Libro XXIII

   [Libro XXIII]

   Contado ha la istoria cómo los de Velasco e los Calderones de Nograro(n) e los de la Çerca e de Angulo e de Salazar fueron poblados en Castilla Vieja. E fállase que la primera (e) sangre vertida fue entre los Calderones de Nograro e los de Angulo, conviene a saver, entre Furtud Ortiz Calderón e Lope Alonso de Angulo e Martín Alonso, su hermano, que eran vezinos, e la causa d’ella fue sobre quál valería más en la tierra, como conteçe entre otras muchas gentes. / [Fol. 409 v., col. a]

    

   Título de cómo e por qué causa se afurtanó la tierra entre estos dos solares e linajes e de las peleas e muertes fechas entre ellos

   Continuándose la guerra entre estos solares e linajes, commo dicho es, e veyéndose Furtud Ortiz Calderón en la enemistad, casó una fija con Lope Garçía de Salazar, nieto de don Martín Ruiz de la Çerca, e afurtunóse con su venida mucho más la guerra, ca ya eran juntos los de Salazar e de la Çerca e los Calderones, fasta que morió este Lope Garçía de su dolençia e dexó a Lope Garçía [e] a Gil López de Salazar de VIII años avaxo. E criándolos este Furtud Ortiz Calderón, avía dos fijos vastardos, que se llamavan Juan de Aro e Juan de Villelamentín, que tomaron aquellos nonbres por sus madres, que eran criados en Castilla; e sopiendo la neçesidad del dicho su padre, venieron a la tierra a cavallo bien adreçados e començaron su guerra en Quincoses e en Oteo porque su padre tenía allí casas e eredamientos. E en esta sazón aplazaron pelea para en el canpo de Quincoses e, peleando reziamente e oviendo muchos muertos de anbas las partes, fueron vençidos los de Angulo. E seguiendo el alcançe Juan de Aro, el hermano mayor, derribó a un escudero de los de Angulo en tierra e, dándole de lançadas yoguiendo casi muerto, diole devaxo arriba con una lança por el guarguero e cayó luego del cavallo muerto en tierra sobre él e morieron allí anbos a dos. E Juan de Villelamentín, el hermano menor, que d’esto no sopo nada, seguió el alcançe ençima de su cavallo feriendo e matando en ellos e llegó a las puertas de la casa de Lope Alonso de Oteo; diole Juan Ferrández de Retañaca, un escudero alavés que estava con los de Angulo echado de su tierra, con una saeta por so el sobaco en lo descobierto del perpunte d’ençima de la cara fasta las péndolas e, como se sintió ferido de muerte, tornóse a los suyos. E quando falló su hermano muerto, con doble pesar sacó él mesmo su saeta, descavalgando [col. b] del cavallo, e cayó luego muerto sobre él.

    

   Título (1036)

   Estos cavalleros de Angulo, veyendo a Fortud Ortiz viejo e los fijos muertos e los nietos pequeños, derribáronle la casa de Quincoses por el suelo. E fuese [a] querellar al Rey e fue dada sentençia contra ellos que fiziesen la dicha casa traxiendo la piedra e la cal e el agua de tres reinos estraños; e porque no lo podieron conplir, fueron desterrados por toda su vida. E poblaron estos dos hermanos, Lope Alonso e Martín Alonso de Angulo, en la çiudad de Córdova, donde ay generaçión de buenos cavalleros d’ellos.

    

   Título de cómo tomaron la guerra los de Salazar e los de Velasco sobre los de Angulo e los Calderones

   En esta sazón folgaron estos dos linajes fasta que creçieron Lope Garçía e Garçi López, nietos de Furtud Ortiz, que era mucho viejo, e los fijos de aquel Lope Alonso e Martín Alonso e moltiplicaron e tomaron la guerra mucho más áspera e cruda que primero porque todos eran mançevos. E por tal manera fueron aquexados los de Angulo, que fueron [a] demandar ayuda a doña Sancha Carrillo, madre de Ferrand Sánchez de Velasco, que era pequeño, porque Sancho Sánchez, su padre, era muerto, la qual tomó la dicha enemistad por los dichos Anguleses, por manera que los de Salazar fueron asaz travajados porque esta doña Sancha tenía la justiçia por el rey don Sancho e privara con él e los fatigava con ella quanto podía.

    

   Título de cómo doña Sancha de Velasco traxo por adelantado a Ferrand López de la Orden e de la pelea de Çaviego e muerte d’este Adelantado e de los que en ella morieron e de los otros fechos que allí pasaron

   Esta doña Sancha traxo por adelantado a Ferrand López de la Orden e con él ayuntó CL de cavallo e mil D omes a pie. E mató a bos de justiçia a Sancho de Salazar, sobrino de Lope Garçía, fijo de su hermana, faziéndole cortar la caveça e faziéndole otros muchos daños. Çercaron en la casa // [Fol. 410 r., col. a] [de] Caniego de Mena, que era de Lope Garçía, a dos fijos vastardos suyos con XII criados suyos que con ellos estavan. Como llegaron estas nuevas a Lope Garçía, que estava en Nograro, salió con L de cavallo e con CCLXXX omes a pie, que por la priesa no pudo esperar más porque sopo que los querían quemar, e vaxó por la peña de Mena e llegó al río, que era en medio de la dicha casa e d’ellos; e como los vieron doña Sancha e Ferrand López e los suyos, posiéronse en batalla orilla del río. E tenía aquel día Lope Garçía allí XL fijos vastardos a cavallo e a pie, que eran mucho omes por las personas que los avían engendrado en su moçedad, porqu’él no avía más XX años que ellos. E veyendo la cosa mucho mal parada por el pasar del río e por la mucha gente de la otra parte, llamó a todos los suyos e díxoles estas palabras:

   -Buenos criados e parientes, ya vedes en qué están mis criados e fijos entre poderosos enemigos e yo querría que los acorriésemos o que moriésemos con ellos; pero no enbargante esto que yo querría, remítolo a vosotros, que yo en lo que vos acordedes seré.

   E dichas estas palabras, todos callaron e no savían qué dezir porque veían dezir dos cosas fuertes, la una ver morir los suyos desanparados d’ellos a manos de sus enemigos e la otra el grande peligro de sus personas por la muchedunbre de sus enemigos. E así callando, díxoles Juan López de Sant Pelayo, su fijo vastardo segundo enxendrado, que era mucho esforçado sobre todos los de su valía:

   -Señor, vos tenedes allí dos fijos de dos putas e, aunque vos maten aquéllos, quédanvos otros LXXX; pero tenedes allí XII criados que criastes desde pequeños e, si aquellos avedes de ver morir delante de vuestros ojos, malo fue el día que vos naçistes e más vos valería morir, e no una muerte, sino dos e más; e por ende, vayamos a [col. b] ellos e matémosnos con ellos. E con la graçia de Dios yo mataré (1037) con esta lança çinco e con esta espada otros çinco e con esta daga otros çinco e a dientes yo despedaçaré otros çinco; e por ende vayamos a ellos e faga cada uno de vos así.

   E acavadas estas palabras, sin más esperar llamó a Barvaça de Caniego, que estava a cavallo con ellos, e díxole “al agua Varvaça”, que lo avía por esforçado. E dio d’espuelas al cavallo e saltó en el río e pasó de la otra parte; e saltaron en pos d’él todos mucho ordenadamente e ronpieron por los enemigos, derribando muchos d’ellos. E pasaron a la otra parte e tomaron la dicha casa por espaldas; e salieron los que en ella estavan acaudillados mucho bien e dieron en los enemigos, que estavan todos de cara a ellos para los reçevir. E llegando a ellos, mataron el cavallo a Lope Garçía e cayó en medio del canpo entre los enemigos e los suyos, adonde se fizo mucho derramamiento de sangre, los enemigos por lo levar e los suyos por lo defender e tomar, en manera que ovo CXX golpes grandes e pequeños sobre las armas e algunos en la carne. E en aquella priesa mató aquel Juan López de Sant Pelayo al adelentado Ferrand López de la Orden por su mano e otros muchos más de los que avía prometido; e por tal manera se ovieron los de Lope Garçía, que tomáronlo del canpo e subiéronlo en un cavallo e començaron con él a ferir en los enemigos, que los vençieron e corrieron. E tales cosas fizo aquel día aquel Juan López de Sant Pelayo que los enemigos e amigos fallaron mucho por maravilla d’ellos. E fue presa doña Sancha Carrillo e muertos CXX omes e presos otros tantos e más. E Lope Garçía fizo cortar la caveça aquel Fernán López e tomóla en la mano; e dávase con ella en los pechos llamando aquel su sobrino Sancho de Salazar, deziendo:

   -¡A sobrino Sancho de Salazar, qué mal troque tomo yo en esta caveça por la tuya, qu’él cortó malamente!

   E así se tornó a su casa a guareçer de sus llagas.

    

   Título de lo que Lope Garçía de Salazar fizo sobre la casa que doña Sancha de Velasco quería fazer

   Continuándose la guerra entre estos / [Fol. 410 v., col. a] de Velasco e de Angulo e de Salazar, esta doña Sancha Carrillo de Velasco derribó la casa e palaçios de Salazar, que eran de Lope Garçía, e tomó las maderas e teja e escrituras e sacólo a un canpo para fazer con ello unos palaçios e casa. E como lo sopo Lope Garçía, tomó consigo L de cavallo e CC omes de pie e salió una noche de Nograro con la luna e amaneçióle en Salazar. E como lo vieron todos los vezinos e carpenteros, echaron a fuir azia el monte que es açerca; e como los él vio ir así fuyendo, llamólos deziéndoles:

   -Tornad acá, mis naturales e parientes, que vos no avedes culpa.

   E tornados, dioles de comer allí con los suyos e dio fuego a las maderas e teja por quatro logares. E así quemado, díxoles:

   -Agora, parientes e naturales, quedadvos a Dios, que nunca más aquí me veredes, pero doña Sancha ni los de Velasco nunca farán casa ni palaçio con los que mis anteçesores dexaron.

   E tornóse a Lograro por la sonpuerta adelante.

    

   Título de la pelea de Villatomín e de la causa d’ella e de los que en ella fueron muertos e prisos

   Continuándose esta guerra en Castilla Vieja e en Losa e en Valdegovia, feziéronse muchas muertes e omeçidas, que serían largas d’escrevir, fasta que Ferrand Sánchez de Velasco fue ome e tomó la guerra por sí contra los dichos Lope Garçía, que vivía con don Juan Núñez, Señor de Vizcaya, e era mucho cavido en su serviçio e con Garçi López, su hermano, que vivía en Estremeana. E juntó este Ferrand Sánchez todas su gentes e parentelas en Villatomín. E vino en su ayuda don Ferrand Peres de Ayala e tenía allí V mil omes a pie e CCC a cavallo. Lope Garçía, que estava en la su casa de la Çerca, e Garçi López, su hermano, ayuntaron sus parientes e valedores. E venieron en su ayuda Juan Martines de Leiba e Sancho Martínez Braços de Fierro, su fijo vastardo, e muchos de los Ganboanos de Guipúzcoa e de la Encartación, que eran III mil D omes a pie e CC de cavallo; e eran en éstos LX fijos de Lope Garçía a cavallo, que eran mucho valientes e esforçados.

   E estando los de Velasco en Villatomín e los de Salazar en la Çerca, ayuntáronse Ferrand [col. b] Pérez de Ayala e Sancho Martínez de Leiba por tratar algunas treguas; e como lo vio Lope Garçía, pesándole d’ello, llamó algunos fijos e a un su criado que se llamava Regexe de Ganboa, fijo de Juan López de Ganboa el Viejo, e díxoles que rebolviesen la pelea en alguna manera, ca él no tenería allí cada día a Juan Martínez de Leiba e a Sancho Martínez, su fijo. E ellos así lo fizieron, que, llamando algunos de los contrarios, començó la pelea. E después de muchos muertos e feridos de anbas las partes, fueron vençidos los de Velasco e seguidos fasta la villa de Medina. E fue preso Ferrand Peres de Ayala, que no lo quisieron matar. E Ferrand Sánchez de Velasco, fuéndose ençima de su cavallo, siguiólo Lope de Valpuesta, fijo vastardo de Lope Garçía, en un su cavallo blanco, que llamavan Palomo, que era mucho aventajoso e, alcançándolo, derribólo en tierra con su lança. E quisiéndolo matar, llegó Perejón de Lezana e dio al cavallo de Lope de Valpuesta con una grande piedra en la caveça e fízolo fincar las rodillas, desacordado; e levantó a Ferrand Sánchez e cavalgólo en un cavallo suyo e díxole:

   -Señor, idvos en quanto maten a mí e miénbresevos de mis fijos.

   E como Lope de Valpuesta se levantó e vio ido al Ferrand Sánchez, mató aquel Parejón de Vezana e tiró otra vez, cuidando tomar al dicho Ferrand Sánchez; e siguiólo fasta que dio de la lança en las puertas de Medina. Porqu’el día enantes abían dicho allí en Medina algunos escuderos que tomarían aquel cavallo aquel Lope de Valpuesta, (e) díxoles un judío, cudiçiándolo mucho, qu’él daría I mil reales de plata al que gelo diese; e como lo vio a las puertas de la villa, dixo aquel judío para el Criador:

   -Fe allí a Lope de Valpuesta con su cavallo Palomo, pero ¿quién gelo toma?

   E así escapó Ferrand Sánchez de Velasco. E quedó allí su estandarte e sobrevistas del cavallo e llevólos Juan Martines de Leiba e púsolos en Santa María de Valgañón de Valdescaray e allí están agora. E morió allí aquel Perejón de Lezana e dio después Ferrand Sánchez de Velasco a sus fijos el monesterio Libaneo, que lo han oy sus erederos. E fueron muchos muertos en el alcançe. E morieran muchos más, sino porque Lope Garçía dixo a los (1038) // [Fol. 411 r., col. a] [fijos] e criados que matasen a los de las calças vermejas, que eran fijosdalgo, que los otros eran omes comunes, que por fuerças venerían allí.

   En esta pelea y en todas las guerras eran en su ayuda Juan Sánchez de Torr[e]s e sus fijos e parientes, ca eran de un linaje e naturaleza, e así mismo Juan Sánchez de Ginea e Ruy López de Retes e sus parientes e Espiga de Anço e su linaje. E tratadas treguas por los fraires de Sant Françisco, fuéronse cada unos a sus tierras e Lope Garçía quedóse en la Çerca e fueron sueltos todos los presos.

    

   Título de algunos fechos de Lope Garçía de Salazar e de cómo feneçió sus días de su dolençia sobre Algezira

   Este Lope García, viviendo con don Juan Núñez de Lara, (e) fue çercado en la villa de Busto, que tenía por él, quando lo çercó el rey don Alonso en Lerma e defendióla por él fasta que se avino don Juan Núñez con el Rey. E seyendo viejo, con él sobre la çerca de Algezira, oviendo cien años, no dexando la guerra, morió allí. Otrosí allí morió este Ferrand Sánchez, anvos de su dolençia. E traxiéronlo [a] enterrar a Santa María de Valpuesta.

    

   Título de los fechos de Juan López de Salazar el de Sant Pelayo, fijo vastardo d’este Lope Garçía de Salazar

   Muerto este Lope Garçía de Salazar, quedó su fijo Juan Sánchez de Salzedo por eredero, que dexó el nonbre de Salazar por el de Salzedo, por que él e los que d’él suçedieron fueron sienpre atrás e pareçieron poco a los de su linaje, salvo los vastardos, que algunos d’ellos valieron mucho, e sobre todos Juan López de Salazar, que pobló en Sant Pelayo, que tovo e mantubo su vida e su linaje en tanto grado que mandava de Vito(c)ria a Espinosa más que ninguno vezino que oviese, atanto que su hermano Juan Sánchez lo quería mal porque tanto valía. E ovo muchas guerras e omeçidas con los enemigos e fizo muchos grandes fechos en armas contra ellos. E con él vivían los Marroquines e él los metió en Samano, que los avían echado [col. b] de allí los vezinos de Otanes e de las Cuebas.

    

   Título de cómo este Juan López desvarató a Pero Núñ[e]z de Avellaneda e a los de la Encartaçión

   Estando un día a comer en Sant Pelayo, entráronle por las puertas seis açotados de la Encartaçión, que venía Pero Núñ[e]z de Avellaneda, que era Merino e Prestamero en la Encartaçión por el Señor de Vizcaya, con todo el apellido de la Encartaçión en pos d’ellos. E como los vieron a desora, çerraron las puertas de la casa; e él tenía consigo diez de cavallo e çinquenta omes continos en toda paz. E llegaron a le requerir dos alcaldes e dos escrivanos a que los diese aquellos malfechor[e]s a la justiçia. Como los vio poderosos, respondióles sotilmente, deziendo qu’él no viera tales omes ni entraran en su casa, cuidando que le catarían vergüeña. E enbióle a dezir aquel Pero Núñ[e]z, que era hermano de Juan González e de Lope de Ochoa de Avellaneda, que era mançevo e mucho soverbio, que si no gelos dava, qu’él entraría por ellos e faría en ellos a todo su mal grado la justiçia que mereçían. E Juan López le enbió responder mucho graçiosamente, rogándole e diziendo así:

   -Dezid al buen cavallero de Avellaneda e a los fijosdalgo de la Encartaçión que tales omes yo no quisiera que entraran en la mi casa ni me plogo con ellos ni sé quién son; e pues así es, que les ruego yo e pido de mucha graçia que, pues con el temor de la muerte entraron en mi casa cuidando escapar d’él en mi esfuerço, que por onra mía e de mi linaje no me quieran dar tal valdón en amenguamiento de mi casa e persona e que será cosa que yo mucho se lo agradeçeré.

   E Pero Núñ[e]z, con sovervia no lo quisiendo oír, respondióle que todavía gelos avía de dar e qu’él entraría por ellos. E otra vez dixo:

   -Dezid al cavallero que le ruego que todavía no me querrá poner en tal prueva.

   E todavía le respondió que si no gelos dava, que los entraría tomarlos. E como aquello vio este Juan López, pues seyendo ya de LX años e más, dixo:

   -Dezid al caballero de Avellaneda que pues en él no ay más mesura, que me atienda.

   E salió a ellos, que ya le tenían çercada la casa, e dio por ellos a cavallo e a pie, por tal manera que, commo / [Fol. 411 v., col. a] eran comunidad, no catando el uno por el otro, luego echaron a fuir, e Pero Núñ[e]z el primero e acogiósele a poder de cavallo. E mató XXV omes (1039) d’ellos e prendió más de çiento, no los quisiendo matar, que ya se le avía recreçido apellido de los suyos. E dexaron ropas e quanto levavan, ca no levavan otras armas, sino vallestas e lanças. E allí fue muerto Sancho de Llano, que llamavan el Morro, que era fijo de hermana de Diego Pérez de Muñatones.

    

   Título de la mala muerte que Pero Ferrández de Velasco fizo en este Juan López de Sant Pelayo en Mena

   Estando este Juan López de Sant Pelayo en estado e grande onor e mucho fazendado, ca él lo avía bien ganado, e seyendo de LXXX años e seyendo ya Pero Ferrández de Velasco, cavallero generoso e su contrario, e pensándole porque valía tanto, pensó de lo matar a voz de justiçia, ca era en el tienpo del rey don Pero de Castilla, que era mucho criminoso e ganó d’él un alvalá, callada la verdad. E no se atreviendo a lo cometer por guerra, buscó otra manera e çercó la villa de Arzeniega, que era del Señor de Vizcaya, que era el conde don Tello, (e) yoguiendo sobre ella con mil D omes e C de cavallo. E llamó al dicho Juan López de Sant Pelayo que lo veniese ayudar, (e) mostrándole poderes que del Rey tenía para ello. E Juan López, no se catando a tal engaño, fue luego con él con DCC omes de su linaje de pie e con XX de cavallo bien adreçados, a pesar de todos sus parientes. E como llegó, reçiviólo muy bien deziendo qu’él faría relaçión al Rey de aquel serviçio que le fazía e le faría merçed e él de sí gelo galardonaría.

   E estando allí algunos días, no se atrevió a lo prender ni matar, porque le dezían los suyos que Juan López tenía allí DCC omes de su linaje e XX de cavallo e que era en su comarca e, como era esforçado, que podrían reçevir grand daño antes que (1040) lo acavase. E sobre esto los unos dezían lo uno e los otros lo ál. E por esto cató manera e díxole un día de mañana que fuese [a] comer con él a Villasana, que tenía un poco de fazer allí, e que dexasen allí la gente sobre aquel logar e que a la [col. b] noche se tornarían. E díxole que le plazía e fue con él, a pesar de sus parientes mesándose delante d’él en su posada, deziéndole que iba [a] buscar su muerte, e él denostando su razón, diziéndoles que no era Pero Ferrández de Velasco tal cavallero para fazer tal aleve e mal fecho e que no se lo fablasen más. E fuese ençima de una mula e Lopico de Garavilla, su fijo vastardo de XVIII años, en el su cavallo, que otra persona de los suyos no quiso ir con él porque ya la su ora era llegada e no se podría alongar. E llegados en Villasana, entraron a comer e, sentándose, quitáronle la espada y la daga y el manto para que se asentase a comer; e sentados, comieron e, comido, quitaron los cochillos todos de la tabla e salieron diez omes de la cámara armados e prendiéronlo, e aquel su fijo con él. E como lo vio, dixo a su moço d’espuelas:

   -Cavalga en mi cavallo e vete Arzeniega e di a los míos que curen de sí, que lo mío fecho es.

   E tiró a poder de cavallo e fuéronse a Sant Pelayo, faziendo grandes llantos.

   Tomáronlo en una mula, un ome en las ancas con él atado, deziendo que lo levarían al Rey porque así les era mandado por él, e fueron a la puente Deja. Açerca de Caniego, díxole Pero Ferrández:

   -Juan López, adonde morió aquí Ferrand Lóp[e]z de la Orden.

   Como esto le oyó, díxole:

   -Señor Pero Ferrández, ya veo adónde me levades, pero dígovos que más a guisa de cavallero maté yo por mi mano a ese Ferrand López que vos dezides e le corté la caveça con mi espada e otros muchos de vuestro linaje que no vos matades oy a mí, que ya no me podedes quitar LXXX años que yo he, la qual muerte que vos a mí dades, los tienpos del mundo que d’ella abrá memoria, vos será retraída por aleve a vos e a vuestra generaçión e d’estos mis enemigos que son conbusco en ella, entre los quales muchas vezes ensangrenté mis armas e manos en plaça, (e) como todo fijodalgo deve fazer.

   Que ya todos los qu’él avía dexado en Arzeniaga eran allí llegados.

   E oídas estas palabras, entristiçió mucho e fue un rato callando e llorando; e aun llo-rando // [Fol. 412 r., col. a] que dixo algunos de los suyos que no se devía fazer tal fecho e que se catase otra manera e que se llegaron todos sobre él diziéndole muchas palabras que lo acavase, si no, que ellos lo acavarían luego con sus manos e se desnaturarían d’él si luego no le enpozase. E diéronle dos clerigos, a él uno e al fijo otro, e enpozaron al fijo delante, por le dar mayor pesar; e enpozaron a él, no lo dexando bien confesar los enemigos, e echáronlo al pozo del río. E tan esforçado se mostró e su cara alegre e su color no mudada como si estoviera en sus solazes, como solía; e así echado en el agua, que era asaz pequeña que dava de los pies en el suelo e que salía arriba la caveça sobre el agua e que le davan los enemigos con los cuentos de las lanças, e aun algunos con los fierros, e que les dezía cada vez que así salía:

   -Dad, dad, fijos de putas, que, como tengo una alma e un cuerpo que toviese çiento, no vos podríades vengar de mí, que yo he seído en sacar tanta sangre de vuestro linaje que no lo podríades vengar en otros treçientos tales como yo; e dad quanto podierdes.

   E así lo fizieron morir penadamente. E era este Juan L[ó]pez (1041) XVI años más moço que Lope Garçía, su padre, e era omne alto e mucho venbrudo e mucho vermejo en el cavello e varva e en los cueros e crespo e de grande fuerça. E leváronlo [a] enterrar en la iglesia de Sant Pelayo, que era suya e su asentamiento.

    

   Título de cómo fueron echados e sacados los de Salazar de la tierra e derribadas todas sus casas por Pero Fernández de Velasco en Castilla Vieja

   Muerto este Juan López de Sant Pelayo, quedó todo el cargo del linaje de Salazar en Juan Sánchez de Salzedo, su hermano legítimo, que, viviendo e serviendo al rey don Pero, lo defendió bien e fue prestamero en Vizcaya en su vida. E moriendo de su dolençia e muerto luego el rey don Pero e quedando Diego López de Salzedo, su fijo, moço de tres años e quedando Pero Ferrández de Velasco en la privança del rey don Enrique e mucho eredado e con el poderío del Rey, derribó todas las casas fuertes del linaje de Salazar, que fueron XXXVII casas fuertes de toda la parentela, de las quales [col. b] fueron las casas e palaçios de Nograro e de Villamaderni e de Goruendes e de Oteo e de Quincoses e de Caniego, que eran de los Calderones, e la de Malpica e de Santa María de Çuaça de Ayala e otras que eran de Lope García. E çercó la casa de la Çerca, que vivían en ella Gonzalo López de Salazar e Lope Garçía, su hermano, nietos legítimos de Lope Garçía de Salazar, que se defendieron en ella grand tienpo, ca era fuerte e tenía dos grandes cavas, fasta que los moros de Medina le armaron un trabuco e la derribaron. E fuyeron estos dos hermanos a la iglesia de Santa María, que estava junta, cuidando que allí escaparían; e porque no quisieron quebrantar la iglesia, enbió Pero Ferrández por los moros de Medina e sacáronlos de la iglesia quebrantándola. E levándolos presos a Medina, allegó Sancho Roiz de San Tentis, que era su enemigo, e otros tres de cavallo e por su consejo matáronlos açerca de la iglesia e cortóles las caveças; e allí están dos muñecas de piedra grandes por señal de sus muertes. E derribaron la dicha casa e todos los de su linaje e fueron echados e derramados todo su linaje de los que algo valían por todo el reino de Castilla e de León, e aun por reinos estraños, de los quales ay mucha generaçión que suçeden d’ellos. E como quier que éstos salieron, quedaron muchos moços e moças de su linaje e parentela e naturaleça en Castilla Vieja, que son oy día Salaszacriegos en su voluntad; e lo serían más si osasen del señorío.

    

   Título de cómmo Diego López de Salzedo casó e pobló en Soria e cómmo fizo la casa de Logroño, que era derribada

   Diego López de Salzedo, que quedó pequeño, criólo Juan Furtado de Mendoça, su primo. E porque no vio manera de se sostener en la tierra contra el poderío de la casa de Velasco, casó e pobló en Soria e allí fizo la casa e palaçios de Nograro sobre los çimientos primeros e de aquella mesma forma; e así poblaron sus fijos e deçendientes en aquella tierra, segund se contiene en los títulos de su generaçión.

   E d’esta generaçión de Salazar, quedaron algunos en la tierra, nietos e fijos de CXX fijos e fijas que ovo Lope Garçía, como dicho es, en espeçial los fijos de Juan López de Sant Pelayo, segund se contiene en el título de los de Largacha, que / [Fol. 412 v., col. a] suçedieron d’él, e otros de Juan López de Salazar, que pobló en Somorrostro. Otrosí quedó un fijo vastardo de Lope Garçía de Guruendes porque naçió e crió allí; e vivió en Carcamo e en Lorengos de Losa e fue omne que valió mucho. E casó e ovo fijos a Lope Garçía de Salazar, que pobló en Carcamo, e a Sancho López de Salazar, que pobló en Lorengos. E porque fue mucho omne por la persona e por los fijos e parientes por la naturaleza, valió mucho en la tierra.

    

   Título de cómo mataron malamente los de Angulo a Lope Garçía de Salazar de Goruendes, fijo de Lope Garçía

   Seyendo este Lope Garçía de Guerdes en hedad de LX años e más, pesándoles a sus enemigos, los de Angulo, porque mandava tanto en Losa e Valdegovia, matáronlo sobre fabla fecha e consejo avido de todos los Anguleses Sancho de Madornes e Ferrando de Angulo e Rodrigo de Quincoses e otros diez omes de pie e tres de cavallo, veniendo ençima de una mula con diez omes de pie no se reçelando de cosa. Por esta muerte se siguió mucha guerra en Losa e Valdegovia, que ovo muchas muertes e omeçidas entre los de Salazar e de Angulo, que duraron XIV años continos, que nunca ovieron tregua de un solo día, sin otros tienpos muchos que pasaron quando guerra, quando paz, de los quales diré aquí algunas muertes e peleas señaladas.

    

   Título de las peleas e muertes e omeçidas que ovo en Losa e Valdegovia sobre la muerte d’este Lope Garçía de Frundes

   Fecha esta muerte, ayuntáronse estos sus fijos Lope Garçía e Sancho López e Ruy Fernandes de Pinedo, que era casado con fija bastarda de Lope Garçía de Salazar, e Ínigo de Pinedo, su fijo, e otros fijos e Sancho de Sant Martín e Rodrigo e Juan Roiz de Sant Martín, sus hermanos, que eran nietos de Lope Garçía de Salazar, fijos de su fija vastarda, e otros muchos d’esta generaçión. E porque no dexaron la tierra a los enemigos, posiéronse a la guerra, por que fue mucho afincada. E Diego Lóp[e]z de Salazar, que vivía en Soria, dávales la casa de Nograro con toda su renta e otrosí Sancho de Leiba e de Rioja; e Juan Sánchez e Ochoa de Salazar de Somorrostro dávanles [col. b] muchas ayudas de viandas e armas e algunas vezes omes. E tenían todos estos, o los más, sus mugeres e fijos en la dicha casa de Nograro, con sus fogarejos e cámaras apartados; e de allí salían muchas vezes a fazer sus guerras e çeladas e buscar sus mejorías e dávanlos el señorío.

    

   Título de las muertes que fijos de Lope Garçía fezieron en la villa de Salinas de los que mataron a su padre

   En el comienço d’esta guerra entraron estos mayores de Salazar sobre barrunte en la villa de Salinas XXXV omes de pie e dos de cavallo e mataron en medio de la calle aquellos Ferrando de Angulo e Rodrigo de Quincoses que avían muerto a su padre, Lope Garçía, e a otros tres; e saliéronse en salvo, veniendo mucha gente tras ellos, e recogiéronse a la villa de Miranda, que avían allí mucho acogimiento.

   Siguiendo esta guerra, estando estos de Salazar en la villa de Urduña, entraron los de Angulo una mañana de Sant Juan, deziendo que eran de la villa, que fazían Sant Juan, que era grande gente, que les dieron logar los de Castro. E recogiéronse los de Salazar a unas casas e con ayuda de algunos de Çalduendo sacáronlos de la villa e dexaron quatro omes muertos e levaron muchos feridos.

    

   Título de la pelea de Villallane e de los que morieron en ella de los de Salazar e de Angulo

   En esta sazón entraron estos de Salazar e LX omes en Villa Allañe un omne al pie de la casa e ferieron otros e fuéronse a la feria de Miranda en salvo. E a la tornada fuéronse al Vezado los XL omes d’ellos, que los mayores no quisieron venir por allí, reçelándose de lo que podía ser; e llegados açerca de allí, salieron los diez de cavallo e LXXX omes de pie e dieron en ellos. E como se vieron perdidos, acogiéronse azia el monte de Burgillos; e siguiéndolos, mataron los de cavallo dos fijos de Ruy Ferrández de Pinedo e a otros çinco. E dexando estos muertos e siguiéndolos Sancho de Madornes a cavallo sobre todos, a la entrada del monte esperólo Rodrigo de Sant Martín e diole con una saeta por la verijas sobre la cota e morió a cavo de tres días; e por aquel golpe se tornaron todos, que no los siguieron más. E después que morió este // [Fol. 413 r., col. a] Sancho de Madornes afloxóseles mucho la guerra, que ya eran muertos por armas todos los que fueron en la mala muerte del dicho Lope Garçía de Guruendes, e fezieron treguas entre los de Angulo e los de Salazar, que duraron grandes tienpos, fuendo mucho guardadas.

    

   Título de la mala muerte del abad de Teca e de las muertes que por ellas se fizieron entre los de Largarcha e Velascos de Mena

   Durando estas treguas, mataron los de Biergol al abad de Teça, que era noble ome del linaje de Salazar de Losa, e sostoviéronlos los Gallardes Velascos de Mena, por donde ovo muchas muertes e omeçidas entre los de Largacha e entre ellos. E mató por esta muerte Sancho Díaz de Largacha, fijo de Sancho Días e nieto de Juan López de Sant Pelayo, al abad de Viorgol, que fue en la muerte del dicho avad de Teça.

    

   Título de las muertes e guerras que se fizieron en la villa de Urduña

   En esta sazón ovo guerra entre los linajes de Çalduendo e de Castro e los de Çalduendo casaron allí a Sancho Días de Largacha e los de Castro a Pero Gómez de Velasco e ovieron mucha guerra en uno. E mató Juan de Castro a Juan Martínez d’Isuleta en la plaça malamente e venieron Rodrigo de Salazar e Sancho Michel e otros seis Salazariegos de Losa e diéronle a este Juan de Castro en el mercado diez golpes d’espadas e dexáronlo por muerto; e guareçiendo, fue açotado e echado de la villa e morió en Losa.

   En esta sazón echaron una çelada los de Largacha a Sancho de las Ribas, hermano de Lope Garçía de las Ribas, e los de Çalduendo e los de Viergol e de Urduña que andavan en Losa en Castro de Ovarco e, corriendo tras ellos, mataron tres omes d’ellos. E uno de las que iban fuyendo dio con la lança que llevava del yerro atrás aquel Sancho de las Ribas una punzada por la ingre e morió d’ella a cavo de IX días en Urduña. En el año del Señor de mil CDX años, fue esta muerte.

    

   Título de cómo los canónigos del linaje de Salazar fueron presos en Medina e fueron muertos con yerbas en la cárçel por lo de Angulo [col. b]

   En el año del Señor de mil CDXII años fueron presos, por mandado de Juan de Velasco, Lope de Guruendes e Pero Ozejo, fijos de Lope Garçía de Salazar el de Carcamo, que eran ordenados e canónigos e bien eredados en la iglesia de Santa María de Valpuesta, porque fueron mezclados con él de los enemigos porque valían mucho e fueron levados a Medina. E yoguiendo en la presión, porqu’el Obispo de Burgos puso entredicho en la villa por su presión, fuéronles dadas yerbas e, soltándolos, fueron muertos dentro de tres días.

    

   Título de cómo mató Ramiro de Ververaña a los de Salazar e cómo ellos mataron después a él

   En el año del Señor de mil CDXIII años mataron Ramiro de Ververaña e sus hermanos a Lope Villalanbras e a Lope de Villalva cavo Ververaña, seyendo parientes e de una naturaleza. E la causa de su muerte fue ésta: que (1042) pareçió en Villalva de Losa un falcón con cascaveles e piuelas e salieron estos dos primos, que eran nietos de Lope Garçía de Salazar, por lo tomar para Sancho de Laiba, que vivían con él e, llegando en Ververaña tras él, salieron Ramiro e sus hermanos e dixiéronles que ellos lo querían tomar para Diego Peres Sarmiento, que bivían con él; e sobre esto ovieron profidia e matáronlos allí anbos a dos, que venían sin armas descudados e los Ramiros salieron armados.

   Después, a cavo de XXXV años mató Lope de Villalanbrús, fijo d’este Lope de Villalanbrús, que quedó en el vientre de su madre quando este su padre morió, a este Ramiro de Ververana, toviéndolo desafiado, veniendo en un cavallo con sus omes en barrunte d’él, que lo topó en aquel logar mesmo qu’él mató a su padre e cortóle la caveça allí.

    

   Título de cómo mató [Diego González] (1043) de Quincoses malamente a Pero Luçe

   En el año del Señor de mil CDXV años mató Diego González de Quincoses, que era de Angulo, a Juan Luçe de Lorengo, que era de los de Salasar, allí e cavo su casa a mala verdad, sin causa ninguna, por acreçentar su nonbre. E oviéronlo por mucho mal todos los de Angulo e fue sentençiado e morió por mal cavo por ello fuera de la tierra.

    

   Título de la muerte que fizieron los de Viergol e de los que d’ellos morieron por ella

   En el año del Señor de mil CDXX años mataron Diego Gómez, fijo del avad de Ver-gol, / [Fol. 413 v., col. a] e Menillo de Gordojuela a Martín de Angulo, fijo de Diego López de Largacha, que vivía en Sant Martín de Losa, llevándolos convidados consigo a çenar, en el camino; dán(da)dole de las lanças por detrás, cortáronle la caveça. La causa d’esta muerte fue porque, commo dicho es, Sancho Díaz de Largacha, tío d’este Martín de Angulo, ovo muerto al avad de Viergol, padre d’este Diego Gómez, porque avía muerto al avad de Teça. E después perdonáronse todos e casó este Diego Gómez con una hermana d’este Martín de Angulo. E tenía fijos e fijas en ella e, andando como hermanos, lo mató, como dicho es. E fueron sentençiados e morieron por mal cavo fuera de la tierra.

   En este año mesmo mataron Sancho Lovo e Juan Lovo, su hermano, en Riodayoga a Martín de Amescorca de Largocha en buena tregua e paz malamente, que lo ferieron antes que los viese por causa d’estos de Viergol, seyendo açotados por la muerte de Ínigo Ortiz de Salzedo, por donde se recreçió mucha guerra entre los Marroquines e los de Muñatones e de Salazar.

   Continuándose estas guerras, estando los de Velasco de Mena e de Viergol en el ospital de Urduña Alrrado, oviendo treguas nuevamente fechas, saliendo Sancho Díaz de Largacha de la villa con XL omes, acometiéronlo e diéronle una saetada por los pechos e salióle afuera e guareçió; e mataron con otra saeta a Sancho Garras del Aedo de Largacha, e tornóse a la villa.

    

   Título de la discordia que conteçió en el linaje de Çalduendo de Urduña e de las muertes que en ella se fizieron

   En esta sazón se levantaron los de Apricano de Urduña, que eran del linaje de Çalduendo, e los más de aquel linaje contra este Sancho Díaz por envidia, que valía mucho; e [a]liáronse con los de Castro e echaron a él e a Sancho López de Luyaondo, que era de Salazar, de toda la villa. E andando fuera, echaron una çelada en las vinbreras del prado con gente que les dieron Ochoa de Salazar e los Çamudianos e mataron en ella tres omes d’ellos e corriéronlos fasta la villa; e después los de Çalduendo, fallándose mal sin ellos, los metieron a la villa e fueron dañados los de Apricamo.

    

   Título de la muerte de Sancho Días de Largacha e de Pero Gomes de Velasco e de sus fechos

   Muchas muertes e omeçidas acaeçieron en la dicha villa de Urduña e en [col. b] su comarca (e) por causa d’estos Sancho Díaz de Lar[ga]cha e Pero Gómez de Velasco, que eran dos escuderos para mucho e bien enparentados, fasta que Sancho Díaz morió de un golpe de una madera, que le dio alçando una casa; e Pero Gómez morió en Roma fuendo al jubieleo.

    

   Título de cómo los de Çalduendo e de Murga mataron a Martín Sánchez de Ginea en el ospital de Urduña e de la muerte de Martín de Anda en la calle

   En el año del Señor de mil CDLXIV años mataron en el ospital de Urduña, que es en el prado, a Martín Sánchez de Ginea, que era Merino por Mendoça en la Encartaçión, Sancho de Murga e Martín de Anda e Juan de Uribe de Largacha [e] otros que eran açotados porque salieron los de Castro e este Martín Sánchez en pos d’ellos sacándolos de la villa; e fuendo tras ellos, feriólo Martín de Anda de una saeta por las tripas e cayó luego muerto. E ovo otros feridos.

   Después d’esto, a pocos días echáronse en çelada Martinillo de Ginea, primo d’este Martín Sánchez de Ginea, e otros ocho omnes de los de Ginea en una casa que fue del dicho Martín Sánchez de Ginea de noche; e otro día, veniendo este Martín Sánchez de Anda de la iglesia con su padre, Martín Sánchez de Anda, e con otros, matáronlo en la calle e cortáronle la caveça.

    

   Título de l[a]s (1044) muertes que se fizieron en estos linajes de Castro e de [Ça]lduendo de Salazar

   Después d’esto mataron los de Castro e Diego Ferrández Ospina de Ugarte, que era casado allí, e otros Ospines en el mercado de Urduña a Pero de Amescorca de Largacha, que estava con Juan de Salazar, con una saeta por los pechos. Después, a cavo de XX días echáronse en çelada en las casas del dicho Juan de Salazar de noche, fuendo de Somorrostro Ínigo de Salazar, fijo de Ochoa de Salazar, e Lope de Salazar e Pero, su hermano, fijos de Ochoa Garçía de Salazar, e otros XV omes con ellos, e mataron en la calle a Ochoa López de Orozco de Castro; e fuéseles Trimienti con dos lançadas espetadas por las espaldas a su casa e pasó mucho travajo, que yogo en dos años tollido d’ellas, que era mayor de los de Castro.

    

   Título de cómo los de Castro mataron a Rodrigo de Sant Martín e de los qu’el avad, su hermano, mató d’ellos por su muerte

   Tres años enantes d’esto mataron este Crimenti e los de Castro en el merca-do // [Fol. 414 r., col. a] de Urduña malamente, tomándolo en palabras, a Rodrigo de Sant Martín de Losa, que era de los de Salazar, e por esta muerte desafiólos Sancho, avad de Villano, su hermano. E feziéndoles guerra en dos años e más, mató tres omes de aquel linaje de Castro. E así mismo fue querellada aquella muerte por la hermandad e pasaron mucho travajo en cadena e por la Iglesia.

    

   Título de cómmo fueron levantadas las enemistades en la tierra de Álava entre Mendoça e Guebara e la causa d’ellas

   Contado ha la istoria de los linajes de Mendoça e de Guebara e cómo suçedieron e moltiplicaron allí en la dicha tierra de Álava, entre los quales recreçió riesgo e contienda sobre quál valería más. E por amansar este fecho, casó don Ínigo de Guebara, que a la sazón era mayor, con hermana de don Lope González de Mendoça, que otrosí a la sazón era mayor de los de Mendoça. E el diablo, que rebuelve tales cosas pesándole con el bien, esta hermana de don Lope González vínose [a] querellar a él, deziendo qu’el su marido yantava e çenaba con ella e se iba acostar con una mançeva que tenía. E por esta causa creçió tanto desamor qu’el dicho don Lope González por le dar valdón dormió con la dicha su hermana e después buscó achaque sobre la demanda de los bienes qu’el don Ínigo avía levado con ella para que los tornase, pues qu’él la avía dexado. E tornado todo, quedóle de tornar una vozina que era mucho famada de un cuerno de una vaca, que dixo el de Guebara que gela diera don Lope González en dote, e juzgaron los alcaldes de las hermandades de Álava que jurase don Ínigo de Guebara en Santa María d’Estíbaris con doze fijosdalgo. E juntados en aquella iglesia todos e fecho el dicho juramento, don Lope González, como era omne mucho grandioso e sovervio, toviéndose por injuriado porqu’el don Ínigo avía salido con su demanda, (e) con duras palabras que en uno ovieron desafiólo para pelear en la sierra de Arrato e don Ínigo reçiviólo. E partiéronse así porque allí no los dexaron pelear.

    

   Título de la [col. b] pelea que ovieron los de Mendoça e de Guebara en la sierra de Arrato, donde los de Mendoça fueron muertos e vençidos

   Desafiados estos don Lope González e don Ínigo e aplazado su canpo para día çierto, segund dicho es, e buscadas sus parentelas e estando el dicho don Lope González con los suyos en el dicho canpo, apareçió el dicho don Ínigo de Guebara de la otra parte con mucho mayores canpañas qu’el don Lope González tenía, por quanto venían con él todos los mejores del linaje de Ganboa de Guipúzcoa porque eran de un vando, como dicho es, e los avía llamado calladamente; e don Lope González, no lo toviendo en tanto, no llamó a los Onezinos, cuidando que no vernían los dichos Ganboínos. E como [lo] vieron los Mendoçiños, dixiéronle a don Lope González que lo avía engañado su cuñado don Ínigo e él no gelo quiso oír. Díxole don Lope de Mendoça, fijo de don Ínigo, el que se encorcó en la cueva de Vadaya, que era casado con su fija:

   -Señor, estas gentes tantas malas serían de sofrir e vayámosnos ençima de aquella sierra que está açerca e recojamos allí fasta que llamades gentes de Ones, que dizen que ya vienen detrás de sus vezinos.

   E oídas estas palabras, don Lope González le dixo con muchas duras palabras:

   -Por çierto, don Lope, bien pareçe que sodes yerno, que, si fijo fuérades, no me dixiérades que dexando el canpo echase a fuir sin feridas; e maldicha sea la hora que yo tal fija engendré.

   E díxole este don Lope, su yerno:

   -Señor, pues vos así lo pensastes e dezides, veremos quién fuirá oy el primero.

   E descavalgó del cavallo e echóle unas sueltas a las manos e a los pies e con ella entró en la pelea.

   E juntáronse todos en brava pelea, adonde cayeron muertos muchos de amas las partes. E como los Ganboínos eran gentes lijeras e armados de la marisma de la mar e mucha ballestería, fezieron mucho daño en los cavallos de los de Mendoça e morieron allí don Lope González e don Lope, su yerno, e todos los de su linaje que algo valían e otra mucha gente de la su partida; e los que escaparon fuyeron muy pocos, que eran quedados. E quedaron allí muertos los dichos don Lope González e su yerno e todos los de su parte que allí mo-rieron / [Fol. 414 v., col. a] en derredor d’él e cogieron los Guevareses el canpo e tomaron el braguero de don Lope González donde yazía muerto, que tenía en las bragas, segund se acostunbravan en aquel tienpo, e leváronlo a vender al mercado de la villa de Vitoria en uno con otras cosas que allí avían tomado. E ovieron por mal las gentes contrarias e los comunes el vender del tal braguero de aquel noble cavallero.

    

   Título de cómo Diego Furtado, fijo de don Lope González de Mendoça, que llamaron Mantoluçea, mató a don Ínigo de Guebara, que avía muerto a don Lope González, su padre

   Muerto este don Lope González, segund dicho es, quedó d’él un fijo pequeño legítimo de çinco años e levólo furtado una su ama a Navarra, veyendo que lo andavan a buscar para despoblarlos de la tierra, e llamávanle don Diego. E quedó todo el mando de la tierra en el dicho don Ínigo de Guebara e en los de su partido fasta que creçió aquel su fijo, que se llamava don Diego e porque lo levaron furtado llamáronle don Diego Furtado. E d’esto les quedó a su linaje el nonbre de los Furtados.

   E seyendo omne e mucho valiente, envió desafiar al dicho don Ínigo de Guebara por la muerte del dicho su padre e vino calladamente con mucha gente de noches con la luna; e toviéndolo espiado de uno que andava con él por que echara el trigo por el camino fasta la puerta de la casa donde dormía, ca, reçelándose mucho, non dormía donde çenava, (e) como fallaron el rastro del trigo, començaron a quebrar las puertas. E como lo oyó don Ínigo de Guebara, armóse e subió en su cavallo e dixo:

   -¿Quién está aí fuera, que acá quiere entrar?

   E díxole don Diego Furtado:

   -Yo só don Diego Furtado, a quien tú mataste su padre e leveste [a] vender el su braguero a la villa de Vitoria; e yo querría levar la tu caveça aquel mercado, en logar de aquel braguero.

   E como esto oyó don Ínigo, díxole:

   -Por çierto tú as grand razón de lo fazer, ca yo corté la caveça a tu padre e que tú cortes la mía farás razón, si podieres. Pero no te travajes de quebrar las puertas, que yo saliré allá, que no só yo omne para morir escondido.

   E mandó abrir las puertas e dio de las espuelas al cavallo e dio de la frente de la caveça en el unbral de la puerta e cayó muerto entre anbas las partes. E cortóle aquel don [col. b] Diego Furtado la caveça yoguiendo muerto e mató a todos los que con él eran. E enbió la dicha caveça a vender al mercado de la dicha villa de Vitoria en el mesmo logar que se vendió el braguero del dicho don Lope González (1045), su padre, e apoderóse en la naturaleza de sus anteçesores e quedaron enemigos capitales estos dos linajes de Mendoça e de Guebara en todos los tienpos pasados.

    

   Título de cómo se levantó mucha guerra e ovo muchas muertes e omeçidas en Cuya entre Pero de Avendaño e los de Çárate sobre el señorío de Marquina

   En el año del Señor de mil CDL ( ) (1046) años mataron Chapico de Anuçivay e otros açotados de Urquiçu a Ferrando de Çárate cavo su casa, por mandado de Pero de Avendaño, enbiándolo llamar él, mucho malamente porque no le consentía el dicho señorío.

    

   Título de cómo fueron levantadas las guerras e omeçidas e muchas muertes fechas en Ayala e en Álava e en Rioja e en tierra de Miranda e de las causas d’ellas

   En el año del Señor de mil CCCXX años mató don Juan Sánchez de Salzedo, Señor de Ayala, a don Juan Ortiz de Valmaseda, thesorero mayor del Rey e mucho su privado porque lo enojava e fazía mucho daño con la dicha privança. E andando en sus entençiones, ovieron vistas en la puente de La Muça doze por doze, dexando sus gentes aparte, deziendo que se avía de tratar entre ellos buena iguala. E juntando a la primera vista e salva, fueron mal contentos don Juan Sánchez e los suyos porque don Juan Ortiz no llamó señor en la fabla a don Juan Sánchez; e retrájoselo él mesmo. E respondióles don Juan Ortiz qu’él no llamaría señor sino al Rey ni avía por qué. E por aquello tomáronlo en las lanças Juan Ortiz de Çárate e Furtud Ospina de Mariaca e Juan Íniguez de Retuerto, sobrinos de don Juan Sánchez de Salzedo; e los que con don Juan Ortiz estavan echaron a fuir, quedando él allí muerto, e no quisieron matar ninguno d’ellos.

   Por esta muerte se dixo en Vizcaya e en las comarcas de los vascongados “çeruarri”, que quiere dezir “¿qué nuevas?”, e respondiéronle “vabarria”, que quiere dezir “buenas nuevas”, “galdocha coçaldia ildala Valmaseda conestarra”, que quiere dezir “mató el ca-vallo // [Fol. 415 r., col. a] de Salzedo al [Se]ñor de Valmaseda”. E por esta muerte pasó don Juan Sánchez de Salzedo mucho travajo con el Rey, enpero, como era natural e enparentado e el otro no avía nada d’esto, salióse con su onra.

    

   Título (1047)

   En el año del Señor de mil CCCXXIII años entró Juan Sánchez Marroquín de Salzedo, que era Merino de Guipúzcoa e mucho privado de la señora doña María de Vizcaya e poderoso e enparentado en la Encartaçión por merino en Guipúzcoa con mil D omes de su linaje e de la Señora, e çercó a CL açotados en una casa en Vergora. E yoguiendo a mal recaudo en el real, diéronles salto un[a] alvorada los çercados e desvaratáronlos; e corridos por toda Guipúzcoa, mataron CL omes d’ellos e, perdidas armas e ropas e azémilas, llegaron maltratados en Salzedo. E d’éstos morieron los XXII de Diego Pérez de Muñatones, su sobrino, que era con él.

    

   Título (1048)

   En el año del Señor de mil CCCXXVIII años morió don Juan Sánchez de Salzedo, Señor de Ayala. E porque no dexó fijo ni sobrino legítimo que eredase el su señorío, ovo mucha guerra e contienda e omeçidas sobre quién eredaría aquel señorío (1049), porque Sancho Garçía de Murga, su sobrino, fijo de Juan Sánchez Chiquelín, su hermano vastardo, dezía que le perteneçía a él. E porque a los de Ibargoen e de Perea e otros de Ayala no les plazía, enbiaron por don Sancho López de Ayala e por don Ferrand Pérez, su hermano, que eran fijos de don Pero López Motila, que moravan en Toledo, que eran allí eredados, que eran visnietos de doña María Sánchez, fija de don Sant Garçía de Salzedo, Señor de Ayala, que dezían que les perteneçía el dicho señorío de Ayala porque eran sus deçendientes legítimos.

   E venidos éstos poderosamente, començóse fuerte guerra entre ellos e otros muchos, porque los Salzedanos de Salazar favoreçían al dicho Sancho Garçía de Murga, e ovieron una pelea entre [col. b] Landeta e Sant Juan de Murga e fueron vençidos los de Murga. E morió allí Sancho Garçía de Murga e otros de los suyos e quedó por Señor de Ayala don Sancho Pérez de Ayala, el hermano mayor, desenbargadamente. Después mató este don Sancho Pérez de Ayala a la puente de La Muça a Ínigo Pérez de Arrandia porque le avía seido contrario con los de Murga.

    

   Título de la muerte de don Sancho Pérez, Señor de Ayala, e de Furtud López de Perea e otros que con él morieron

   Señoreando en Ayala este don Sancho Pérez de Ayala, fezieron treguas con él todos los Salzedanos, que eran parientes del dicho Sancho Garçía de Murga, por le buscar todo mal e ovieron su fabla con Furtún Garçía de Avendaño, que era segundo de Sancho Garçía de partes de Çurbano. E diéronle entrada en la tierra Lope Garçía de Salazar e Lope Sánchez de Gordojuela e Sancho Ortiz de Marroquín de Montermoso e otros Salzedanos e echóse en una çelada en ella al dicho don Sancho Pérez de Ayala e mataron a él e a Furtud López de Perea e a sus fijos, que avían muerto a Sancho Pérez. Fuendo en pos d’él, subiendo una cuesta arriba cansóle el cavallo e, soviendo a pie, como era omne pesgado e grueso, afogóse con la grand quexa; e como llegó el dicho Furtud Garçía e lo falló muerto sin alma, no lo dexó tocar con arma ninguna. E porque no dexó fijos legítimos, eredó el dicho señorío de Ayala don Ferrand Pérez de Ayala, su hermano legítimo, que lo poseyó paçíficamente.

    

   Título de las guerras e muertes e omeçidas que ovo entre Ferrand Pérez de Ayala e Martín Roiz de Avendaño sobre el señorío de Orosco en el dicho valle

   En el año del Señor de mil CDXII años entró Martín Roiz de Avendaño en el valle de Orozco con todos sus parientes e barreóse en Archevala, que es ençima del valle de Orozco, que tenía allí algunos labradores. E eran con él los de Anuçiay e Ferrand Pérez de Ayala, fijo de Pero López, (que) era en la corte. E fizo grandes varreras e armó una casa de madera. E commo lo sopo doña María Sarmiento, muger del dicho Ferrand Pérez, llamó toda la gente de la casa de Ayala e a todas sus parentelas; e venieron en su ayuda don Pero Velas de Guebara e Sancho Sánchez de Velasco e Sancho de Leiba e Ochoa de Salazar e los Çamudianos de Salzedo e con Lope / [Fol. 415 v., col. a] Garçía de las Ribas e otros muchos. E toviéndolo çercado escaramuçando cada día e mucho apretado, vino Juan Alonso de Múxica con todos los suyos parientes en ayuda d’él. E en su venida ovo una escaramuça mucho açerca de las barreras e morieron quatro omes de Ayala con un alcalde e fueron otros feridos. E estando así, ya fecha la casa de madera, vino el dotor Gonzalo Moro, Corregidor de Vizcaya, por mandado del Rey e púsoles treguas. E tomó la dicha casa en sí por que la toviese e viese si la avía fecho en lo suyo e con derecho e fallóse que la fiziera en lo suyo e quedóse con el dicho Martín Roiz de Avendaño. E esta quistión era que los de Avendaño eredaron la terçia parte de Orozco por don Sancho Garçía de Çurbano, que era suya por don Ínigo Sánchez, su padre, segund dicho es, e por allí tenían los de Avendaño título al señorío de Orozco, que poseían los Señores de Ayala. E ovieron sienpre pleito sobre ello, fasta que después trocó con Juan de Avendaño aquello de Orozco con el dicho Ferrand Pérez de Ayala, que le dio el monesterio e labradores de Arrigurria, ca eran suyos, por ello e quedó toda contienda que avían sobre ello.

   Venido Ferrand Pérez de Ayala, entró en Orozco e en Lodio antes que se fiziese esta pleitesía de lo de Orozco. E aposentóse en Araeta con todas estas gentes susodichas e fizo a la puente de Areta una casa de madera fuerte e después de piedra; e juntó Martín Roiz de Avendaño quantas gentes pudo, pero no se osó atrever a venir en Llodio ni en Orosco. E después fizieron el dicho troque de Arrigurriaga, segund dicho es, e diole por esto de Llordio Ferrand Pérez el derecho que tenía de la casa de Marquina e Oremacuya al dicho Juan de Avendaño, que avía grand tienpo que pleiteavan sobre ella porque la ovo fecho don Juan Sánchez de Salzedo, Señor de Ayala. E así quedaron Orozco e Lodio con el señorío de Ayala e los de Avendaño con lo de Arrigurriaga e con lo de la casa erençia de Marquina de Çuya, que fue del dicho don Garçi Sánchez, Señor de Lodio.

    

   Título de cómo ovieron guerra e contienda entre el adelantado Pero Manrique e Sancho de Leiba sobre el señorío [col. b] de Valdescaray e de las muertes de Pero Díaz de Çavallos e de Rodrigo de Salazar e de otros que en ella morieron

   En el año del Señor de mil CDXIII años, poseyendo Juan de Leiba el señorío e casa de Valdescaray, que gelo avía dexado Juan de Leiba, su padre, porque lo avía ganado Juan Martínez de Leiba del rey don Alonso, vendió una monja de Canas, su tía, hermana de su padre, maliçiosamente al adelantado Pero Manrique la meatad del dicho señorío, no toviendo derecho a ello, ca era mayorazgo; e él conprólo con cudiçia e por pocos dineros e con poderío entróle en la posesión e ovieron mucha contienda sobre el dicho señorío. E ovieron una pelea en la villa de Valdescaray Rodrigo de Salazar, fijo de Lope Garçía de Salazar de Carcamo, e Lope Capicón de Mena e otros de Salazar que estavan por Sancho de Leiba [e] Pero Díaz de Çavallos de Açinca e otros sus parientes que estavan por el adelantado Pero Manrique e fueron vençidos los del adelantado Pero Manrique. E morió allí aquel Pero Días de Çavallos e otros diez omes con él.

   Dende a XXX días echaron una çelada gentes del adelantado Pero Manrique a cavallo e a pie en un monte e tomaron en ella a los dichos Rodrigo de Salazar e a los criados de Sancho de Leiba que avían fecho aquella muerte, que se iban descuidados en su comarca; e ençerráronse en una iglesia e diéronlos fuego, no los podiendo tomar otramente. E porque les venía el apellido e con el fuego, saltaron fuera e matáronlos fuera en armas aquel Rodrigo de Salazar e Lope Capicón e otros diez en Nigeruela.

    

   Título de las asonadas e guerras que se fizieron en Castilla Viexa por mandado del rey don Juan

   En el año del Señor de mil CDXXI años alçóse toda Castilla Vieja por mandado del rey don Juan para ser veetrías realengas aquellos que no eran solariegos e muchos cavalleros e escuderos, espeçialmente Juan de Arze, fijo de Garçi Sánchez de Arze de Vellerías, e Lope Garçía de Porras, que eran mayores d’esta defensa, porque Juan de VeIasco era estonçes falleçido e no querían ser so la sojuzión // [Fol. 416 r., col. a] de sus fijos. E pusiéronse en encomienda del infante don Juan, que era fijo del rey don Ferrando de Aragón, por quanto eran veetrías, e del conde [don] (1050) Diego Gómez de Sendoval, que era Adelantado de Castilla e puso merinos por sí a los susodichos Juan d’Arze e Lope Garçía e otros en toda Castilla Vieja.

   E don Pero de Velasco, que era fijo mayor, seyendo en corte en hedad de XXI años, fizo juntar toda su casa e valedores en la su villa de Medina por regestir las dichas merindades, porque las solía tener su padre, Juan de Velasco. E juntada esta gente, eran mayores e capitanes d’ella Sancho Sánchez de Velasco, su tío, e Pero Ruiz Sarmiento, primo de su padre, e governadores de toda su casa. E tenían muchas gentes de cavallo e de (c) a pie. E de la otra parte se juntaron, por mandado del dicho infante don Juan, con los dichos Lope Garçía e Juan d’Arze muchas gentes de cavallo e de a pie de Castilla e de Rioja e de Burueva e de Trasmiera e de Asturias. Fueron con ellos Gonzalo Gómez de Butrón e Juan de Múxica, su fijo, e Ochoa de Salazar e Ordoño de Çamudio e la gente de la casa de Ayala e toda la parentela de Ones e Vallejo e Agüero e Solórzano e algunos Negretes, porque todos estos vivían con el dicho infante don Juan, que tenía a la sazón todo el mando del reino porqu’el rey don Juan era moço de XIV años e la Reina, su madre, era muerta. E aposentáronse todas estas gentes en Villerías e en Rueda e en rededor de Medina.

    

   Título de las gentes que se juntaron en Medina en favor de la casa de Velasco e de las cosas que allí pasaron en todas estas asonadas

   Juntáronse con la casa de Velasco los Giles todos e algunos Negretes e de Salazar e los Anguleses e Velascos de Mena e los Ganboanos e Juan de Avendaño; juntáronse en Medina, ca non tenían poderío para salir a canpo con las otras gentes, que eran muchas e grandes. Un día juntáronse todos de la parte del dicho Infante açerca de Medina, sus batallas puestas e ordenadas, pensando que les salerían a canpo; los otros [col. b] salieron de la villa e pusieron sus batallas juntas con la dicha villa. E estovieron así todo el día fasta la tarde e tornáronse a sus estançias. E duraron estas asonadas XL días e venieron un alcalde del Rey e un su secretario e fezieron las treguas. E esparçióse la gente toda e quedó la tierra robada de mala manera, pero después quedóse la casa de Velasco con todo el señorío e merindades, segund se lo avía dexado el dicho Juan de Velasco, e aun con más.

    

   Título de la pelea de Miranda entre los de Mendoça e Furtado Días e de la muerte de Rodrigo de Çárate

   En el año del Señor de mil CDXXII años ovo guerra e mucha contienda entre Mendoça, Prestamero de Vizcaya, e Furtud Díaz de Mendoça. La causa d’ella fue que Juan Urtado de Mendoça, Prestamero, que vivía en Fontecha, no ovo fijo legítimo, sino a Lope Furtud, fijo vastardo, que lo deseredó por malquista que le avía e eredó a este Mendoça, fijo de Juan Urtado, su segundo, e casólo con sobrina de su muger. E quando él morió, demandava la erençia este Furtado Díaz, fijo de aquel Lope Furtado, e favoreçiólo Diego Pérez Sarmiento, que puso en mucho travajo al dicho Mendoça e a los suyos.

   Un día de una feria de Miranda vino Rodrigo de Çárate, fijo de Juan Ortiz de Çárate, que era regidor de la gente de Mendoça, con CCL omes de pie e seis de cavallo a la dicha feria porque eran comarcanos e posiéronse en una mota que estava açerca de la dicha villa bien ordenados. Salió a ellos Furtado Díaz, que estava en la villa, con XII de cavallo e CCC omes a pie e, estando escaramuçando, los unos de arriba e los otros de avaxo, llegó Sancho de Londoño con XV omes a cavallo por mandado de Diego Pérez Sarmiento, que todos vivían con él, e dioles por las espaldas; e otrosí fizo mucho daño a los de Mendoça, que todas las gentes que eran en la feria, que salían a mirar cómmo peleavan, cuidavan que venían contra ellos. E por esto fueron desvaratados los de Mendoça. E morieron allí aquel Rodrigo de Çárate e Juan de Çárate, su primo, e Juan de Cortuera e otros XII escuderos de cavallo e de pie e perdieron todas las armas que tenían.

    

   Título (1051) / [Fol. 416 v., col. a]

   En el año del Señor de mil CDXXIV años, oviendo guerra entre Castilla e Navarra e seyendo capitán de la frontera Diego Pérez Sarmiento, estando Sancho de Guruendes con XXV omnes del linaje de Salazar por su mandado en la villa de Lagrant, qu’él avía tomado de Navarra, que estavan allí fronteros, vinieron los navarros sobre ellos; e conbatiéndolos e tirando ellos de una iglesia que estavan con un trueno azia los de fuera, reventó en los çellos e pegóseles el fuego en una caxa de pólvora que tenían avierta e ençendióse e quemáronse dentro d’ella aquel Sancho de Goruendes e los sus XXV omes e çinco moços con él, que no escapó ninguno. E fuéronse los navarros, que no sopieron d’esto nada, e después los suyos falláronlos sanos, afogados del fumo.

    

   Título de las cosas que Ferrand Pérez de Ayala fizo en Lenis porque se alçaron contra don Pero Velas de Guevara, su señor, que era su nieto

   En el año del Señor de mil CDXXIII años levantáronse los del señorío de Venis contra don Pero Velas de Guebara, que, muerto su padre, quedó pequeño de VIII años en guarda e poder de Ferrand Pérez de Ayala, su agüelo, e fuéronse a Juan de Múxica. E fue el dicho Ferrand Pérez sobre ellos con toda su casa e parentela; e fue con él Ochoa de Salazar con sus parientes e los entraron en el dicho valle. E aposentóse en la casa de Landeta e quemó muchas casas en el dicho valle; e quemó la casa d’Estívarris de Galarça, que era causador de aquel fecho, e robó todo el valle e quedaron sujuzgados a su mesura.

   En este año mesmo, antes d’esto, se levantó el conçejo de Mondragón e quemaron una casa fuerte d’este don Pero Velas, que llamaban Çalquívar e unas ferr[er]ías e azeñas e condenólos por corte este Ferrand Pérez e fízogelas fazer tales e mexores e pagaron muchas costas. ( ) (1052) de Ayala e de su tierra, que venían del real de Veramaçán, que eran ya con Pero López, al llamamiento del Rey e se tornavan por su mandado. E aposentados allí en el dicho arraval, revolvióseles roído con los posaderos e mataron dos omes del arraval e salieron todos los de la villa de Aro a canpana [col. b] repicada sobre ellos, (e) peleando reziamente con ellos; e por la grand vallestería morieron de los de la villa ocho omes e muchos feridos. E como se vieron lastimados e que no los podían tomar, pegaron fuego al arraval e quemóse lo más d’él; e los de Ayala recogiéronse al monesterio de Sant Agustín e, al recoger e en la pelea, morieron ocho omes d’ellos e ovo otros feridos. E así se partieron de allí, faziendo treguas (1053).

   En el año del Señor de mil CDXLII años levantáronse las ermandades sobre Pero López de Ayala, que estava en Salvatierra, e çercáronlo en una torre que tenía sobre la puerta de la villa, que todos eran contra él. E conbatiéndolo allí, (e) matáronle algunos escuderos. E echó su apellido al conde don Pero Ferrández de Velasco, que estava en Briviesca, que vivía con él; e pesándole mucho d’ello, e más por[que] algunas comunidades de sus tierras e comarcas querían rebullir en favor de las dichas hermandades, (e) vino con toda su casa de cavallo e de pie a la villa de Vitoria con toda su parentela. E allí vino el adelantado Diego Gómez Manrique con çiento de cavallo; e otrosí vino Lope Garçía de Salazar por su llamamiento con DCCC omes a pie mucho armados de coraças e muchos vallesteros.

   E llegadas estas gentes allí a Vitoria, recogiéronse las de las dichas hermandades a los montes e algunas fortalezas e iglesias. E saliendo de allí con todos ellos, cercó la casa de Gerediaga e tomóla por trato; e quemóla e prendió a los que estavan en ella e tomóse mucho algo que estava recogido en ella. E fue a la villa de Salvatierra, donde estava el dicho Diego López, e tomó todo lo d’ella e destruyó toda la tierra.

   En este año mató un sinple clérigo a Ferrando de Lezcano en Ribavellosa, (e) toviéndolo en tierra, dándole con un cochillo, que le pasó por las verijas.

   Vino sobre la villa de Algezira de Álava, que estavan escuderos de Juan López de Lezcano en una ca-sa // [Fol. 417 r., col. a] fuerte suya que ençima de la villa tenía, (e) porque este Juan López sostenía aquellas hermandades. E llegando a echarse sobre la dicha villa, porque era en el mes de enero pensando que se aposentarían en la villa, pegáronle fuego e quemóse toda. E recogiéronse todos a la fortaleza e metieron muchas vituallas; e no metieron ninguna cosa de vever, diziendo que, pues era inbierno, que no los çercarían, ca quería nevar. E çercaron la casa por las çercas e iglesias de en rededor e, porque no llovió ni nevó, diéronse a cavo de XXV días, que morían de sed, a pleitesía de salir a salva fe. E salieron en jubones e fuéronse. E quemó e derribó la casa por el suelo e, robada toda la tierra, vínose a Vitoria e de allí a su tierra.

   En el año del Señor de mil CDXX años prendió Pero Monaco, alcalde de Ojacastro, a Ferrando de Caniego, que andava fuera de la tierra açotado, por mandado del Conde [de] Aro, que estava en Leiba, e leváronlo a Medina; e colgó el Conde a él e a Diego d’Eslares e a Menillo e a Gonzalo de Trueva por malfechores en el camino de Çernuegla. E por esta muerte e presión d’este Ferrando de Caniego fizo matar Sancho d’Eiba a aquel Pero Monaco cavo su casa a Lope de Alaedo e a Sancho de la Vacuna. E Sancho de Sant Martín e Pero de Caniego, su hermano, sus criados, (e) fueron al rey don Juan de Aragón e de Navarra.

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades entre los Ospines de Anuçivay e Murga e de las causas d’ellas

   En el año del Señor de mil CCCL años en aquella sazón mataron los de Perea de Ayala a Diego Ferrández Ospina de Ugarte, fijo de Juan Ferrández de Ugarte, que vivía en Astoviça, en la iglesia de Larrinbe sobre palabras e profidia, por donde los matadores fueron mucho dañados. E fízose esta muerte estando a misa en el conçejo.

   

   Título de cómo mataron los de Murga a Pero Ospina de Mariaca sobre palabras en Ayala

   En este tienpo más o menos mataron los de Mundívil, que eran del solar de Murga a Pero Ospina, fijo de Furtud Ospina de [col. b] Mariaca, sobre palabras en una misa nueva, por donde suçedió primeramente malquerençia entre los de Murga e los Ospines, aunque eran parientes los Ospines de los mayores de Murga, porque sostovieron aquellos de Mendívil que eran suyos. E por esta muerte suçedieron entre ellos mucha enemistad.

    

   Título de la muerte de Ferrand Sánchez de las Ribas e de otros que en su tienpo morieron

   En esta sazón vino Ferrand Sánchez de las Ribas a poblar a las Ribas e ovo guerra entre él e Lope Sánchez de Anuçivay e Ínigo Sánchez, su hermano, sobre quáles valerían más en la tierra. E porque este Ferrand Sánchez de las Ribas valía mucho, eran con él los Ospines [e] enemistáronse en uno. E quemaron los de Anuçivay en Ugarte, que eran mucho poderosos, a Ochoa de Arteaga, hermano de Pero Ortiz de Arteaga, e otros seis. Mató Ferrando de Mariaca, su criado, a este Ferrand Sánchez de las Ribas por ocasión en esta manera: que veniendo con él LX omes açerca de las Ribas, volvieron roído entre sí sobre palabras e entró entre ellos e, partiéndolos, dio con el varapalo de la lança aquel Ferrando de Mariaca sobre la val[l]esta que tenía armada e desarmógela e diole la saeta por los pechos ençima del cavallo donde andava. E morió de aquella ferida a cavo de diez días e quedaron sus fijos pequeños.

    

   Título de cómo mataron los Ospines a Sancho de Anuçivay en Villachica e de lo que se siguió d’ello

   En el año del Señor de mil CD ( ) (1054) años, durando entençiones e malquerençias entre Ospines e Anuçivay, entró Sancho de Anuçivay, fijo de Ínigo Sánchez de Anuçivay, en Oquendo con XLV omes, faziendo continentes. E alvoroçáronse Sancho Ospina de Ugarte e Diego Ferrández, su hermano, contra él, que estavan en Villachica casi corridos de Llodio, e toparon en Irabién. E tirándose, fue ferido este Sancho de Anuçivay de una saeta por los pechos e, sentiéndose ferido de muert[e] (1055), entróse en una casa e morióse luego en un escaño e leváronlo muerto Anuçivay.

    

   Título de cómmo mataron los de Anuçivay a Sancho Ferrández Ospina de Ugarte e de otros que sobre ello morieron

   Por esta muerte fue preso Sancho Ospina de Ugarte de Pero López / [Fol. 417 v., col. a] de Ayala e yogo preso siete años en la torre de Unsa; e Diego Ferrández, su hermano, fue echado de la tierra e fuese a Toledo. E fueron mucho apretados e amenguados los Ospines, porque Ínigo Sánchez e Diego Sánchez de Anuçivay, hermanos d’este Sancho de Anuçivay, los aquexaban mucho, que eran poderosos de rentas del solar e suyas e muchos onbres de su sangre. E saliendo de la presión este Sancho Ospina a cavo de los siete años, matáronlo Lope Avad e Martín Aramalo e Ochoa de Aracaldo e su hermano en Ugarte a la puerta de su cadalso, estando a departir a la puerta con un omne que pasava, que le salieron del otro cadalso, que yazían ascondidos; e veniéronle por las espaldas e derribáronlo luego e cortáronle la caveça.

    

   Título de cómo mató Diego Ferrández de Ugarte a Ínigo Fraca de Anuçivay e de otros que sobre ello morieron

   E muerto este Sancho Ospina de Ugarte, vino Diego Ferrández de Ospina, su hermano, de Castilla e començóse la guerra entre ellos. E sopiendo cómo los lacayos de Anuçivay solían salir a pedir a los azemileros al camino, (e) vino una mañana con un agua que llovía, una capa blanca encapillada, e otros XX omes con él con sus capas, sonando las mulas entre ellos, e salió Ínigo Fraca, fijo de Ochoa Martínez de Anuçivay a les pedir. E commo lo vio Diego Ferrández, que iba delante, cuidólo tomar en las armas e acogiósele a una casa. E entrando en pos d’él, çerróles una moça la puerta, que era de los de Anuçivay, e quedaron los suyos fuera; e matólo él uno por otro dentro e fue mucho malferido Diego Ferrandes con un cochillo en vaxo de la pierna. E entraron los suyos por las tejas e falláronlo malferido e al otro muerto; e tomáronlo a cuestas e leváronlo a la torre de la Muça porque venía mucho apellido de los enemigos, que era en su comarca, e guareçió allí bien de aquella ferida. E muchas muertes e omeçidas ovo entre ellos e duró mucho, que serían largos d’escrevir, fasta que se perdonaron e fezie-ron [col. b] casamientos muchos entre ellos. E duró mucho tienpo la paz entre ellos.

    

   Título de las muertes de Ochoa Margallo de Anavay e de Ibarra e de otros Ospines e de Juan de Ugarte

   En el año del Señor de mil CDXL años [mató] Rodrigo de Ibarra a traiçión malamente, en buena paz, a Ochoa Margallo de Anuçivay en Gardea e fue açotado por ello. E dende a un año, mató Gijón Astuna, fijo d’este Ochoa Margallo, a este Ochoa de Ibarra que mató a su padre en una çelada e cortóle la caveça, como él avía fecho al dicho su padre.

   En el año del Señor de mil CDXLVIII años, mataron Chopino de Anuçivay, fijo de Lope Avad de Anuçivay, e otros, en treguas, a Juan de Ugarte, fijo de Sancho Ospina de Ugarte, topando en Gardea ocho por ocho. E acogiéronse los otros, dexando a él muerto.

    

   Título de la muerte de Martín Íniguez de Villachica e de Sancho d’Aguirre e de Diego de Ugarte e de otros de Anuçivay e de Ospines a Villachica

   En el año del Señor de mil CDLX años ovo discordia en Villachica entre los de Villachica e los Ospines, seyendo una valía, e mató malamente Sancho de Agirre a Pero Martines de Villachica con un rallón detrás de una mata fuendo a misa. E fuendo açotado e viviendo en Rioja con Ladrón de Laiba, matáronlo los de Anuçivay a la puente de Areta, veniendo de Vilvao, de noches. E mataron el mesmo e Diego de Ugarte, fijo de Ínigo de Ugarte, allí e luego a dos fijos de Martín Alday de Anuçivay.

   En el año del Señor de mil CDLXII años mataron dos lacayos de los Ospines a Martín de las Ribas, fijo de Ínigo Sánchez, en Arteaga, estando a trillar, malamente. E fueron açotados e muertos por justiçia en la çiudad de Burgos por aquella muerte, fuendo él querelloso con la sentençia allá. Dende a XXX días mataron estos de Villachica e los Çamudianos de la Quadra, que eran de Lope de Salzedo, a Diego Ospina de Ugarte e a otros dos de los Ospines, tomándolos en Arteaga en una casa. E morieron entre ellos otros muchos por esta muerte de Martín de las Ribas.

    

   Título de las muertes que ovo entre los de Murgia e los Ospines e de la causa d’ellas // [Fol. 418 r., col. a]

   Guerras e omeçidas ovo en el año del Señor de mil CDXXXV años, entre Sancho Garçía de Murga e Diego Ferrandes de Ugarte, seyendo consuegros e quesiéndose ellos mesmos bien; pero los parientes queríanse mucho mal. E morieron en estas guerras Sancho Garavilla de Murga e Sancho (e) de Sant Pelayo de los Ospines e otros muchos, aunque estos dos eran del linaje de Salazar.

    

   Título de la muerte del açipreste de Quexana e de los otros que morieron por su muerte

   En el año del Señor de mil CDXX años mató Juan de Yarçu de Salzedo e Martín López de Murga e otros açotados al açipreste de Quexana con un(a) rallón en Quexana, estando de noche al fuego. E por esta muerte dieron los Çamudianos preso malamente a Pero de Murga aquel Martín López de Murga a Ferrand Pérez de Ayala e arrastráronlo e degolláronlo en Amurrio. E la causa d’esta muerte d’este açipreste fue porque era privado del Señor e malsín contra los del señorío, acusándolos con él por los fazer pagar penas, e avía fecho açotar aquel Martín López que lo fizo matar e a otros.

   

   Título de la muerte de Ínigo de Murga e de otros que con él morieron e de la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CDLXX años ovieron una pelea en Larrinbe, que es en Ayala, estando a unas misas nuevas, los de Yerro de Orozco e Diego de Ugarte, fijo de Juan de Ugarte, e algunos de los Ospines con los de Murga. E morieron luego el mejor de los de Yerro e otro de los Ospines e tres omes de los de Murga sobre vandos después de comer. E como oyó aquel roído Ínigo de Murga, nieto de Sancho Garçía de Murga e de Diego Ferrández de Ugarte, que era mayor de los de Murga, llegó un palo en la mano cuidándolos departir, ca no cuidava que avía omes muertos, e fue luego ferido de una saeta por las verijas e morió otro día en la mañana, no sopiendo quién le mató; e dízese que no lo conoçiendo fue muerto.

   

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en Salzedo e en Gordojuela entre Marroquines e Gordojanos e Çamudianos [col. b]

   En el tienpo que andava el año del Nuestro Señor en mil CCCXL años antes, poco después ovieron guerras e malquerençia entre Sancho Urtiz Marroquín de Montermoso, fijo de Diego Sánchez Marroquín, e Ochoa López de Gordojuela, fijo de Lope Sánchez, que eran primos e vezinos. E la causa d’ello fue a quál valería más en la tierra, como acaeçe en muchos logares, e ovieron pelea e muertes de omes. E entre éstos fue la primera enemistad e sangre vertida entre los Salzedanos, ca eran nietos de don Furtud Sánchez de Salzedo, Señor de Ayala, segund se contiene en el título de su linaje. E con esta enemistad se apartaron los Marroquines a Salzedo e los Gordojanos a Gordujuela.

    

   Título de cómo venieron los Ordoños de Çamudio en Salzedo e la causa de su venida

   Seyendo estos Marroquines mucho apoderados en Salzedo, los del linaje de Ordoño de Güenes, que eran Çamudianos por la muger d’este Ordoño, e los de Arteaga, que eran Muñatoniegos, sentiéndose mucho agraviados d’ellos, traxieron a Ordoño de Çamudio e a doña Mençía, su muger, e a sus fijos a Salzedo, ca eran eredados allí, segund dicho es. E apoderados estos Çamudianos en Salzedo, luego se consideraron Gordojanos e Marroquines contra ellos. E muertos estos Ordoño e Ochoa López e Sancho Ortiz, quedaron sus fijos d’ellos.

   E mataron Ínigo Ortiz de Salzedo e Pero Ferrández, su hermano, e sus lacayos a Lope Martínez de Ondoçarros, que era buen escudero de Marroquines e vivía açerca d’ellos en buena paz. E la causa d’esta muerte fue en esta manera: que las azémilas d’estos Ínigo Urtiz e Pero Ferrández entraron en un voronal de aquel Lope Martínez e metiógelas en la corte e no gelas quiso dar sin pagarle el daño que le fizieron. E con esto, moviéronse contra él e fueron a su casa por gelas tomar; e él, commo los vio, púsose en armas e matáronlo allí.

    

   Título de cómo fueron reutados Ínigo Ortiz e Pero Ferrández, su hermano, por la muerte de Lope Martínez d’Ondaçerros / [Fol. 418 v., col. a]

   Fecha esta muerte, reutaron Martín Pérez de Artecoña e Juan Pérez, su hermano, por consejo de Marroquines e Gordojanos ant’el Rey de Castilla a estos Ínigo Ortiz e Pero Fernández de Salzedo, llamándoles alevosos e que les pornían las manos. E no quisiendo ellos ponérgelas, echáronlo a pleito e andovieron tres años en corte. E morió allí Ínigo Ortiz, que lo mató una mula que cayó con él, que lo quebró los muslos e morió d’ello; e Pero Ferrández salvóse porque era coxo e no avía cuerpo para se defender.

    

   Título de las muertes que los Marroquines de Somano fizieron en los Çamudianos de Salzedo

   En esta sazón entró Sancho Ortiz Marroquín, que vivía en Castro, por Avellaneda adentro con CL omes e mataron cuatro omes de los Çamudianos, topándolos uno a uno en el valle e ferieron a otros muchos. E dexaron por muertos con muchas feridas a Pero de Larrea e a Martín de Norca. E corrieron el valle adentro e tornaron por Varacaldo a Samano.

    

   Título de cómo los Çamudianos de Salzedo mataron a los de Ibargoen de Gordojuela

   Por esta causa mataron Ochoa Urtiz de Salzedo, fijo vastardo de Pero Ferrández de Salzedo, e estos Pero de Larrea e Martín de Norca e otros Çamudianos, en tregua, [a] (1056) Calderón de Gordojuela e otros dos, que era fijo de Ínigo Sánchez de Ibargoen, en tregua, e fueron açotados e echados de la tierra. E fueron sostenidos en Solórzano en grand tienpo que andovieron açotados.

    

   Título de la causa primera que entró malquerençia entre Çamudianos e los de Salazar

   Continuándose estas guerras e malquerençias entre Gordojanos e Marroquines e Çamudianos e otrosí entre Marroquines e los de Muñatones e teniendo conpañía e confideraçión Ínigo Ortiz de Salzedo e Ochoa de Salazar e sus linajes e toviendo fechos casamientos de fijos pequeños e estando apretados mucho, los Marroquines fuéronse a las treguas de Martín Roiz de Avendaño, el qual era omne que savía buscar mal a sus malquerientes [e] cató manera por poner discordia entre estos Ochoa de Salazar e Ínigo Ortiz de Salzedo. [col. b] E fízolo en esta manera: qu’él tenía su conpañía con Ordoño de Çamudio, primo d’este Ínigo Ortiz de Salzedo, contra el solar de Butrón e llamólo a vistas a Vilvao e díxole que pues él era en su conpañía, que lo quería engrandeçer e que pues era el mayor de Çamudianos, que le quería dar los Marroquines de Salzedo e de Samano, que eran suyos, para que fuesen en sus treguas e por más çertenidad que le faría dar la fija de Diego Pérez de Mioño, que no avía otro eredero, para el fijo de Ínigo Ortiz de Salzedo e que, juntada la façienda de los dichos Diego Pérez e Ínigo Ortiz, que quedaría grande el dicho fijo de Ínigo Ortiz. E por tal manera gelo puso en la caveça que gelo fizo otorgar e tomar cargo de lo açebtar. E llamando allí a los Marroquines, deziéndole a Diego Pérez de Mioño que lo açebtase, ca pues la fija suya e el fijo de Ínigo Ortiz eran pequeños de cada quatro o çinco años, que una vez tomasen el bien que les venía en partir aquellos dos omes, sus enemigos, de en uno ca enantes que fuesen para tomar casa abría muchos mundos, (e) conçertáronlo así, aunqu’el dicho Ínigo Ortiz lo fazía mucho a duda. Pero la codiçia, que es ramo de todo mal, fízogelo fazer, no mirando a los dichos de los savios, en que muchos dixieron que de enemigo no podía por ninguna manera ser fecho leal amigo.

   E así quedaron mucho malquerientes los dichos Ochoa e Ínigo Ortiz, seyendo de una sangre e naturaleza. E así aconteçió en este caso, que su conpañía duró poco, por quanto los Ospines mataron a Sancho de Anuçivay e entraron en tregua d’este Ínigo Ortiz de Salzedo e tornaron Marroquines e Çamudianos a su enemistad e malquerençia; pero con todo quedó odio e malquerençia entre los dichos Ochoa de Salazar e Ínigo Ortiz de Salzedo.

    

   Título de cómo mataron los Marroquines e Gordojanos en la Yunta de Avellaneda a Ínigo Ortiz de Salzedo e de lo que por ello se siguió

   En el año del Señor de mil CDVI años mataron los Marroquines e Gordojanos a este Ínigo Ortiz de Salzedo en la Yunta de Avellaneda. E la causa de su muerte fue ésta: // [Fol. 419 r., col. a] qu’el dotor Gonzalo Moro vino de dotorase de Çaragoça e fizo Junta General en Avellaneda para les demandar ayuda para la costa que avía fecho, así como gela avían fecho en Vizcaya. E estando en la dicha Junta algunos comunes de Sopuerta e Galdames, que Ochoa de Salazar era en corte e no estavan ningunos escuderos de su casa en ella, (e) vino Ínigo Ortiz de Salzedo con XL omes a desora, porque todos sopieron tarde esta Yunta. E venieron Martín Sánchez de Palaçio a Martín Sánchez de Ibargoen, su primo, con XL omes e fallaron en Sanchosolo a Sancho Lovo e a Lope Lovo e a Juan Lovo, fijos de Diego Sánchez Lovo, e otros quarenta omes de linaje de Marroquines de Salzedo, que dudavan de ir a la dicha Junta, aunque avían tregua; e juntos todos estos, venieron a la junta. E commo llegaron a desora, estovieron todos quedos e, porque no les fezieron logar de entrar a la dicha junta, dixo Martín Sánchez de Palaçio con soverbiosas palabras:

   -Escuderos, fazednos lugar por donde entremos a la Yunta, que naturales somos d’ella, o fazerlo hemos nosotros.

   E entraron dentro e Ínigo Ortiz estuvo quedo con los suyos, aunque no estavan bien juntos e eran pocos. E el dotor fízolos asosegar e púsoles su razón sobre aquella ayuda que les demandava. E acavada e callando todos, dixo Ochoa Urtiz de Salzedo, aventajándose:

   -Señor, razón es que vos lo demos todos.

   E como aquello oyó Martín Sánchez de Ibargoen, dixo azia los suyos, callando:

   -¿Quién es aquel que tan poco preçió a los buenos de la Yunta?

   E díxole Juan de Aspuru:

   -Aquel es Ochoa Urtiz de Salzedo, que mató a Calderón, vuestro hermano.

   E como lo oyó este Martín Sánchez, dixo al dotor:

   -Señor, pesar debría a Dios e a vos quando los açotados enemigos del Rey manda[n] la Yunta de Avellaneda.

   E respondióle Ochoa Ortiz e díxole:

   -Martín Sánchez, mis anteçesores sienpre ablaron en esta Yunta e razón es que fable yo.

   E sobre esto posieron mano a las armas e cataron por dónde estava el dicho Ínigo Or-tiz. [col. b] E commo él vio la rebuelta, commo era mucho esforçado e valiente, arrebraçó unos mantones e echólos en tierra e pegóse a la cuesta fazia la torre de Avellaneda, cuidando que los suyos pegarían con él, los quales, por no poder o por temor, no pegó ninguno con él e los Marroquines e Gordojanos tiraron todos juntos en pos d’él; e llegando a la torre, feriólo Lope de Mena de Gordojuela de un viratón por las espaldas mortalmente. E vaxándose un poco so la torre, llegaron a él Sancho Lovo e Lope Lovo e Juan Lovo, hermanos, e otros muchos e diéronle de las lanças e derribáronlo en tierra; e cortóle la caveça Lope Lovo, el (er) mediano de los tres hermanos. E no morió otro ninguno. Fueron todos los LXXX Marroquines e Gordojanos sentençiados a pena de aleve e taladas todas sus casas e bienes mayores e menores por este dotor Gonzalo Moro. E porqu’él quedó como muerto e lo mataron en su cara, todos tienpos lo prosiguió por todas las maneras que pudo, en tanto grado que más no podía ser sin ninguna piedad aver d’ellos ni de cosa suya.

    

   Título de cómo se juntaron Ochoa de Salazar e los Marroquines e Gordojanos contra los Çamudianos

   Seyendo echados de la tierra e de toda la Encartaçión e de sus comarcas e andando en Castilla Vieja, que los sostenía Juan de Velasco, mataron a Ferrando de Leçama e a su fijo, como dicho es, que eran tío e primo de Ochoa de Salazar e parientes en sangre de todos los mejores de Muñatones, porque estovieron Çamudianos a Juan de Landa e a Sancho Díaz de Landa, que lo mataron contra este Ochoa de Salazar e contra su linaje, e otrosí porque no eran ya bienquerientes como solían por la dicha partida, liáronse con los dichos Marroquines e Gordojanos. E tornaron estos que andavan açotados a la tierra e ellos e el dicho Ochoa de Salazar posieron en mucho estrecho a los dichos Çamudianos, posiéndoles Ochoa de Salazar a su hermano Lope de Salazar e otros escuderos fronteros, que corrían todo el valle, en manera que los Çamudianos yazían ençerrados en sus casas fuertes e los llegavan cada día a las puertas d’ellas a escaramuçar.

    

   Título de la pelea de Rastico, que fue entre los Gordianos e de Muñatones e los Çamudianos de Salzedo / [Fol. 419 v., col. a]

   Continuándose esta guerra, pelearon Martín Sánchez e Martín Sánchez de Ibargoen e Juan Urru de Salazar e Juan Pérez de Leçama e otros escuderos de Muñatones en la puente de Arrastico con Sancho de Salzedo, fijo de Pero Ferrández de Salzedo, e con Ochoa Urtiz e Juan Duque, sus hermanos, e con otros escuderos Çamudianos, que fueron vençidos los dichos Çamudianos e acogiéronse a Sudupe. E quedó allí muerto Juan de Urtiaga de los Çamudianos e otros feridos; e fueron feridos Juan Urru e Juan Pérez de Laçama e otros de los suyos.

    

   Título de la pelea que ovieron los Çamudianos de Terreros e los Marroquines de Salçedo

   Después d’esto, pasando Lope Lovo e los Marroquines de Salzedo por Terreros, allende del vado, fuendo a Valmaseda, (e) salieron a ellos Juan Galíndez de Terreros e sus parientes. E pasando el río, travaron pelea con ellos e fueron vençidos los Çamudianos de Terreros e quedaron muertos Juan Pérez de Terreros e otro su pariente; e ovo otros muchos feridos de anbas las partes.

    

   Título de las muertes que Juan de Landa fizo en los Marroquines e Gordojanos e del dicho Juan de Landa, çercado e enpozado

   Continuándose esta guerra, en el año del Señor de mil CDXIII años mataron Juan de Landa e Sancho Días de Landa e su conpañía a Calderón, fijo del otro Calderón, en Iravien de Villachica e dende venieron a Salzedo e mataron a Sancho de Taramona cavo su casa. E fuéronse los otros todos e quedó en la torre de Sudupe, que fue de Ínigo Ortiz, Juan de Landa e Juan de Leçama, hermano de Diego Oquila, con su muger, doña Teresa, nieta de doña Mayor de Salzedo, que lo avían casado con ella los Çamudianos estando viuda. E estavan en la dicha casa Ochoa Urtiz de Salzedo e Juan Sánchez Duque, sus hermanos, e otros Çamudianos que estavan desafiados con todos los susodichos e çercáronlos Marroquines e Gordojanos. Echaron el apellido a Ochoa de Salazar e vino luego con todos sus parientes. E vino el dotor Gonzalo Moro, Corregidor. E toviéndolos çercados, detoviéronse, cuidando ser socorridos de Juan de Avendaño e de Çamudio e de Legiçamo. E porque no se atrevieron a venir, diéronse-les [col. b] a los dichos Juan de Landa e Juan de Leçama, que eran açotados, e enpozólos luego el dotor Gonzalo Moro so la puente de Sudupe; e los otros diéronse a salva fe e fuéronse de noche Aldarando, por no conplir lo que avían prometido.

   Continuándose mucho estas guerras entre estos linajes, fueron tan aquexados estos Çamudianos de cada día por Ochoa de Salazar e por los Marroquines e Gerdojanos que se treguaron todos los del valle de Salzedo, sino Ochoa Urtiz de Salzedo e Juan Sánchez Duque, su hermano, e otros çinco, que eran todos siete, que Sancho de Salzedo, su hermano mayor, era muerto de dolençia e los fijos de Ínigo Ortiz eran pequeños con el Obispo de Callaorra, su tío. E estos siete estovieron ençerrados en la torre de Salzedo grand tienpo.

    

   Título (1057) [de cómo]

   Estando los fechos en este estado, mataron Sancho Lovo e Juan Lovo, su hermano, a Martín de Amescorca en Ayega malamente, que era de Largacha, de las treguas del dicho Ochoa de Salazar. E porque no los quisieron descatener Marroquines, partiéronse las conpañías d’entre estos linajes, porque las cosas de contra natura no pueden mucho durar, e feziéronse unos Ochoa de Salazar e Çamudianos. E tornaron los de la Quadra e los de Arteaga e todos los otros que treguado se avían a las treguas del solar de Salzedo a Martín Sánchez de Palaçios e a Martín Sánchez de Ibargoen porque los perdonaron los fijos de Ínigo Ortiz e sus parientes por que los serviesen e avaxar a Marroquines. E así los servieron bien ellos e todos sus parientes en quanto vivieron e quedaron mucho apretados los Marroquines de Salzedo. E mataron Sancho de Yarco e Juan de Yarco e Pero de Salzedo, sobrinos de Ínigo Ortiz, a Juan Roiz de Alanvarri e a Pero de Alanbarri, que fueron en la muerte de Ínigo Ortiz, e a otros.

    

   Título de cómo pelearon los de Legiçamón e los Marroquines e Gordojanos en Orozco con los de Legiçamón // [Fol. 420 r., col. a]

   En el tienpo que Juan de Landa era vivo los de Legiçamó[n] ayudavan [a] demandar la muerte de Ínigo Ortiz, que era su primo, e echaron una çelada en Orozco por cuidar tomar a Lope Lovo e a los Gordajanos, que andavan açotados en Anuçivay. E salidos de la çelada, dieron sobre ellos los dichos açotados Marroquines e Gordojanos e los de Anuçivay e pelearon reziamente. E porque los de Anuçivay e Marroquines eran más tomaron los de Legiçamo una casa llana por espaldas e pelearon delante d’ella fasta que fueron socorridos de los Ospines e así se partieron unos de otros, oviendo muchos feridos de anbas las partes. E morió Juanillo de Mena de Legiçamo de una saetada que ovo por la caveça a cavo de diez días en Vilvao.

    

   Título de la pelea que los Çamudianos ovieron en Alvia con los de Vasurtu e de la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CDXXX años fueron Lope Garçía de las Ribas e Pero Ferrández de Murga, que vivían en Salzedo, e todos los mejores del solar de Salzedo, que eran CL omes, a la onra de Sancho Ortiz de Artunduaga. E llegando en Alvia, mató malamente Garro de Salzedo, que iba con ellos, a un omne de los de Vasurto con un rallón estando en su maçanal. Echáronles apellido e juntóse toda la tierra; amataron allí aquel Garro e fueron corridos los Çamudianos el monte arriba e fue ferido Lope Garçía de dos saetas por las espaldas e no ovo peligro.

   En el año del Señor de mil CDXXXVII años pelearon en Sancholos los Çamudianos e los Marroquines e de Anuçivay, estando desafiados; e ovo muchos feridos de anbas las partes e morió Sancho de las Ribas, fijo vastardo de Lope Garçía de las Ribas, de una saeta (de) que ovo por las verijas a cavo de IV días, que era man-çevo [col. b] de XIX años.

   E durando esta guerra, estovieron Lope Sánchez de Anuçivay e fijos de Ínigo Sánchez de Anuçivay e otros de Marroquines de Samano en Salzedo, en Lusa e en Mendieta con el Juan Marroquín e con Sancho de Lacavex peleando e escaramuçando cada día e morió allí Fortuno de Arenaca de Çamudianos, que era de los mejores d’ellos, de una saetada que ovo por la mano de pasmo. E tomaron Lope Garçía de las Ribas e Pero Ferrández de Salzedo e Pero Ferrández de Murga e los Çamudianos en una casa en La Errera a quatro Marroquines foradándoles la casa e matáronlos luego allí. E fue ferido Pero de Lasier, que era buen Çamudiano, por el rostro de una saeta e morió d’ella a XX días. E duró esta guerra e frontera (e) un año e más e ovo algunos otros muertos e feridos.

    

   Título de la pelea de las Ribas e de la muerte de fijas de Ínigo Sánchez de Anuçivay e otros

   En esta sazón mataron los Çamudianos en pelea entre las Ribas e Anuçivay a Ínigo de Anuçivay e a Sancho de Anuçivay e a Juan de Anuçivay, fijos de Ínigo Sánchez de Anuçivay. E fue la causa d’esta pelea que, estando en Salzedo todos estos, commo dicho es, levó el agua la presa de la azeña de las Ribas, que era de Lope Garçía; e no gela dexando fazer los de Anuçivay, fue Lope Garçía de las Ribas con todos los mejores de Çamudianos a la fazer, e los Ospines tanbién, que sienpre fueron en esta guerra. E fueron los de Anuçivay e algunos Marroquines en pos d’ellos e pelearon sobre la presa. E pasaron los Çamudianos el río e ovieron fuerte pelea e morieron allí aquellos tres hermanos e otros muchos feridos e ençerráronse en la casa de Anuçivay.

    

   Título de la pelea de Lusa, que ovieron Çamudianos e Marroquines, e de los que en ella morieron e de la pelea de Montermoso

   En el año del Señor de mil CDXVII años, en las guerras pasadas antes d’éstas, pelearon a la puente de Lusa Juan Sánchez, Duque de Salzedo, yendo de Calla con XXV omes; e acometiéronlo los Marroquines de Calla de Lusa e desvaratólos e ençerrólos dentro de la casa de Lusa. E morió allí Furtuno de Lusa, que era de los mejores d’ellos, e otros dos e fueron mucho feridos de anbas las partes. / [Fol. 420 v., col. a]

   En este tienpo fueron los Çamudianos e los Gordojanos con ellos, que eran de su tregua, sobre la ca(u)sa de Montermoso e, peleando al pie d’ella, mataron d’ella con una saeta a Sancho de Urrutia, hermano del alcalde de Urrutia, e Ferrando e otros.

    

   Título de la pelea que ovieron en la puente de Rastico los Çamudianos e Legiçamo e los Gordojanos e de l[os] (1058) que en [e]lla morieron

   En el año del Señor de mil CDXL años pelearon Lope Garçía de las Ribas e Pero Ferrández de Salzedo e Pero Ferrández de Murga e Tristán de Legiçamo e Ínigo Ospina de Ugarte a la puente de Rastico con Martín Sánchez de Palaçio e Martín de Ibargoen e con los Gordojanos, estando desafiados, e fueron vençidos los Çamudianos. E morieron d’ellos Juan de Volíbar e Gonzalo de Volívar, su hermano, e Pero de Volívar e Gonzalo de Volívar, su hermano, todos quatros primos, de feridas a cavo de quatro días; e morieron de Ospines dos omes e morieron de los Gordojanos quatro los omes, los tres escaramuçando antes de la pelea travada e Juan de Çaldo en medio de la puente. E fue esta pelea (1059) mucho profiada en medio de la puente. E ovo muchos feridos de anbas las partes e fueron vençidos los dichos Çamudianos e recogiéronse aquende la puente al recuesto. E en estos días enantes morió Juan de Ascaña ençima de Mundoña, que era Gordojano e buen omne, e otros días de anbas las partes.

    

   Título de la muerte de Martín de Ibargoen, fijo de Martín Sánchez de Ibargoen, e de la su causa

   En el año del Señor de mil CDXLVIII años, oviendo guerra entre Lope Furtado de Salzedo e los Çamudianos de su valía e los Marroquines e los de Ibargoen con Furtud Sánchez de Salzedo, que ya su hermano Pero Ferrández era muerto, commo dicho es, en la pelea de Çalla, que ovieron con Lope Garçía de Salazar, echaron los Gordojanos una çelada en Çalla; e saliéndose escaramuçando, fue ferido Martín de Ibargoen de una saeta alventadiza por la caveça e morió d’ella a cavo de día di[e]z (1060).

   En esa semana mataron los Gordojanos de noche en la casa de la puente [col. b] de Calla, quebrantándogela, a Furtuno de Palaçio e a su muger, que lo ayudava [a] defender.

    

   Título de cómo fue levantada la enemistad entre los de Maruri e de Terreros e de Arecha e de los de la Plaça e las causas d’ellas e de los que morieron por ello

   De grandes tienpos pasados tenían los del linaje de Maruri el alcalde del conçejo de Calla, seyendo omes pasiegos, que no ovieron enemistad con ninguno, aunque ellos de voluntad e de naturaleza querían más a Çamudianos que a otros linajes, salvo algunos, que, porque eran (que) de Marroquines, (que) se les pegaron por vevir en paz. E estos de Marruri creçían con las guerras de Marroquines e de Çamudianos porque algunos d’ellos se les pegavan a la paz como las moscas a la miel.

   E morió Juan Sánchez de Marruri, alcalde, que era el mayor d’ellos, [e] porque no dexó fijo ganó la dicha alcaldía del rey Ferrando de Caniego, que vivía en Terreros, que era de Mena, porque casara allí por consejo de Juan Galíndez de Terreros por la él aver d’él por dineros, e los de Marturi no gela quisieron dexar e posieron por su alcalde a Diego López de Haedo, que era el mejor de aquel linaje. E con el poder e con el tener defendiérongela e, poseyéndola, fizieron desgastar al dicho Ferrando de Caniego, andando en corte pleiteando, e al dicho Juan Galíndez, que lo fazía proseguir. E fezieron que matase un fijo d’este Ferrando de Caniego, que era mançevo, que se llamava Ferrando, aquel Diego López de Aedo, que era omne de LX años e más, e matólo cavo Gobeo, saliéndole de un maçanal, por detrás malamente. E así morió él mala muerte, que lo enforcó el Conde de Aro, como dicho es, en Çernuegla.

   E dende a poco pelearon estos de Maruri e los de Arteaga e de Terreros a la puente de Calla mucho reziamente e morieron quatro omes de anbas las partes e ovo muchos feridos e partiéronse así. E continuaron su guerra e los Çamudianos estovieron quedos, pesándoles d’ello, que por todos eran suyos (1061), // [Fol. 421 r., col. a] [los de] Arteaga con lança e los de Marruri por posadas.

    

   Título de la muerte de Furtuno de Marquina e de la guerra de los de la Plaça e Maruri e Marroquines e de otras cosas

   Estando estos linajes en treguas, llegaron en Goveo unos XXV omes del linaje de la Plaça de Valmaseda. Rebolvióles el diablo palabras con los de Maruri e ferió Sancho de Goveo, que era de Maruri, con un viratón a Furtuno de Marquina por los pechos e morió a çinco días en Valmaseda, que era casado con fija vastarda de Juan López de la Puente e tenía fijos en ella. E por esta causa juntáronse los de la Plaça e de Arteaga e Terreros con los de la Plaça contra los de Maruri e desafiáronlos e fazíanlos mucha guerra. Los de Maruri, veyéndose aquexados de mucho más poderosos que ellos, entraron en las treguas del solar de Salzedo, que eran a la sazón mayores d’él Lope Garçía de las Ribas e Pero Fernández de Salzedo e Pero Fernández de Murga, que vivía en Çalla, que los fijos de Ínigo Ortiz eran muertos e los nietos no eran venidos a Salzedo.

   E sobre esto juntáronse los de la Plaça e de Arteaga e los de Ibargoen de Gordojuela e Marroquines contra los Çamudianos e de Maruri e pelearon a la puente de Çalla. E mataron los Marroquines a los de Arteaga a Juan de Urrutia e a Sancho de Urrutia, su hermano, que eran de Maruri, e ovo muchos feridos. E después mató Rodrigo de Urrutia, fijo d’este Juan de Urrutia, a dos fijos del avad de Ameçaga en dos vezes él solo, toviéndolos desafiados, como onbre que lo valía, por la muerte de su padre. E otrosí ovo otras muertes e omeçidas entre ellos.

   E pelearon en Val de Aedo los de la Plaça e los de Aedo, que eran de Maruri, e morió allí Sarillu e otros de la Plaça e otro de los de Aedo, que eran de Maruri, e ovo muchas feridas. De todos Çamudianos venieron al apellido.

    

   Título (1062)

   En esta sazón, estando el dotor Pero Gómez, Corregidor, en Çalla e estando delante d’él todos los [col. b] de Çamudianos e Marroquines e Maruri e Arteaga en buena tregua, ovieron palabras los de Arteaga e Maruri e los de Arteaga, que eran pocos, ençerráronse en la casa de Juan de Lasarte, que posava el Corregidor. E peleando, mataron de dentro con las vallestas a Juan de Arteaga e a Sancho de Maruri e a Martín de Aedo, que eran Çamudianos e de Maruri, e ovo otros muchos feridos.

    

   Título de la venida de Lope Furtado de Salzedo e de los fechos que en su venida aconteçieron

   Después d’estos fechos e otros muchos pasados entre estos linajes, vino Lope Furtado de Salzedo a la tierra, ca avía seido la pelea de Çalla, que ovieron Marroquines e Arteaga e la Quadra e Velascos e Ibargoen e la Plaça con Lope Garçía de Salazar. E muerto Pero Fernández de Salzedo, como se contiene en el título de los fechos suyos, [a]lióse (1063) este Lope Furtado con Marroquines e Arteaga e Ibargoen e la Plaça e Traslaviña e Santullán e Velascos de Mena e con otros muchos porque no quisieron entrar en estas treguas Furtud Sánchez e sus sobrinos e Pero Fernández de Murga e sus fijos e deseyéndole ellos que en sus treguas no entrarían, pero que se juntase con su linaje de Çamudianos e que lo catarían todos por mejor; e él, no contento d’esto, fízose con los enemigos que avían muerto a Ínigo Ortiz, su agüelo, padre de doña Mençía, su madre. E por esta causa se siguió mucha enemistad e fue mucho quebrantado el linaje de Çamudianos unos con otros; e así como los contrarios ayudavan a Lope Furtado, así ayudavan Lope Garçía de Salazar a Pero Ferrández de Murga e a Furtud Sánchez de Salzedo e a su valía.

    

   Título de la muerte de Ínigo de Terreros e de Ochoa de Terreros e de otros fechos

   En el año del Señor de mil CDLV años mató malamente Martín de Terreros, hermano de Juan Galíndez, a Ínigo de Terreros, su primo, en el mercado de Valmaseda, metiéndolo en palabras, e diole una cochillada casi fortiblemente en la caveça de que morió a nueve días.

   En ese año mesmo, mató Sancho Vendaval, fijo de Sancho Garçía de Otanes, que andava alongado en Castro porque lo quería prender su padre, Ochoa de Terre-ros, / [Fol. 421 v., col. a] e dio con una revolla en la caveça e morió a cavo de XXX días.

   E así morieron estos dos buenos escuderos malamente, por que se dañó mucho aquel linaje de Arteaga, ca eran los mejores d’él, espeçialmente este Ochoa de Terreros, que era el mayor d’ellos.

    

   Título de cómo se levantó la primera enemistad entre los de Ibargoen e de Largacha

   En el año del Señor de mil CDLVI años, mataron malamente los de Ibargoen e de Río de Ayega a Sancho de la Vacuna, topándolo en el camino. E esta fue la primera sangre entre ellos vertida.

   Dende a XX días mataron Sancho de Largacha, fijo de Sancho Díaz, que era vastardo, e Lope de la Vacuna e otros [a] Juan Ortiz de Río de Ayega. E por estas muertes ha avido mucho derramamiento de sangre entre ellos.

    

   Título de la muerte de Garçía de Velasco e de otros en Mendueta de Aresviega

   En el año del Señor de mil CDXLVII años mataron los de Largacha [e] (1064) Furtud Sánchez de Salzedo e fijos de Pero Ferrández de Murga e otros Çamudianos a Garçía de Velasco, fijo de Ferrand Sánchez de Velasco, en una pelea en Mendieta de Arzeviega. E la causa d’esta muerte fue ésta: que los de Viergol, que moravan allí algunos d’ellos en Mendieta, eran açotados por un su vezino de Largacha que mataron, andando açotados con otros Marroquines. E çercáronlos una noche los de Largacha en una su casa e fueron a su apellido Furtud Sánchez de Salzedo e fijos de Pero Ferrández de Murga e otros Çamudianos e, conbatiéndolos, pegáronlos fuego, que eran con ellos Çamudianos los de Palaçio de Gordojuela. E (1065) vino en socorro d’ellos este Garçía de Velasco con mucha gente de Mena e pelearon con ellos. E fueron vençidos los Velascos de Mena e morió allí aqueste Garçía de Velasco e otros quatro de Mena; e quemándose, saltaron fuera e matáronlos quatro d’ellos. E morieron el avad de Garavilla e Juan de Allende de Largacha de sendas feridas que allí ovieron. E ovo muchos feridos.

    

   Título de la muerte de Sancho de Uribe e de la quema de su casa e de otros [col. b]

   En estos días quemaron los de Velasco de Mena la casa de Sancho de Uribe, no estando en ella ninguno, e después mataron a él mesmo en tregua e otras muchas muertes que ovo entre ellos, que serían largas d’escrevir. En esta sazón entraron los Velascos de Mena en Largacha e, peleando a la puente de Allende, fue ferido Pero de Ortes de Mena de una saeta por la caveça e morió a terçero día d’ella en su casa.

    

   Título de la muerte de Juan de Salazar de Burgacha, que fue muerto por ocasión

   En esta sazón, estando los de Velasco de Mena poderosos en la casa de Largacha porque Pero Ferrández de Largacha los acogió a mal su grado por el poder del Conde de Aro, (e) mataron Lope del Aedo e sus hermanos Pedro e Sancho e Diego e Rodrigo de Galbarranda, que andavan de noche pasando por allí, que andavan fuidos d’ellos, a Juan de Salazar, fijo de Pero Ferrández de Largacha, su pariente mayor, de dos saetadas que le dieron en topando, cuidando que era de los enemigos, e morió a seis días que fue ferido. E reçivió en ello mucho daño aquel linaje porque Pero Ferrández no avía otro fijo e lo mataron sus parientes, que quisieran tanto morir ellos mesmos.

    

   Título de cómo mataron los de Ibargoen malamente a Sancho Ortiz de Largacha e los de Palaçio a Sancho de Ugarte

   En esta sazón mataron los de Ibargoen en su casa malamente a Sancho Ortiz de Largacha, que era omne de bien e paziego; e después mataron a Sancho, su fijo, e a otros dos, sacándolos de una casa a salva fe. E después mataron los de Palaçio de Gordojuela a Sancho de Ugarte, escaramuçando, con una saeta de la casa de Palaçio por la caveça. E otros muchos morieron que no son aquí escritos.

   En esta sazón pelearon los de Largacha e de Palaçio con los Velascos de Mena en Mendieta de Arzeniega e fueron vençidos los Velascos e morieron allí tres omes d’ellos.

    

   Título de los que morieron entre Largacha e Palaçio de Ibargoen e de la muerte de Diego de Largacha e de otros muchos

   En esta sazón pelearon los de Largacha e Palaçio con los de Ibargoen al pie de la ferrería de Ibargoen e morieron allí Pero de Gastaneca e Martín de la // [Fol. 422 r., col. a] Puente e otro, que eran de Ibargoen, en poder d’ellos de Largacha; e después pelearon en Molinar e morieron Pero de la Viña e Martín de Molinillo e Juan d’Urdaniegio e otro e quedaron en poder de los de Ibargoen enemigos. E ovo otros muchos feridos. E estando los de Largacha aquella noche aposentados a la puente de Çubiete, mataron los de Ibargoen con una saeta por una saetera a Diego de Largacha, fijo mayor de Juan de Salazar de Largacha, que era de XX años, de una saeta por la caveça que morió súpito.

   

   Título de cómo mató Lope de Aedo malamente a Lope de Ugíbar malamente

   En el año del Señor de mil CDL años mató Lope de Aedo malamente en tregua de dentro de una casa en Güenes en buena tregua a Lope de Ugívar, que era de Arteaga, estando fuera seguro, con una saeta por las tripas e morió súpitamente.

   Después d’esto, a cavo de VIII años mató Sancho de Lasier, que era de Arteaga, a este Lope de Aedo en el canpo de Çalla, estando en buena paz solos anbos; e le dio çinco golpes a desora, que morió a terçero día, e fuese de la tierra por ello.

    

   Título de la pelea que ovieron los alcaldes de la hermandad con los de Ibargoen, que allí morieron

   En el año del Señor de mil CDLV años, estando el corregidor Juan González de Santo Domingo en Sudupe con los alcaldes de la hermandad de Vizcaya, enviaron al Merino a Gordojuela a fazer entregas por condenaçiones de penas en los de Ibargoen e pelearon con el Merino e con los Çamudianos e de Palacio, que eran con él. E morieron de los Çamudianos Sancho de Yarco, que era Çamudiano, e Juan d’Alierte e el Çide, que eran de Palaçio, e morió Pero Roiz de Susunça, que era de Ibargoen, e ovo otros muchos feridos.

    

   Título de la muerte de Juan Marroquín, fijo vastardo de Juan Marroquín de Montermoso

   En estos días mataron omes de los Çamudianos en tregua malamente en Sanchosolo, cavo su casa estando seguro, a Juan Marroquín, fijo vastardo de Juan Marroquín de Montermoso; e después mataron a Marroquín de Sant Pero, su hermano de madre, aquellos mesmos, en tregua, porque quería querellar aquella muerte.

   En esta sazón mataron el fijo del alcalde de Urrutia e otro [col. b] su primo a Juan Pérez de Larragorria, que era un omne de bien e paziego, a traiçión e fueron açotados por ello; e después los mataron anbos los fijos d’este Juan Pérez de Larragorria.

   En esta guerra mataron los de Largacha e de Palaçio a la puente del Verrón tres omes de los de Ibargoen en que eran açotados.

    

   Título de la muerte de Juan Pérez de Agirre e de Juan Peres de Norrieca e de otros de Largacha

   Otrosí en estas guerras de Gordojuela mataron Diaoche de Palaçio e Juan de Uribe e Lope de Ligorri e Lope de la Vacuna de Palaçio e de Largacha a Juan Pérez de Agirre, que era de Ibargoen, e fueron sentençiados por ello, porque lo mataron en tregua e seguro.

   En el año del Señor de mil CDLXIX años ovieron guerra en Llanteno entre los de Murga e los de Largacha e Palaçio e los de Ibargoen e mató Lope de Garavilla a Pero de Buege, que era de Murga, e prendiéronlo los de Murga e enpozáronlo los de Murga; e enpozáronlo por ello.

   Después mataron estos de Murga e de Ibargoen en tregua malamente a Juan Pérez de Norrieza e a Lope de Lavarrieta e a Martín Ferrero a las puertas de sus casas; e después mataron los de Largacha a Palaçio a Diego d’Echavarría e a Furtuno de Río de Ayega e a Diego de Mimetis e fezieron morir al fraire de Ibargoen, que lo corrieron dos leguas por montes e ríos fasta Mena e morió del cansançio luego.

    

   Título de la muerte de Lope de Murga, fijo de Ochoa de Murga e de otros fechos de Salzedo

   En el año del Señor de mil CDLXXIII años, en el primero día de março, volviéndose roídos e contienda entre Diego de Salzedo, fijo de Lope Furtado, e los de su valía e Juan de Salzedo e Sancho de Lacavex e Marroquines e Lope de Murga, fijo de Ochoa de Murga e los Semaruri, que eran fechos un vando contra el dicho Diego Furtado, e muertos en treguas Sancho de Çalla, que era de Diego Furtado de Salzedo e otros dos Marroquines, desafiáronse. E estando fuera tregua, estando dicho Diego Furtado aposentado en tres casas de Sudupe, llegaron Juan de Salzedo e Marroquines e Lope de Murga e, escaramuçando en el nozedal de Sulupe, fue ferido Lope de Murga de un viratón de la casa de Juan Çuri, muy cerca sobre una varrera de Milán, por la frente e entróle una mano, ca era vallesta rezia, e cayó en tierra; e levantóse e tomáronlo los / [Fol. 422 v., col. a] suyos e morió a terçero día en hedad de XXI años.

   Aquí se acava el XXIII libro que Lope Garçía de Salazar fizo en esta Istoria de las bienandanças e fortunas estando preso en la su casa de Sant Martín e comiénçase el XXIV libro, en que fabla de las enemistades e peleas e omeçidas que acaeçieron e se fizieron entre los solares e linajes de Muñatones e de Marroquines e de las causas d’ellas, espeçialmente de la pelea de Ornoas e muerte de los fijos de Diego Pérez e de la çerca de Achega e muerte de Gil de Linpias; e de la pelea e muertes de Sant Martín de Ontón e de las guerras de Achega e de la muerte de Sancho de Cordillas e de Varacaldo; e de la enemistad de las casas de Sant Martín e de la Sierra e de los de Vañales e de Pedriza e Portogalete; e de la pelea de la Madelena e muerte de Ínigo Sánchez de las Cuebas e de la muerte de Juan Sánchez de Salazar; e de la pelea de la Tenebregura e de la de Gari e muerte de Sancho Marroquín e de Juan de los Canpos de Salazar; e de la pelea de la Valuga e muerte de Urraca Ferrández e de otros muchos que en esta guerra morieron; e de la pelea de Santullán e de la muerte de Lope Lovo; e de la pelea de Sant Miculás de la Calçada e de la pelea de Layuze e muerte de Diego de Salazar; e de la pel[e]a de la Tenebregura e de los que en ella morieron; e de las peleas de la Lonba e de Ornos e del Arenal de Castro e de la entrada de Consant Juan Ortiz de Caráus; e de la pelea de noche de la Tenebregura e muerte de Ochoa del Corral e de la muerte de Diego de Salazar; e de la pelea de la cruçijada e de la pelea de Mendieta e de Çalla e de la Quadra e de la de Talledo e de la Puente Nueva e muerte de Diego de Otanes e de otras muchas cosas que los de Salazar fizieron en Samano e en Castro e en [E]splares e Çerdigo; e de los fechos de la torrata e de la guerra que de allí se fizo; e de la muerte de Ochoa de Miono e de Sancho de Santiago e de otros muchos fechos de aquella villa e comarca acaeçidos e muertes fechas e otras cosas. E comiénçase en fojas CDXXII.

________________________

   1036.- El espacio reservado al título ha quedado en blanco.

   1037.- yo mataré, repetido detrás.

   1038.- fijos e criados, reclamo al final del folio.

   1039.- omes, copiado dos veces.

   1040.- que, escrito nuevamente detrás.

   1041.- Lépez, en el manuscrito.

   1042.- que, repetido detrás.

   1043.- de quis, en el manuscrito.

   1044.- los, en el manuscrito.

   1045.- González, repetido detrás.

   1046.- Espacio en blanco en el manuscrito.

   1047.- Véase nota n. 1036.

   1048.- Idem.

   1049.- ovo mucha guerra, tachado seguidamente por el copista.

   1050.- don, interlineado por otra mano.

   1051.- Véase nota n. 1036.

   1052.- Espacio en blanco en el manuscrito.

   1053.- Véase nota n. 1036.

   1054.- En blanco en el manuscrito.

   1055.- muerto, en el manuscrito.

   1056.- e, en el manuscrito.

   1057.- Como en otras ocasiones ha quedado en blanco, pero otra mano ha añadido de cómo.

   1058.- la, en el manuscrito.

   1059.- fue, repetido seguidamente.

   1060.- diaz, en el manuscrito.

   1061.- los de Arteaga, reclamo al final del folio.

   1062.- Véase nota n. 1036.

   1063.- elióse, en el manuscrito.

   1064.- a, en el manuscrito.

   1065.- El signo tironiano ha sido copiado dos veces.