite the fact that most choir members were so called non-singers. A internet meme was born – with a chorus one can’t get out of ones mind: «I want my money back…»

After the Complaints Choir of Birmingham became a surprise success Kalleinen and Kochta-Kalleinen have been invited to initiate complaints choirs all around the globe. In numerous letters people describe how exactly in Hong Kong, Philadelphia, Gothenburg, or Buenos Aires people complain perhaps more than anywhere else in the world. To date Kalleinen and Kochta-Kalleinen have facilitated Complaints Choir workshops in Helsinki, St. Petersburg, Hamburg-Wilhelmsburg, Chicago, Singapore, Copenhagen, Tokyo, Teutonia and Berlin/Dresden. The Singapore Complaints Choir got into political trouble when auhtorities de facto banned it from public performance. The matter was later debated in the Singaporean parliament. The performances of those choirs are documented and presented as a powerful video installation in art exhibitions as well as on this web site.

In the meantime it became apparent that there was a much larger need for a musical outlet for people’s gripes. The Complaints Choir project went «open source» in 2006 when on this site the «9 easy step method» to form a complaints choir was launched, inviting anyone to organize a complaints choir in their own city, within their organisation or within any other community of interest. The movement started with the Poikkilaakso Complaints Choir formed at a school in the outskirts of Helsinki by Matti Salo and Elisa Hilli, the Bodø Complaints Choir organized by Kari Koksvik and Mikael Rönnberg and the Pittsburgh Complaints Choir initiated by Jenn and Ray Strobel. The CBC radio station «As It Happens» also organized their own interpreatation of a Canadian Complaints Choir. Even Alaska has now it’s own Complaints Choir aka Skunk Cabbage Complaints Choral, which is intened to become an annual cultural highlight in Juneau. The Budapest Complaint Choir aka Panaszkorus became a great success – Hungarians actually claim to be the «World Champions of Complaining». The did their best to prove this claim. In Hongkong there were so many complaints that a special 45 minute long Symphony of Complaints was performed. Cologne has so far the largest choir with more then 150 singers, while somewhere in the Canadian woods is the only 1 person complaints choir.

It is estimated that there are about 140 complaints choirs around the world (February 2014). We try to keep a track of all of them, but appologize that we are currently not able to publish all of their activities on this site. We plan to revamp the site in the near future to include much more choirs.

Our thanks goes to all those enthusiastic people that have made complaining such a rewarding activity.

Todo empezó durante un paseo invernal de Tellervo Kalleinen y Oliver Kochta-Kalleinen en Helsinki. Quizás fue por el frío del día que terminaron discutiendo la posibilidad de transformar la enorme energía que la gente pone en quejarse en otra cosa. Tal vez no directamente en calor, pero sí en algo poderoso de todos modos.

En el vocabulario finlandés hay una expresión «Valituskuoro». Significa «Coro de quejas» y se usa para describir situaciones en las que muchas personas se quejan simultáneamente. Kalleinen y Kochta-Kalleinen pensaron: «¿No sería fantástico tomar esta expresión literalmente y organizar un verdadero coro en el que la gente cante sobre sus quejas?»

Como la queja es un fenómeno universal, el proyecto podría organizarse en cualquier ciudad del mundo. Kalleinen y Kochta-Kalleinen ofrecieron el concepto a diferentes eventos en los que fueron invitados como artistas, pero fue solo después de que el Springhill Institute en Birmingham se entusiasmó con la idea que el First Complaints Choir se hizo realidad.

Birmingham (para algunas personas también conocida como el «gilipollas de Inglaterra») fue un lugar perfecto para comenzar el proyecto. Los participantes, encontrados a través de volantes y pequeños carteles, entendieron el concepto instintivamente. El músico local Mike Hurley convirtió las quejas en una canción fácil de aprender. En dos semanas, los participantes comprometidos ensayaron la canción casi a la perfección, a pesar de que la mayoría de los miembros del coro no eran cantantes. Nació un meme de Internet, con un estribillo que uno no puede quitarse de la cabeza: «Quiero que me devuelvan mi dinero…»

Después de que el Coro de quejas de Birmingham se convirtiera en un éxito sorpresa, Kalleinen y Kochta-Kalleinen han sido invitados a iniciar coros de quejas en todo el mundo. En numerosas cartas, la gente describe exactamente cómo en Hong Kong, Filadelfia, Gotemburgo o Buenos Aires la gente se queja quizás más que en cualquier otro lugar del mundo. Hasta la fecha, Kalleinen y Kochta-Kalleinen han facilitado talleres del Coro de Quejas en Helsinki, San Petersburgo, Hamburgo-Wilhelmsburg, Chicago, Singapur, Copenhague, Tokio, Teutonia y Berlín/Dresde. El Coro de Quejas de Singapur se metió en problemas políticos cuando las autoridades prohibieron de facto su actuación pública. El asunto se debatió más tarde en el parlamento de Singapur. Las actuaciones de esos coros están documentadas y presentadas como una poderosa instalación de video en exhibiciones de arte y en este sitio web.

Mientras tanto, se hizo evidente que había una necesidad mucho mayor de una salida musical para las quejas de la gente. El proyecto del Coro de Quejas se convirtió en «código abierto» en 2006 cuando en este sitio se lanzó el «método de 9 pasos fáciles» para formar un coro de quejas, invitando a cualquier persona a organizar un coro de quejas en su propia ciudad, dentro de su organización o dentro de cualquier otra comunidad. de interés. El movimiento comenzó con el Coro de Quejas de Poikkilaakso formado en una escuela en las afueras de Helsinki por Matti Salo y Elisa Hilli, el Coro de Quejas de Bodø organizado por Kari Koksvik y Mikael Rönnberg y el Coro de Quejas de Pittsburgh iniciado por Jenn y Ray Strobel. La estación de radio CBC «As It Happens» también organizó su propia interpretación de un Coro de Quejas Canadiense. Incluso Alaska tiene ahora su propio Coro de quejas, también conocido como Coral de quejas de Skunk Cabbage, que tiene la intención de convertirse en un punto culminante cultural anual en Juneau. El Coro de Quejas de Budapest, también conocido como Panaszkorus, se convirtió en un gran éxito: los húngaros en realidad afirman ser los «Campeones Mundiales de Quejas». Hicieron todo lo posible para probar esta afirmación. En Hong Kong hubo tantas quejas que se realizó una Sinfonía especial de quejas de 45 minutos de duración. Colonia tiene hasta ahora el coro más grande con más de 150 cantantes, mientras que en algún lugar de los bosques canadienses es el único coro de quejas de 1 persona.

Se estima que hay alrededor de 140 coros de quejas en todo el mundo (febrero de 2014). Tratamos de mantener un registro de todos ellos, pero nos disculpamos porque actualmente no podemos publicar todas sus actividades en este sitio. Planeamos renovar el sitio en un futuro cercano para incluir muchos más coros.

Nuestro agradecimiento a todas aquellas personas entusiastas que han hecho de la queja una actividad tan gratificante.


Anybody is welcome to organize an Complaints Choir in their own town or community. If you plan to organize a Choir we would be very happy if you drop us a line: 
We would like to ask from you to credit us appropriately and to place a link to this site on your website.
Below you find some useful tips on how to organize a complaints choir in 9 easy steps:
STEP 1 – Invite People to Complain
Invite people from your city to join the complaints choir. Distribute 
flyers, spread posters and write a press release. Everybody can join, no singing skills required! The more diverse the participants the better. From pensioner to teenager, everybody has something to complain about. The people that sign up for the choir send in their complain before the first meeting.
STEP 2 – Find the Right Musician
The musician has a difficult task. He or she has to work very fast; the song has to be composed within a few days and can be changed all the time during the rehearsals. The musician is also the choir conductor and leads the rehearsals. He or she has to be good in working with amateurs and total non-singers to make them enthusiastic and sing out loud with proudness. It does not matter how you sing, if you sing loud – thats the right attitude.
STEP 3 – Group the Complaints
Group all the complaints that were submitted into apropriate categories, for example: complaints about the city, about neighbours, about technology, about life in general, about things that can’t be changed etc. and print them on separate papers.
STEP 4 – The First Choir Meeting: Making the Lyrics
Start with a warm-up complaining session. Thats why people are here for. There might come up very good extra material for the song. Introduce the categories you have choosen and read the best complaints from each category to the choir. Ask the people to choose any of the categories they feel most excited about. The choir now divides into small «expert teams» that go through all the complaints within their favourite category and edit them, combine them, reformulate them. The results of each team are glued to cardboard. In the end of the meeting every team reads their suggestions to the other teams.
STEP 5 – Making the Song
The musician and a few volunteers from the choir combine the ideas of the expert teams and finalize the lyrics. The musician fits the song and the lyrics together.
STEP 6 – Rehearsing
Now it’s time to start singing. During the rehearsals new ideas pop up that should be instantly integrated into the song. It’s good to make everybody loose their shyness and sing out loud. About 3 to 5 rehearsals are sufficient to learn the song, this shouldn’t be too hard work! In the end of each rehearsal food and drinks should be served.
STEP 7 – Preparing the Grand Performance
Together with the choir you should decide on the locations of your performances. For some locations you can make an announcement and invite your audience, but it is also fun to surprise people with an spontanous appearance at public places, for example at the railway station. You should also consider the audio recording of the song in a quiet place. Be sure that you have enough video cameras filming your performances for making the video later on.
STEP 8 – Go out and Sing your Complaints – Together
Now the hard work is done, you just can enjoy complaining. If you have many performances on the same day think about food – hungry complainers won’t sing well.
STEP 9 – The Video
It might be sometimes a bit tricky to match the audio recording with the various takes of the performances. With some patience and some swearing you will get them into sync. Share the video on your favourite video site spread the word.

Cualquiera es bienvenido a organizar un Coro de Quejas en su propio pueblo o comunidad. Si planea organizar un coro, nos complacería mucho que nos envíe una línea:
Nos gustaría pedirle que nos acredite adecuadamente y que coloque un enlace a este sitio en su sitio web.
A continuación encontrará algunos consejos útiles sobre cómo organizar un coro de quejas en 9 sencillos pasos:

PASO 1: invite a las personas a quejarse
Invita a personas de tu ciudad a unirse al coro de denuncias. Distribuya folletos, difunda carteles y escriba un comunicado de prensa. ¡Todos pueden unirse, no se requieren habilidades de canto! Cuanto más diversos sean los participantes, mejor. Desde jubilados hasta adolescentes, todos tienen algo de qué quejarse. Las personas que se apuntan al coro envían su queja antes de la primera reunión.

PASO 2 – Encuentra el músico adecuado
El músico tiene una tarea difícil. Él o ella tiene que trabajar muy rápido; la canción debe componerse en unos pocos días y se puede cambiar todo el tiempo durante los ensayos. El músico es también director de coro y dirige los ensayos. Él o ella tiene que ser bueno para trabajar con aficionados y no cantantes totales para que se entusiasmen y canten en voz alta con orgullo. No importa cómo cantes, si cantas fuerte, esa es la actitud correcta.

PASO 3 – Agrupa las Quejas
Agrupa todas las quejas que se enviaron en categorías apropiadas, por ejemplo: quejas sobre la ciudad, sobre los vecinos, sobre la tecnología, sobre la vida en general, sobre cosas que no se pueden cambiar, etc. e imprímelas en hojas separadas.

PASO 4 – La Primera Reunión del Coro: Hacer la Letra
Comience con una sesión de quejas de calentamiento. Por eso la gente está aquí. Podría surgir muy buen material extra para la canción. Presenta las categorías que has elegido y lee las mejores quejas de cada categoría al coro. Pida a las personas que elijan cualquiera de las categorías que les entusiasmen más. El coro ahora se divide en pequeños «equipos de expertos» que revisan todas las quejas dentro de su categoría favorita y las editan, las combinan, las reformulan. Los resultados de cada equipo están pegados a una cartulina. Al final de la reunión, cada equipo lee sus sugerencias a los otros equipos.

PASO 5 – Hacer la canción
El músico y algunos voluntarios del coro combinan las ideas de los equipos de expertos y finalizan la letra. El músico une la canción y la letra.

PASO 6 – Ensayando
Ahora es el momento de empezar a cantar. Durante los ensayos surgen nuevas ideas que deben integrarse instantáneamente en la canción. Es bueno hacer que todos pierdan la timidez y canten en voz alta. Alrededor de 3 a 5 ensayos son suficientes para aprender la canción, ¡esto no debería ser un trabajo demasiado duro! Al final de cada ensayo se debe servir comida y bebida.

PASO 7 – Preparando la Gran Actuación
Junto con el coro, debe decidir las ubicaciones de sus actuaciones. Para algunos lugares puedes hacer un anuncio e invitar a tu audiencia, pero también es divertido sorprender a la gente con una aparición espontánea en lugares públicos, por ejemplo, en la estación de tren. También debe considerar la grabación de audio de la canción en un lugar tranquilo. Asegúrese de tener suficientes cámaras de video filmando sus actuaciones para hacer el video más adelante.

PASO 8 – Sal y Canta tus Quejas – Juntos
Ahora que el trabajo duro está hecho, puedes disfrutar quejándote. Si tiene muchas actuaciones el mismo día, piense en la comida: los quejosos hambrientos no cantarán bien.

PASO 9 – El vídeo
A veces puede ser un poco complicado hacer coincidir la grabación de audio con las distintas tomas de las actuaciones. Con un poco de paciencia y algunas palabrotas, los sincronizarás. Comparta el video en su sitio de videos favorito, corra la voz.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.