Libro XXV

   [Libro XXV]

   Fállase por memoria de los pasados que en el tienpo que reinava el rey don Pero en Castilla la villa de Castro de Urdiales e muchas çiudades, oviendo guerra entre los d’ella e de Samano e mucha contienda e omeçidas entre ellos e faziendo su guerra, traxieron los de Castro a Lope [col. b] Curi de Marquina con muchos omes por su sueldo para fazer guerra a los dichos valles e quemaron una madrugada a Garçi Falda de Ones en la su casa de lastra ensuziada, que es en los Corrales, e a su muger e fijos e muchos parientes e escapó Garçía de Otanes, su fijo de tres años, que lo sacó una su ama so las aldas, que fue después omne para mucho.

   Enemistad antigua fue en la villa de Castro entre los Amoroses e Vergones e entre los de la Marca e ovo muertes e omeçidas entre ellos sobre quál valerían más. E seyendo Juan González de la Marca merino por el [rey] (1099) don Pero e valiendo mucho con él, tomó en Aguera preso a Juan Sánchez Marroquín de Montehermoso, que andava por las tierras comiendo e no contando e robando los caminos, tráxolo preso a Castro e enpozólo en la concha de la villa. E fecho esto, estando en guerra con los dichos Amoroses e Vergones, faziéndose guerra entre ellos, los de la Marca por el rey don Pero e los Vergones por el rey don Enrique, (e) armó este Juan González una galeota e fue a la villa de Santander. E supiendo su venida, armaron los Bregones e Juan Amorós una varca e saliéronse de noche con la luna al través d’Eslares. E veniendo peleando en uno e llegados sobre el castillo de Castro, este Juan González, por sus pecados o porque ovo ardi[d], fizo a dos moços votar el esquife de la galeota para se salir en tierra sin lo saver los suyos e, entrando en ella, volvióse con él e con el peso de las armas fuese al suelo e nunca pareçió muerto ni vivo; e perdiéronse los moços tanbién. E los de la galeota defendiéronse como omes e veniéronse a su varrio e desenbarcaron; e quando preguntaron por Juan González al desenbarcar e no lo fallaron, cuidaron que era salido en la villa con el asquife e, quando no lo fallaron en ella ni los moços, no sopieron qué era d’él, fasta que otro día de mañana fallaron el esquife en la ribera e los moços afogados e vieron que // [Fol. 437 r., col. a] era perdido. E por esta muerte morió Martín Cacha de la Marca e otros de anbas las partes e esta fue la primera omeçida entre ellos.

   En esta sazón mataron Diego Pérez de Miono el Viejo e Sancho Ortiz Marroquín, su hermano, fijos de Pero Sánchez de Miono Marroquín, a Lope Garçía de las Cuebas, que los avía echado de Samano, después (1100) que Juan López de Sant Pelayo los metió en ella. E se fueron a Pero Ferrández de Velasco, saliendo de Salzedo, echándole çelada en Santa María de Ternedo, fuéndose descudado en una mula e otros pocos con él. E porque d’él ni de su hermano Ínigo Sánchez no quedaron fijos, quedóles todo el mando de Samano.

    

   Título de las muerte e talas que pasaron en Samano en el tienpo de los reyes don Pero e don Enrique

   Después d’esto ovieron mucha guerra Lope Garçía de Otanes e Gonzalo Pérez del Río e los de Urdiales con estos Marroquines en el tienpo de las guerras de los dichos reyes don Pero e don Enrique. E quando el rey don Pero vençió al rey don Enrique, talaron estos de Otanes e del Río e de Urdiales todas las casas e bienes de los dichos Marroquines; después, quando morió el rey don Pero, atalaron los dichos Marroquines todas las casas e bienes de Otanes e del Río e de Urdiales e después, a tienpo, venieron los Marroquines de Goriezo a Otañes la de Arriba por el monte. E partiendo de allí e veniendo por Santullán, mataron por consejo e [mandado] (1101) de los dichos Diego Pérez de Miono el Viejo e de Sancho Ortiz, su hermano, so el fresno de Santullán, cavo la iglesia, a Sancho Garçía de Otanes, seyendo viejo de XC años, e a Pero del Río con él e más. E por esta muerte se suçedieron muertes e omeçidas e suçeden oy día. E mató Garçi Sánchez de Otañes, fijo(s) d’este Sancho Garçía, algunos de aquellos de Goriezo por la [muerte] (1102) del dicho su padre. E aquí dexa el cuento d’estas guerras porque se torna e á tornado a contar en las guerras de los de Muñatones e Marroquines, como se contiene en los sus títulos de las omeçidas.

    

   Título (1103) [col. b]

   En esta sazón, los Marroquines, con orgullo quesiendo asojuzgar a los Amoroses, e ellos, por no se lo consentir, ovieron muertes e omeçidas e mató Juan Amorós dos omes de Marroquines. E toviendo el dicho Juan Amorós e a sus parientes en la torreta de Santa María de los Portales, juntáronse sobre ellos Diego Pérez de Miono, fijo de Diego Pérez el Viejo, e Sancho Ortiz, su primo, seyendo mançevos, e todo su linaje de Samano e de Goriezo e de Salzedo e çercaron la dicha torrata. E toviéndola çercada conbatiéndola cada día e no esperando socorro, pleitearon Juan Gisado e Pero Gisado, su hermano, e otros çinco que en ella estavan de salvar las vidas e ser sueltos e dieron la casa a media noche con luna, jurándoles delante la Virgen María de gela guardar; e salidos, degolláronlos a todos siete crudamente. E por esta muerte se fueron estos Amorosos a Juan Sánchez de Salazar, segund se contiene en el título de la su muerte, segund dicho es.

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en Varacaldo entre los de Retuerto e de Susunaga e de Iráuregi e de las causas d’ellas

   En el año del Señor de mil CCCLXX años, seyendo vezinos estos linajes de Varacaldo e oviendo sus intençiones, como vezinos, a quál valería más en la tierra, mataron los fijos de Juan Ibáñez Ferrero de Retuerto a Rodrigo Ibañes de Iráuregi e a Juan Negre de Susumaga, hermano de Martín Sánchez de Susunaga, en buena paz. E la causa d’esta muerte fue porque los fijos d’este Rodrigo Ibáñez forçaron una muger moça, mançeva de Çurixe, fijo de Ferreros, que era omne mançevo e soverbio. E esta fue la primera sangre vertida en Varacaldo e por estas muertes fueron sentençiados e echados de la tierra; e fuéronse a la frontera de los moros e servieron dos años en la villa de Tevardales. E veniendo con el perdón del Rey e con el previllej[i]o de la dicha villa, (e) veniéronse a la tierra. E estando alboroçados todos por su venida, deziendo / [Fol. 437 v., col. a] que no les avía de valer el perdón, e estando Ferrero e sus fijos e sobrinos en una casa de sobrado de Rodrigo Ibañes de Retuerto, hermano de Ferrero, en Landáburru, levantáronse las hermandades e los alcaldes e con ellas Gonzalo Gómez de Butrón e Martín Sánchez de Legiçamó[n] e çercáronlos en aquella casa. E levantándose Juan Sánchez de Salazar e Pero Ferrández de la Sierra e todo el solar de Muñatones e sus valedores para los socorrer e llegados en Sesto grand gente e andando tratos entre ellos e toviendo seguro de ocho días, diéronles fuego antes del día Gonzalo Gómez e los contrarios e de Legiçamó[n]; e saltando fuera de la casa, mataron con las armas al dicho Ferrero e sus fijos e sobrinos e algunos parientes, que no dexaron uno, tanbién a los que no eran açotados como a los otros.

    

   Título de cómo mataron fijos de Ferrero de Varacaldo a Sancho Garçía Cardo e a Ochoa Urtiz

   E quedando avateçido linaje de Retuerto, a cavo de XX años mataron Juan Ibañes de Retuerto e Ínigo Sánchez, su hermano, fijos de Ferrero de Retuerto, que quedaron pequeños de cada dos años, e Sancho Garçía Cardo de Muñatones e otros con ellos de Somorrostro a Ochoa Urtiz de Arteaga, que era de los mejores de Susunaga e de Iránsegi, que avía seido causador de aquellas muertes e quema, que era vezino en la primera casa, e fueron açotados e echados de la tierra. E andovieron en las guerras de Portogal fasta que ganaron perdón del Rey e sosegaron en la tierra.

    

   Título de la pelea e muerte de Sancho de Tapia de Retuerto e de la causa d’ello

   En el año del Señor de mil CDXX años pelearon estos linajes de Varacaldo en uno, estando desafiados sobre entençiones, en el nozedal de Retuerto e fueron ençerrados los de Retuerto, ca eran pocos e los otros muchos, e fue ferido Sancho de Tapia de Retuerto de una saeta por la caveça e morió luego súpitamente; ovo otros feridos. E en-ante [col. b] tres años d’esto ovieron estos linajes contienda e pasáronse los de Tuerto Juan de Arana e una su parentela que era de Varrate. E moltiplicando los de Retuerto con ellos, diéronle los fijos de Martín Sánchez de Susunaga quatro porqueradas aquel Juan de Arana a traiçión en Retuerto; e dexándolo por muerto, escapó e después los fizo mucho daño.

   E andando en esto, porque los de Susunaga e Iráuregi eran más, asoverviándolos, dieron de palos algunos viejos d’ellos e veniéronse [a] querellar a Ochoa de Salazar e fueron los sobrinos e omes levantados a Varacaldo e apalearon aquellos que lo avían fecho e fizieron saltar a la canal de Veurto algunos d’ellos. E sobre esto echaron el apellido a Vutrón e vino Gonzalo Gómez e todo su solar e pasaron a Varacaldo, sino él, que no pasó aquende. E fue (a) Ochoa de Salazar en socorro d’ellos de Retuerto e juntáronse en Landáburu para pelear. E como eran parientes e de un linaje, (e) entraron d’ellos en medio e trataron seguro de tres días e que aquella noche saliesen todos de Varacaldo. E juntáronse otro día en las Arenas de Portogalete Gonzalo Gómez e (o) Ochoa de Salazar e todos los mejores de sus solares, L por L, e trataron tregua entre los de Varacaldo, más que por quitar roído e contienda de los dichos Gonzalo Gómez e Ochoa de Salazar que por ruido que oviese en Varacaldo, que no toviesen qu’entender ellos ni sus parientes entre ellos e que lo oviesen de sí a sí, ca estonçes tantos eran los de Retuerto como los otros. E así pasaron grand tienpo, e pasan agora, aunque después que Pero Porra, fijo de Ochoa de Salazar, fue [a] poblar allí, le fueron dados doze omes de Somorrostro que fuesen en sus treguas.

    

   Título de la pelea e muerte que ovo entre Pero Porra e los de Iráuregi e de Retuerto // [Fol. 438 r., col. a]

   Después pelearon Pero Porra e los de Retuerto en Ibarra con los de Iráuregi e ovo otros feridos. Después, en esta sazón, mató Juan de Reguiti (1104), cordonero, a Juan de Arteaga, seyendo anbos de Retuerto, porque lo desonrava, que le levó la caveça por el pescueço de una cochillada; e fue açotado e echado de la tierra para sienpre e morió desterrado.

    

   Título de cómo se mataron Furtún Ibáñez de Aldarando e los fijos de Ferrando Ibañes de Iráuregi

   En el año del Señor de mil CDXXXVIII años mataron Furtún Ibañes de Aldarando e sus fijos a Ferrando de Iráuregi e a Ferrando, su hermano, ençima de sobre tapia e mataron ellos al dicho Furtud Ibañes allí luego. E la causa d’estas muertes fue ésta: que seyendo vezinos estos Ferrand Ibañes de Iráuregi e sus fijos e este Ferrand Ibañes e los suyos e mucho malquerientes, vino Furtún Ibañes e sus fijos con unos diez omes un domingo a Retuerto a ver a Ochoa Martínez de Retuerto, que yazía doliente, antes de misa e, saliendo de allí e llegando sobre tapia a la cruçijada, juntáronse con él los fijos de Ferrando Ibáñez e otros sus parientes, que eran X por diez, e juntos, fuéndose en el camino sin se fallar, començaron los omes mançevos a ir faziendo ademanes, saltando e sacudiendo las lanças e, llegando sobre ello en palabras, pelearon e morieron allí Ferrando de Iráuregi, fijo mayor de Ferrando Ibañes, e Ferrando, su hermano; e yoguiendo este menor en tierra casi muerto, diole con una lança al dicho Ferrando Ibañes por el muslo en la vena organal e cayó muerto a par d’él. E fueron otros malferidos e corridos los de Iráuregi.

    

   Título de cómo vino el conçejo de Vilvao sobre Varacaldo e de las muertes que entre ellos acaeçieron

   En el año del Señor de mil CDXLII años, levantóse todo el conçejo de Vilvao a canpana repicada e entraron en Varacaldo, deziendo que fazían açoque e ventas e reventas en los molinos de Çubileta e de Retuerto e en o-tros [col. b] logares, e llegaron a Retuerto e quemaron los molinos de allí e conbatieron a Pero Porra, que estava en la su casa, e ferióles d’ella quatro omes e matóles dos con XX omes que a desora entraron con él. E dexando aquella casa, fueron a Landáburu e pelearon allí con los de Iráuregi e de Susunaga e de Retuerto, que se juntaron allí, e matáronles otros dos omes e feriéronles otros seis. E fuéronse de mal cavo a la villa con poca onra e, si esperaran un poco más, fueran peor, que ya era llegado Lope Garçía de Salazar e sus fijos e parientes en socorro de Pero Porra, su hermano.

    

   Título de la muerte de Martín Avad de Iráuregi e de la causa d’ella e de los que morieron

   En el año del Señor de mil CDXL años mataron dos fijos de Garçía de Vasarrate, cordonero, a Martín Avad de Iráuregi en el arvolar de Vasarrate en La Cordonoría, estándose seguro e seyendo de un linaje e parientes. E la causa d’esta muerte fue porque este Martín Avad se le echava públicamente al mayor d’estos hermanos con la muger, seyendo vezinos, e burlava d’él por detrás; e dexándolo muerto, fuéronse de la tierra. Este Martín Avad ovo muerto a Carrasco e a otro, que fueron en la muerte de sus hermanos con Furtud Ibañes de Aldarando, como dicho es.

    

   Título de la muerte de Rodrigo Ibañes de Irá[u]regi (1105) e de Sancho de Babrica e de otros de Varacaldo e de la causa d’ello

   En el año del Señor de mil CDLXIII años mataron Pero de Salazar e Lope de Salazar de Retuerto, fijos de Pero Porra, a Rodrigo de Iráuregi e al fijo del avad de Landáburri en Llano e un domingo e sus parientes. E la causa d’esta muerte fue que, estando mucho omiçiados estos linajes porque medio año antes d’esto mató Rodrigo de Iráuregi, fijo d’este Rodrigo Ibañes, a Sancho d’Escabrica, que era de Retuerto, allí al molino de Retuerto sobre contenentes e estando de asaz vino e, muerto aquél, fueron luego sus hermanos e primos d’este Sancho d’Escabriça e mataron a Martín Ibánez d’Escabriça e a Martín de Sasia e fueron sentençiados e talados sus bienes por ello. E estando estos Pero e Lope de Retuerto con XVIII omes en la taverna cavo Llano en / [Fol. 438 v., col. a] ( ) (1106), llegó Rodrigo Ibañes con sus omes e falló allí otros seze omes de sus parientes, que eran todos XXII omes. Estando todos juntos en uno, sobre contenentes pelearon e mató Pero de Salazar por su mano a Rodrigo Ibáñez e Sancho quedó en su poder; e morió otro fijo del avad de Vasarrate e ovo otros feridos e ençerráronse los de Irráurregi. E fueron Pero Lope, fijos de Pero Porra, e Juan de Ibarra e otros seten[çi]ados por ello. E después mataron los fijos d’este Rodrigo Ibañes a Gastea Ferrero, que era de Retuerto, llamándolo sobre seguro a vistas en un monte de Velgarris, deziendo que lo querían perdonar.

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en la tierra de Somorrostro e de la villa de Portogalete e de las muertes e causas d’ellas

   Contado ha la istoria cómmo morieron Garçía de la Rigada e Sancho de la Sierra e cómo allegaron parentelas e, creçidos los fijos e sobrinos, aquéllos entraron en sus entençiones e pelearon en Memerea en una taverna reziamente sobre entençiones e palabras; e fueron vençidos los de Cordillas e de la Rigada e morieron de feridas dentro de tres días Martín de la Rigada, sobrino de aquel Garçía de la Rigada, e Pero de Cordillas, hermano de Sancho de Cordillas, e Ferrand Garçía de la Rigada, fijo de Garçía de la Rigada, e fueron feridos Sancho de Cordillas e otros. E matáronlos Sancho de la Sierra, fijo(s) de aquel Sancho de la Sierra, e Martín Pérez de Povena e Pero Espantado e Sancho Viejo e Pero de San Llorenti, sus primos; e fueron açotados e echados un tienpo de la tierra e perdieron muchos bienes, fasta que ovieron perdón del Rey en la guerra de Portogal.

    

   Título de las muertes de Sancho de la Sierra e de Fortuno de Sopena e de otros de Somorrostro

   Después, en el año del Señor de mil CDXIII años mató Sancho de la Sierra, fijo d’este Sancho de la Sierra, a Martino de Pucheta Ferrero, seyendo viejo e el Sancho moço, sobre daño de un pequeño golpe que le dio en la caveça. Después mató este Sancho de la Sierra a Urtixe de Sopena malamente al río de Pucheta porque le prendió dos bueyes por leña que le devía, que le dio de una lança por las tripas e saliéronle todas [col. b] fuera e morió luego. E acogióse azia Sant Martín, seyendo muchos amigos e vezinos.

   Llegaron al apellido Juan Garrido e Martín de Sovabardún e Ochoa e Sancho, fijos de Juan de Sovabardún, que eran parientes d’este Urtixe de Sopena, aunque ellos eran de los de la Sierra, e fueron en pos del dicho Sancho de la Sierra con Juan Pérez, fijo del muerto. E como los vio Sancho de la Sierra, su padre, reçelándose que lo alcançarían, fue en pos d’ellos e alcançólos; e desonrándolos de palabra e tirándoles armas, que ya eran recreçidos muchos abaxo de la casa de Sant Martín a la llana del puerto, ca el fijo era pasado a Poveña, e tornando sobre sí, no lo podiendo escusar, diole Sancho de Sovabardún, el hermano menor, con una saeta por las verijas con una vallesta pequeña e morió a cavo de tres días. E fueron açotados e pasaron en Françia e allá morieron, sino los dos que tornaron seyendo viejos e les perdonaron.

   En el año del Señor de mil CDXXIII años mató Martín de la Rigada a Ínigo de Retuerto e a Pedro, su fijo, que eran de la Sierra, seyendo vezinos, estando en Musques. E la causa d’esta muerte fue porqu’el dicho Martín de la Rigada, estando solo, tomáronlo en palabras e desonráronle e diéronle dos golpes pequeños en el rostro. E fuese a su casa e tomó un pavés e una lança e un dardo e salió a la puerta de su casa; e tomaron ellos, padre e fijo, dos paveses e sus lanças e seguiéronlo. E reçeviéndolos, dio con el dardo arriba del pavés al dicho Ínigo, que era ya omne mucho esforçado, por la frente e cayó luego muerto; e fuese para el fijo e diole con la lança entr’el pavés en descobierto por las tripas e derribólo en tierra. E morió a cavo de tres días e fue açotado por ello.

    

   Título de la muerte de Sancho de Traslanillo e cómo se perdió Lope de la Rigada, que lo mató

   En el año del Señor de mil CDXL años mató Lope de la Rigada, fijo d’este Martín de la Rigada, a Sancho de Traslanillo, estando en la torrata de Castro dormiendo en la cama, commo dicho es en el dicho capítulo de Lope Garçía. E ido él, pelearon el día que lo sopieron los de la Sierra e de Cordillas en Po-veña // [Fol. 439 r., col. a] e morió Martín de Sajuentes de Cordillas de una saeta que ovo por el rostro a cavo de otro día. E desafiáronse e pelearon en el salle de Poveña reziamente e morieron Lope de Cordillas, que era el mejor d’ellos, e Pero Espando e Lope de Ontón de los de la Sierra de golpes de sendas saetas súpitamente; e ovo muchos feridos de anbas las partes.

    

   Título (1107)

   Después d’esto, en el año del Señor de mil CDL años pelearon estos linajes de la Sierra e de Cordillas, estando en buena paz, en Poveña, estando a las misas del abad de la Varzena, sobre palabras e malas voluntades. E morieron de los de la Sierra Pero de Santelises de Achega e Sancho de Sant Llorente e Pero de Fresnedo e la muger de Juan de Sant Llorente e la fija de Pero Conde de sendas saetadas súpitamente; e el Sancho de Santo Llorente morió de una lança e de un cochillo. E fueron açotados Juan de Villela e Pero de la Oya e otros XX omes e morieron en Nápoles los seis e más d’ellos; e los otros fueron mucho travajados por justiçia. E fueron en estas muertes Rodrigo de Montaño e Ochoa de Montaño e sus parientes e fueron açotados este Ochoa e sus parientes e morieron tres d’ellos en Nápoles sentençiados.

    

   Título de las muertes que se fizieron en Ontón e Valtezana vezinos con vezinos

   Después d’esto pelearon en Ontón vezinos con vezinos e morieron unos de los unos e de los otros, que se siguen sobre vendezes, seyendo los unos de la Sierra e los otros de Cordillas: Martín de Fonçerrada e Juan de Pucheta e Martín de Fonçerrada e Lope Idapatón.

    

   Título de cómo se mataron estos de Ontón en Braçumar, seyendo padre e fijos

   D’estos de Ontón, veniendo un día de Castro dos padres e quatro fijos, seyendo cuñados, sobre dineros de casamiento de pleito de ante el vicario e viniendo hartos de vino, volvióseles ruido a Braçamar e morieron Juan Pérez de allende Rio e Diego, su fijo, e quedó el avad, su fijo, con cuatro feridas; morieron [col. b] de los otros tres Salamón e Juan, fijo, e quedó Pero, su fijo, con quatro golpes. E así morieron de seyes los quatro e los dos quedaron con cada quatro golpes, seyendo unos e padres e fijos e cuñados.

    

   Título de la segunda pelea que ovieron los de Cordillas e de la Sierra en Povena e de los que morieron

   Después d’esto pelearon en Poveña unos XX omes d’estos de la Sierra e de Cordillas sobre vendes e mató Lope de Musques con una lança a Juan de las Vorcas, seyendo vezinos, que era de Cordillas, e fue açotado e pasó mucho travaxo e después se salvó. Después mató Juan de Leçama malamente, nieto del Fero de Pucheta, a Juan de Cormano con un dardo, que era de la Sierra, e el muerto, e fue açotado e morió por mal cavo en Aragón.

    

   Título de las muertes que se fizieron en esta Somorrostro entre los linajes e vezinos d’ella

   En esta sazón mató Martino de Pucheta, fijo de Matarratos, que era de la Sierra, a Juan de la Vodega, que era de Cordillas, sobre palabras por prendas que le tenía, e diole de una lança por la çinta a culpa del muerto e morió a çinco días; e fue açotado e ido de la tierra e morió desterrado.

   En el año del Señor de mil CDX años mató Juan Avad de Sant Martín a Rodrigo de Sant Martín, seyendo vezinos e parientes, sobre palabras de vendes de una cochillada que le dio a cavo de XXX días e fue desterrado algund tienpo. E después mató Rodrigo, fijo d’este Rodrigo de San Martín, a Juan de Sant Martín, su hermano, con una lança sobre palabras. E después d’esto mató Juan de Sant Martín, fijo d’este avad de Sant Martín, a Sancho, su fijo, porque le tornava e no le catava vergüeña con una espada que le metió por los muslos súpitamente. E fueron estos anbos de la tierra por luengo tienpo.

    

   Título de la muerte de Ochoa de valle de Somorrostro e de la causa d’ella

   En esta sazón mataron Lope de Salazar e Gonzalo de Salazar e Pero de Salazar, fijos de Lope Garçía, a Ochoa de Valle, (e) delante la casa de Sant Martín, en junta que allí se fazía, porque se igualó con ellos en palabras sobre fechos de la tierra, que era ome perverso, de mala manera e forçándose en los de Cordillas, estando Lope Garçía, su padre, desterrado en Santa María de Puerto. / [Fol. 439 v., col. a]

    

   Título de otras muchas muertes que se fizieron en esta tierra de Somorrostro entre vezino[s] e por qué causa

   En el año del Señor de mil CDLIV años mataron a Juan, fijo de Sancho Lovo, tendero, velando en Sant Mamés de noche, no sopiendo quién. E la causa de su muerte fue porqu’él levó una mançeva de Juan de Salazar, fijo de Lope Garçía, e díxose qu’él lo matara.

   Después d’esto mató Pero, fijo de Fraire, a Ferrando de Valle malamente con una lança en la taverna por el muslo; e morió a diez días e fue luego priso e enpozado luego por Lope Garçía de Salazar en el río de Sant Martín otro día qu’él morió. Diez años antes d’esto enpozó Lope Garçía a Juan de Memeria, fijo de Varragu, en el río de Sant Martín porque era ladrón público e de suzias cosas, así de iglesias como de ál.

   En el año del Señor de mil CCCLXXX años mató Martino de Sopena a Fortuno de Sopena, su tío, seyendo viejos, malamente, metiéndole un cochillo por el vientre. Después mató Diego Cotaseno de Muñatones a este Martino de Sopena en la Yunta de Sant Martín de Avanto porque lo ferió a traiçión; e matólo por eso e aun por causa d’esa muerte del dicho Fortuno de Sopena.

   En esta sazón mató Diego de Sopena a Pero de Llano sobre palabras de taverna con una lança por el estómago e fue açotado e desterrado para sienpre jamás. Después mató Sancho Çapatu, hermano d’este Diego de Sopena, a Sancho de Llano, fijo d’este Pero de Llano, con una lança por el estómago porqu’él lo ferió allí con una lança e otro su pariente; e veyéndose ferido e que lo quería más ferir, matólo así. Después mató Juan de Llano a Juan de Pucheta, que era açotado, por la muerte de Pero de Llano, su padre.

   En el año del Señor de mil CDXVIII años mató Xanete de Loredo en una taverna sobre palabras a Juan de Çavalla, su vezino, con una lança e fue açotado; e andando fuera de la tierra, lo mataron por esta muerte en la villa de Valmaseda Ínigo de Sajuentes e Pero de Fresnedo, toviéndolo desafiado.

   En el año del Señor de mil CDXXXII años mató Pero Ibañes de Nozedal a Juan de Nozedal, seyendo parientes e vezinos, en el monte de Acha-niega [col. b] con una acha dándole en la caveça; e echólo de unas peñas abajo por envidia que avía que tenía más heredades de algunos comarçanos e no le dexava d’ellas. E fue açotado e echado de la tierra e morió desterrado por mal cabo en Aragón.

    

   Título de las guerras e muertes que ovo en la villa de Portogalete e de la causa

   En el año del Señor de mil CDXVlI años ovo guerra e mucha contienda en la villa de Portogalete entre Juan López de Salazar e Ferránd Sánchez de la Sierra e Martín Sánchez de Vañales e Pero Martines de la Pedriza, que eran todos tres contra él, e duró gran tienpo e ovieron muchas muertes. E morieron de los de la Sierra Juan de Laredo e Larreaxe, criado de Juan López.

   En estos días mataron Juan de la Pedriza e Pero de la Pedriza, fijos de Pero Martínez, a Garçía de Agüero, tendero de Vilvao. E la causa de su muerte fue, como el diablo acarrea las cosas, que estando un día en la calle de Portogalete, mostró este Garçía de Agüero XXX pieças de oro sobre apuesta de burla e, como gelas vieron aquellos tres hermanos, ovieron fabla de lo matar e tomárgelas e fabló Martín Avad, el hermano menor, con él en secreto que fuese a una cueva ribera de la mar e que le venderían un paño que tenían furtado por lo medio que valía. E como la codiçia es ramo de todo mal, llevólo allá a medio del día sin lo ver ninguno e, como ellos yazían allí, tomáronlo e afogáronlo e soterráronlo; e muerto, no le fallaron blanca, ca él no lo levó por miedo que no lo robasen, temiéndose del algo e no de la persona.

   Tras esto vino otro daño, que, pareçiendo este muerto e no sopiendo quién lo matara, tomaron antojo con Juan Ibañes de Retuerto de Larcocha e con su muger, que vivía en Portogalete, que tratavan pleito con el dicho Juan de Agüero por dineros que le devían, deziendo que ellos lo abrían muerto, e prendiólos el dotor Gonzalo Moro e desterrólos. E perdieron mucho de su fazienda fasta que la verdad fue savida // [Fol. 440 r., col. a] porque un pasajero, pasando en un vatel, vio cómo lo afogavan, él e su muger con él, e gelo dixo en secreto. E porqu’el dotor morió, no fizo justiçia en ellos, pero fízola Dios, que breve morieron todos tres hermanos (e) muertes desnaturadas; e así morió una su hermana d’ellos, que fue en la fabla con ellos.

    

   Título de la muerte de Juan de Mesperuça e de Juan Pérez, tendero, e de las causas d’ello

   En el año del Señor de mil CDXIX años ovo roído en la villa de Portogalete entre Ferrando de la Sierra, fijo vastardo de Ferrand Sánchez, e Juan Pérez, tendero, e Juan de Nesperuça e morió un fijo d’este Ferrando de la Sierra, que era de la teta, por ocasión, toviéndolo su madre en los braços. E por esta causa mataron este Ferrando de la Sierra e Ferrando de Iráuregi, su cuñado, su conpañero, en el Arenal de Sesto a estos Juan Pérez, tendero, e a Juan de Nesperuça e fueron açotados e talados; e fueron de la tierra e morió allá aqueste Ferrando.

   

   Título de las muertes que ovo en el conçejo de Musques e de las causas d’ellas e quáles fueron

   En el año del Señor de mil CCCXC años mató Martín Roiz de Musques a traiçión a Mecha, fijo de Diego Pérez Rallón, que era de Muñatones, a la fuente de Musques, metiéndole un cochillo por los pechos; e como se vio muerto, diole con un cochillo por el garguero.

   En el año del Señor de mil CDXXVI años mató Lope del Cuadro, nieto d’este Martín Roiz e fijo de Juan Blanco, a Gonzalo Mudarra, criado de Ochoa de Salazar, en Lequitio, estando en el su vaxel, porque le dixo, yoguiendo en la cama, a él e a otro marinero que varajavan que callasen; e sin le dezir cosa, metióle un cochillo por los pechos e morió súpitamente e saltó a la mar. E fueron desterrados él e Juan de Sovarçabo Vabardún e Pero de Sovabardún, sus hermanos, por esta muerte e morieron por mal cavo en tierras e reinos estraños.

   En el año del Señor de mil CDLV años mató Sancho de la Sierra, fijo de Sancho de la Sierra, sobre palabras de vendes en Povena a Fortuno de Salazar, fijo de Juan de Salazar de Poveña, de una cochillada que le dio, a cavo de XL días e más. [col. b] E anduvo sentençiado mucho tienpo e fue perdonado por dineros.

 

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en Galdam[e]s e en Sopuerta e de las muertes e omeçidas que ovo entre ellos e de las causas d’ellas e de la muerte de Pero Larrea e de su hermano

   Morando en Loiçaga Sancho Larrea e Pero Larrea, su hermano, e fijos de Macuste de Ganboa, que pobló a Loiçaga, otrosí vivía en Someano Sancho Núñez de Someano, fijo de Sancho Momes el Viejo, que eran todos enparentados en la tierra, e ovieron enemistad e malquerençia sobre quál valería más en ella e ovieron una pelea entre Luiçaga e Someano. E fuendo vençedores estos de Loiçaga, morió allí Pero Larrea e, siguiéndolos Sancho Larrea, su hermano, por son de Samano arriba azia Samano, que no osavan reparar aquende, llegando a Braçumar, matólo un vallestero de una viña.

   Esta fue la primera sangre vertida en Galdames. E por reçelo d’estas muertes fizo este Sancho Momes la vastida de sobre el Arenado e una casa dentro d’ella. Morando allí en él, salió don Diego López, fijo vastardo del Señor de Vizcaya, que vivía en Aburnicano, que era sobrino d’estos Pero Larrea e Sancho Larrea, fijo de su hermana, una noche de Navidad e quemólo en un palaçio que tenía fuera, con todos los de su casa, porque lo vendió un su criado vizcaíno que con él vivía; e después quemaron el cadahalso.

    

   Título de cómo mataron los de Mendieta a los cavalleros de Sant Christóval e de la causa d’ello

   En el valle e tierra de Sopuerta avía dos linajes, conviene [a saber], el de Sant Christóval e de Mendieta, e ovieron mucha guerra, seyendo vezinos, sobre el mando de la tierra. E pelearon en la canpa de la Valuga e morieron allí los cavalleros de Sant Christóval, que eran un padre e dos fijos e dos sobrinos, que lo[s] mataron los de Mendieta; e porque no quedaron d’ellos fijos ni omne de linajes d’ellos fezieron su eredero a Lope Garçía de Salazar porque eran de su linaje por Salzedo, como dicho es, por que demandasen su muerte. El qual, toviéndolos desafiados e no les podiendo enpeçer en la / [Fol. 440 v., col. a] tierra, salió un día de la su casa de Nograro con XV de cavallo e de mulas e diez omes de pie en figura de judíos e arrendadores e con tales vestiduras e levando las gallinas colgadas muertas de los estribos e enbiando omes adovar de comer a Sopuerta e los de cavallo, levando sus lorigas escondidas e sus lanças, como camineros. E como lo sopieron los de Mendieta, que solían estar ençerrados por estas enemistades, saliéronles a pedir a la calçada, como solían; e reparando, los primeros començárongelo a dar. Llegó Lope Garçía con los diez de cavallos como judíos, dio de lançadas en ellos e, matando en ellos fasta las puertas de la torre, quedaron allí muertos siete omes de los mejores d’ellos e más.

    

   Título de la muerte de Porra de Villa e de los de Someano

   Después d’esto mataron Martín López de Someano e Martino de Someano e Sancho Maça e Juan de Someano, sus fijos, a Porra de Villa, seyendo vezinos, e aun parientes, pero el uno era de Villa e los otros de Samano. E la causa d’esta muerte fue que estos Martino de Someano e sus fijos cortavan un castaño en Peñeruri e vino aquel Porra de Villa, que era omne mucho soverbio e valiente, con sus armas en la mano e metiólos en palabras soverbiosas por el castaño; e ellos, no toviendo armas ningunas, matáronlo con las fachas. E después fueron aquellos de Villa e de Someano enemigos. Esto fue causa que entró malquerençia e enemistad entre los de Loiçaga e de Achuriaga, porque los de Loiçaga sostenían a los de Villa e los de Achuriaga a los de Someano. E antes d’esta muerte mataron los de Villa en taverna a Sancho del Çerro, que era de los Someano, por vendes.

    

   Título de cómo mataron los de Ibarra a Martín de Garaiçával sobre una moça e cómo ellos morieron por ello

   Después d’esto mataron Sancho de Ibarra e quatro fijos suyos, que eran de Loiçaga, a Martín de Garaiçával, fijo de Sancho López de Garaiçával, malamente fuendo a misa. E la causa d’esta muerte fue porque [col. b] Martín de Garaiçával se echó con una moça hermana d’ellos por su amor, oviéndolo por valdón. E fueron sentençiados [e] echados de la tierra por Juan Sánchez de Salazar e por sus fijos, porque estos de Garaiçával eran suyos.

    

   Título de la muerte de Çerval de Villa e de su hermano e de lo que se siguió d’ello

   En el año del Señor de mil CCCXCVII años mató Juan de Murga, (a) fijo vastardo de Fortud Sánchez de Murga, a Rodrigo de Achuriaga, fijo de Ruy Sánchez de Achuriaga, sobre palabras en palaçio con un dardo. E esta fue la primera sangre vertida entre Luiçaga e Achuriaga e fue açotado por ello e perdonado por casamientos que fizieron (1108).

   En el año del Señor de mil CCCXCV años mataron Çerval de Villa e Sancho de Villa, su hermano, fijos de Porra de Villa, a Petres de Sant Christóval malamente, a la voca de la noche, en una taverna en la cuesta, cavo Llano, sin ninguna causa. E llegaron al apellido Pero Roiz de Llano e Juan de Llano, Lope Garçía de la Rigada, que açertó allí, e mataron a la puerta de casa aquellos Çerval e Sancho de Villa, su hermano, allí e luego fueron açotados e, yendo a la guerra de Portogal, (e) morieron allá de su dolençia; Diego Cotarreno e Pero Roiz de Llano e los otros venieron a la tierra.

    

   Título de la primera omeçida que ovo entre los de Llano e Alzedo e de la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CDXX años pelearon en Llantada los de Alzedo, que eran mayores d’ellos Ferrando e Sancho d’Alzedo, con Juan Ochoa de Llano e Sancho de Llano e Diego Martínez e con sus parientes de Llano. E llamó sobre palabras de taverna e ençerráronse los de Alzedo en una casa e mataron d’ella a Idevergara con una saeta por caveça. E esta fue la primera sangre vertida entre estos de Alzedo e de Llano, aunque primero ovieron peleado XII años enante en la Puente e ovo omes feridos de todos, pero no morió onbre.

    

   Título de las muertes que se fizieron entre los de Luiçaga e de Achuriaga e la causa

   En el año del Señor de mil CDXVIII años mataron Sancho del Çerro, que llamavan Piçu e Peru-[ca] (1109) // [Fol. 441 r., col. a] [de] Allende, que eran de Achuriaga, a Marraxa de Villa, que era de Loiçaga, en la calçada de Carral, porque se igualó en palabras con Ferrando de Achuriaga; estando ellos arredrados d’él e sopiéndolo, matáronlo. Como se sopo esta muerte, juntáronse los de Luiçaga e dieron salto a los de Achuriaga, que eran allegados a Someano por reçelo, e pelearon allí; e morió Martino de Someano, que era viejo de LXXX años, que lo mataron los de Loiçaga, cúyo él era, con una saeta por las espaldas, andando a partir, tirando a los otros. E echando esta muerte a los de Achuriaga, çercáronlos en la casa de Sancho Maça de Someano. E echaron el apellido a Ochoa de Salazar, que eran suyos, e él con buena voluntad que avía estonçes a Pero de Murga, que era razién casado con doña Mençía, su fija, e cuidando que no avían reçelo en la casa que estavan, enbió rogar a Pero de Murga que no los aquexase e se fuese de sobre ellos e qu’él vería sobre aquellas muertes. E sopiendo esto los de Achuriaga, con despecho e desesperaçión fuéronse todos al dicho Pero de Murga, sino los fijos e nietos de Martín Lopes de Someano e Rodrigo Vinagre e los de Garaiçával, que sienpre fueron de Muñatones. E de aquel día en adelante sienpre ovo mucha malquerençia el dicho Ochoa de Salazar con el dicho Pero Ferrández de Murga, aunque no ovo ronpimiento de sangre entre ellos, pero nunca se fió d’él por aquel engaño que le fizo e gelo dio bien a vever en muchas cosas en que lo sintieron él e sus parientes. E fueron açotados los dichos Pico del Çerro e Peruca e Pero de Somano por aquellas muertes.

    

   Título de la pelea de Someano e de las muertes que en ellas se fizieron e de las causas d’ella

   En el año del Señor de mil CDXXII años mataron [col. b] los de Villa, que eran de Loiçaga, en Someano, un día de Pascua de Resur[r]eçión, a Ferrando de Achuriaga; e mataron allí Sancho de Someano (e) a Juan, fijo de Ferrando, e a Sancho Garrupio, que eran de Achuriaga, e Pero de Castillo, que eran de Garaiçával, e a Sancho Duru de Villa. E la causa d’esta muerte fue que, estando todos en buena paz, jugavan a los huevos, como era Pascua, Sancho de Someano e Sancho Duru e volvieron palabras en la taverna de la Canpa anbos sobre una blanca de huevos e corrieron los de Villa a estos de Garaiçával fasta so las casas de Someano e Sancho Duru e Pero de Castillo por la espalda de una lança; e tornó Sancho de Someano sobre él e diole con un dardo por los pechos e con una lança por la voca e cayó luego muerto. E como oyeron los de Someano este bulliçio, salieron estos Ferrando de Achuriaga e Juan de Someano e su fijo e Sancho Garrupio a son de partir e, como llegaron en ellos, matáronlos allí a todos quatro porque los avían enemigos viejos e cayeron todos çinco muertos, uno sobre otro.

   E por estas muertes sentençió Ochoa de Salazar, porque los de Someano eran suyos, a XXII omes de los de Villa por el corregidor Juan Martines de Burgos e fízoles talar sus bienes; e fizo enpozar e matar d’ellos a Furtuno de Villa e a Lope de Villa, hermanos de Sancho Duro, en la puente de Llantada. E mataron a Furico, e matólo Juan Pérez de Salazar; los de Achuriaga, a Juan Manjatorcas e Erradico de Villa. E mató Pero Urtiz Vinagre a Juan de la Iseca por una teja de noche en su casa, que eran d’estos açotados. E d’estos XXII omes que se açotaron, no tornaron a la tierra sino Martín Pato de Arze e Pero Vasa, seyendo ya viejos, que les perdonaron, que los otros todos morieron por mal cavo. E por las dichas muertes d’estos de Achuriaga que mataron estos de Loiçaga de Villa, se tornaron los de Achuriaga a Ochoa de Salazar, como eran naturales.

    

   Título de la pelea que ovi-eron / [Fol. 441 v., col. a] en Lexaruri los de Luiçaga e de Alzedo e de la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CDXVIII años pelearon Lexarruri sobre Mercadillu Ferrando de Alzedo e Sancho de Alzedo e sus parientes e Ferrando de Loiçaga e Juan de Luiçaga e sus parientes e fueron vençidos los de Alzedo. E morió Ochoa de Lavarrieta de Alzedo e fueron feridos Ferrando de Alzedo e otros de los suyos. Después d’esto, quatro años pelearon en Carral los de Loiçaga e de Llano con los de Alzedo e morió Sancho de las Muñecas de Llano e fue sentençiado Sancho de Alzedo por ello.

    

   Título de cómo mataron los de Salzedo a Martín Vidal de Cordojuela e de la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CDXV años mataron los de Alzedo a Martín Vidal, sobrino de Martín Sánchez de Palaçio, en la puente de Sopuerta por causa de un omne de Maruri que mataron Gordojanos, que era su pariente. E porque Ochoa de Salazar tenía cargo de Martín Sánchez de Palaçio e non les ayudava tan súpitamente, fuéronse a Velasco.

    

   Título de cómo se mataron Ferrando de la Calle e Gonzalo Malalana sobre palabras e otros

   En el año del Señor de mil CDXIX [años] (1110) mató Juan de Valle a Juan de Leçecuti, fijo de Pero López de Garaiçával, e seyendo parientes e de un linaje. E la causa d’esta muerte fue que este Juan de Leçeguti ovo palabras con Martín López de Garaiçal, hermano de su padre, que era su suegro d’este Juan de Valle, e diole del varapalo en la caveça e morió d’ello a XL días. E fue açotado e después perdonado en el linaje.

   En el año del Señor de mil CDXXIV años mataron en Mercadillo Ferrando de Lacalle e sus fijos e Juan Malu, que eran de Llano, a Gonzalo Malalaña de las Munecas, que era de Alzedo, e ferieron a otros, que eran casi tantos por tantos, sobre palabras de vendes; e ferió este Gonzalo, seyendo casi muerto, al dicho Ferrando de la Calle con el cuchillo en el braço grande golpe e morió a IX días. [col. b]

   En esta sazón ovieron palabras Pero del Castaño e Ferrando de la Puente e Ochoa del Arenado con omes de Alzedo e mataron los dichos Pero e Ferrando de la Puente e Martín de Cotillo, que era de Alzedo, e los matadores de Achuriaga e pasaron travajo en cadena, pero salváronse por derecho.

    

   Título de la muerte de Martín Sánchez de Larrea e de los que lo mataron e de la causa d’ello e de otros

   En el año del Señor de mil CDXLVII años mataron Lope Avad de Ichaorraga e Lope de Inchaorraga e Sancho de Inchaorraga, sus fijos, a Martín Sánchez de Larrea, seyendo vezinos e de un linaje. E la causa de su muerte fue por achaque de daño que le dio Lope de Inchaorraga de un dardo por la caveça e morió a çinco días. E fueron sentençiados e desterrados por sienpre. E después mató Juan Avad del Castaño a este Lope Avad de Inchorraga sobre esta muerte e sobre palabras e después mataron sus fijos en Traslaviña a Ochoa del Castaño, hermano d’este Avad que mató a su padre. E después mataron Ochoa del Çerro e Galindo e Juan de Murga a este Lope de Inchacorraga por estas muertes. Después mató Juan de Sant Juan de las Ribas, que era de Loiçaga, a Pero del Escoval de Achuriaga con una saeta por la caveça, peleando en El Escoval, e fue açotado por ello.

    

   Título de la pelea de la Canpa de Luiçaga e los que morieron

   En el año del Señor de mil CDXXXIII años pelearon en la Canpa los de Achuriaga e de Garaiçával con los de Luiçaga e morieron de Loiçaga Juan de Murga e Juan Chiquilín de Luiçaga e Diego, fijo de Ferrando de Luiçaga, e Juan, fijo del avad de Llantada, e Pero Aldillas de Umarán. E la causa d’esta pelea fue que los de Garaiçával, sentiéndose de muchos agravios que los de Luiçaga les fazían, espeçialmente por una moça que les estonçes forçaron, (e) por esta causa andavan alvoroçados. E fueron un día de mañana // [Fol. 442 r., col. a] estos de Achuriaga e Garaiçával çinquenta omes de los mejores a Sopuerta a se ver con parientes suyos e fueron en pos d’ellos unos LXX omnes de los de Luiçaga por los tomar. E veyéndolos más poderosos, tornávanse a Galdames e, siguiéndolos mucho afincadamente, recogiéronse a la casa de la Canpa e pelearon açerca d’ellos. E vençiéronlos e mataron estos omes e feriéronse otros muchos de amas las partes.

   E fechas treguas por el Corregidor, mataron en ellas malamente Lope de Murga e otros XXV omes de Luiçaga en el Verrón, cavo Valmaseda, en una çelada a Juan de la Canpa e Lope del Escoval, (e) veniendo de canpos con sus azémilas, e fueron d’ellos açotados e fatigados en cadena e desterrados por largo tienpo.

   Después d’esto, pasados dos años, estando en buena paz, mataron malamente este Lope de Murga e Martín de Umarán a Pero de la Breña de Garaiçával, yoguiéndose a dormir del día en la casa de la Vena en un escaño, veniendo e fuendo escondidos.

   Después d’esto mataron los de Loiçaga sobre partidas d’erençia a Ferrando de Arenaça, fijo de Ferrando de Arenaça, cavo Sant Pero de Galdames.

   En este tienpo mataron Juan de la Tajada e Rodrigo, su hermano, a Juan de Vallejo de Juan de Valle, seyendo fijos de primos, sobre palabras de daño de una cochillada que ovo en la caveça a cavo de XL días.

   E después d’esto echaron una çelada los de Luiçaga en la casa de las Llanas e tomaron açerca d’ella a los de Achuriaga, que venían aperçevidos e pelearon reziamente e mataron allí a Peru del Escoval; e ovo muchos feridos e partieron malos.

    

   Título de las muertes de Juan Cámara e de Diego de Luiçaga e de la pelea de Galdames

   En el año del Señor de mil CDLXVIII años, estando en buena paz e seyendo todos en el solar de Muñatones, mataron Juan Ortiz [e] los de Luiçaga malamente a Juan Cámara de Churiaga de noche, labrando en la ferrería de La-varrieta, [col. b] con una saeta por el bientre. E no se sopo çierto quién, sino que sonava que Juan Ortiz de Luiçaga e Pero de las Eras e Juan de Murga, ca eran los que lo mataron siete omes, que los vio allí una moça e no los conoçió o, si no, [no] lo quiso dezir.

   En el año del Señor de mil CDLXIX años mató Martín de Achuriaga en tregua a Diego de Luiçaga. E la causa de su muerte fue que este Diego de Luiçaga amenazava a este Martín de Achuriaga cada día que lo avía de matar o levar priso a corte, deziendo que le tenía tomada la alcaldía de Galdames; e aun le avía echado omes encobiertos en una casa para lo matar. E estando Martín de Achuriaga e ido Pero del Castaño e Vinagre e Sancho de Larrea en el palaçio de Sant Pero de Galdames en taverna, vino este Diego de Luiçaga del monte e, llegando delante el palaçio, salió Martín d’Achuriaga fuera e tomó la lança que tenía arrimada a la puerta e díxole:

   – Diego, sé que a prendrerme vienes.

   E diole de la lança por las tripas e, deziendo e faziendo e saliéndole d’ella, acogióse al camino adentro, levando la mano en la ferida porque le salían las tripas, e alcançáronlo todos quatro al regato de baxo e acaváronlo allí. E fueron sentençiados e echados de la tierra.

    

   Título de cómo los de Luiçaga quemaron en Larrea [a] (1111) Juan de Achuriaga e a otros e lo que se siguió

   En estos días, estando desafiados estos de Luiçaga e de Achuriaga por esta muerte e yoguiendo ençerrados en la torre de Achuriaga, salieron XV omes d’ellos por el çerro arriba azia Sant Estevan e Ochoa de Murga e todos los de Luiçaga, que les yazían en çelada, salieron en pos d’ellos. Siguiéndolos Ochoa de Murga en un cavallo, e los de pie con él, ençerráronse en la casa de Larrea; e como la casa estava llena de arina de trigo, diéronles fuego e quemóse la casa e bues e vacas e puercos que dentro estavan. E quemáronse en ella (e) Martín de Allende e Juan Ameviscar; e mataron fuera a Juan de Achuriaga, hermano de Martín de Achuriaga, e a otro mançevo e tomaron los otros / [Fol. 442 v., col. a] presos. E fueron sentençiados por estas muertes e quema por falsar de Lope Garçía de Salazar, que eran contrarios, por el corregidor Juan Garçía de Santo Domingo, que les avía antes puesto treguas, CL omes d’ellos a pena de aleve e a pagar lo quemado. E por esto enpozó este Corregidor de Vizcaya e de la Encartaçion a Ochoa de Murga so la puente de Vilvao, con favor del dicho Lope Garçía.

   Después d’esto mataron a Ferrando de Arenaca el Moço e Diaguillo de Umarán a Ochoa del Arenado, que venía de corte, al pontón de Pero de Puerta a la boca de la noche, seyendo açotados, e fueron de la tierra por ello. En esta sazón pasada antes d’esto, era muerto Pedro, fijo d’este Ochoa del Arenado, de una saetada que le dieron en una escaramuça que ovieron delante la torre de Achuriaga, donde otros fueron feridos.

   En el año del Señor de mil CDLXX [años] (1112) mató Ospenillo de Montellano a Garçía de Llano, fijo de Ínigo Roiz de Llano, su yerno, en una taverna de Llano sobre palabras e roído que se les levantó por vendes e fue echado de la tierra por ello.

   Todas estas muertes de Galdames e de Sopuerta que aquí son escritos morieron por causas e intereses de los mesmos linajes, seyendo todos en el solar de Muñatones, que los que morieron en reveldía d’él escritos son en el título de los fechos del solar.

    

   Título de cómo fueron levantados las enemistades en Arzentales e en Turçios e Villaverde e de las muertes e omeçidas e la causa

   En esta tierra de Arzentales e Turçios e Villaverde se falla por memoria que fueron de antigüedad vasallos de los Señores de Vizcaya e d’estos conçejos, que fueron todos omes comunes que no savían qué eran vandos; e algunos d’ellos ganaron mucha fazienda e con ella se aventajaron a más valer que los vezinos. E la primera sangre que ovo en Arzentales vertida fue que Moyas de Mollinedo e otros dos de Santa Cruz mataron malamente a Juan Carral de Traslaviña en el çerro del vado de la Cabra, echándole çelada, que venía con sus mulas [col. b] con vino de Samano, e feriéronlo de un viratón por las espaldas e acogióseles e morió en su casa. E por esta causa casaron los de Traslaviña la nieta eredera de Juan Garçía de Traslaviña, que era rico e avía fecho casa mayor que sus vezinos, con Pero de la Puente, fijo de Diego Ibañes de Valmaseda, e tomáronlo por mayor; e por esta causa se apartaron e declararon por enemigos los de Traslaviña e de Santa Cruz. E luego pelearon en la Villa Espesa e fueron ençerrados los de Traslaviña en una casa, que eran menos que los otros, e quedó fuera muerto Juan de Santilizes, que era de Traslaviña, e otros ovo feridos de anbas las partes. Después d’esto pelearon buen tienpo Diego de Traslaviña, fijo d’este Pero de la Puente, e los de Traslaviña en la Villa Espesa donde primero con los de Santa Cruz e fueron vençidos los de Santa Cruz e ençerrados en una casa. E quedaron muertos quatro omes buenos d’ellos, que eran ( ) (1113), e fueron muchos d’ellos feridos así mesmo de los de Traslaviña, ca ovieron mucha profidia e pelea, que duró grand parte de día fasta la tarde.

   En el año del Señor de mil CDLXVIII años ovo muchas guerras e peleas entre estos linajes d’Arzentales. E la causa d’ella fue que tomó Diego de Traslaviña unas mulas de Rodrigo Rugotero de Santa Cruz cargadas de fierro por descaminadas con poder de los dosmeros del thesorero de Vizcaya e tomaron los de Santa Cruz un busto de vacas; e por esto se desafiaron e continuaron mucha cruda guerra, en la qual pelearon entre Somarriba e Traslaviña. E fueron vençidos los de Santa Cruz e quedaron allí muertos d’ellos e este Ruy Gotero, que era el mejor d’ellos, e Ferrand Tova e otros ocho, que eran éstos en poder d’ellos, e dexaron muchas armas.

    

   Título de la pelea que ovieron estos linajes en Sant Miguel de Linares e de los que allí morieron

   Dende a XX días pelearon açerca de Sant Miguel de Linares reziamente e fueron vençidos los de Traslaviña; e quedaron allí muertos en poder d’ellos Juan, // [Fol. 443 r., col. a] fijo de Pero González de Trasloseros, e otros tres, que eran éstos, e dexaron algunas armas e ovo muchos feridos de todos. E después pelearon sobre Trasloseros e fueron vençidos e ençerrados en una casa de los de Santa Cruz e quedó un ome d’ellos muerto en poder de los enemigos, que eran muchos feridos de anbas las partes.

    

   Título de las muertes de algunos de Arzentales e de Valmaseda e de la causa d’ella

   Después d’esto mataron los de Traslaviña a un clérigo de Marroquines, nieto de Martín Sánchez de Miono, que llamavan Andamás sobrenonbre, porque favoreçía a sus enemigos; e mataron los de Santa Cruz a Sancho Garçía de la Puente, que era de Valmaseda, porque davan favor a los enemigos. E por esta causa los fizieron mucha guerra los de la Plaça, ca los de Aedo non los ayudavan porque era su pariente aquel Sancho Garçía, e lo mataron sin culpa. Salieron XLV omes d’estos de Santa Cruz e fueron a Turçios a negoçiar e dexaron en la iglesia de Sant Miguel de Linares XV omes de los suyos; e dexaron otros XXX omes en Somarriba. E venieron los de la Plaça e de Traslaviña grand gente e conbatieron a los que estavan en la dicha iglesia e tomáronlos a salvamiento de las vidas e soltura de presión e tomaron allí muchas armas; e çercaron a los que estavan en la casa de Somarriba e toviéronlos çercados conbatiéndolos fasta que sopieron que venían los Marroquines de Samano e los otros de Santa Cruz, que estavan en Turçios. E derribaron los de Traslaviña la casa de Pero Araña de la Villa Espesa, que les estava mucho frontera, e quemaron los de Santa Cruz la ferrería del Peruju, que era de los de Traslaviña. E otras muchas muertes ovo entre estos de Santa Cruz e de Traslaviña fasta que fizieron treguas.

    

   Título de las muertes e omeçidas de los de Tur-çios [col. b] e de la causa d’ellas e de otros fechos

   En el valle de Turçios, seyendo todos comunes, mató Mico Rodrigo, que era una mala persona, en una taverna a Pero de Rando, fijo del alcalde de Pando, que era rico e buen omne, con una cuchillada que le dio en la caveça, seyendo moço de XX años, e fue desterrado de la tierra. E por esta muerte mataron este Pero Sánchez de Pando, alcalde, e Diego de la Puente, su fijo, al padre de aquel Micorro e a su hermano malamente, estando a fazer carvón. E la causa prinçipal d’esta muerte que así mala fizieron fue porque la muger d’este alcalde nunca les dio vagar, sino que los matasen en vengança de la muerte de su fijo. E fueron sentençiados por el dotor Gonzalo Moro e tomaron la demanda d’estas muertes Furtuno de Turçios e Diego de Turçios, que eran sus parientes, e feziéronse dos partes en el conçejo, así como lo son.

    

   Título de cómo enpoçó el dotor Gonzalo Moro en Sudupe a Diego de la Puente e de la causa d’ella

   Después d’esto se perdonaron estos linajes e fizieron casamientos en uno. A cavo de XXXV años enpozó este dotor Gonzalo Moro aquel Diego de la Puente, fijo del alcalde, por aquella muerte. E la causa d’ella fue qu’él enplazó a Sancho de la Puente de Sopuerta para ant’el dotor, que estava en Sudupe, por dineros que le devía de vena que le avía de dar e, afincándolo ant’él por ellos, respondió el dicho Sancho qu’él no le avía por qué responder, ca omne sentençiado no era presona para demandar en juizio. E como esto oyó el dotor, díxole:

   -Vos, Diego, ¿qué dezides a esto que vos dize que sodes açotado?

   -Señor, -dixo él- verdad es que yo fue açotado por vuestra sentençia, pero bien ha XXXV años que fue perdonado.

   -¿E quién vos perdonó?

   -Señor, los querellosos.

   E mandólo prender. E cató sus registros e falló la sentençia qu’él diera de caso de aleve; e porque no mostró perdón del Rey, mandólo enpozar, veniendo allí los querellosos e nunca lo podieron ganar. E fue así enpozado. / [Fol. 443 v., col. a]

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en la villa de Valmaseda e de las muertes e omeçidas e las causas d’ellas

   En el tienpo que Sancho Pérez de la Puente e Diego Ibáñez, su hermano, eran mayores del linaje de la Puente [e] Pero Sánchez de Aedo e Pero Sánchez e Martín Sánchez e Ferrando de Aedo eran mayores del linaje de Aedo, ovieron estos linajes un ruido en la plaça de la villa sobre açidente e en aquel ruido, peleando, mató Martín Yerro de la Plaça a Pero Sánchez de Aedo, que era el mayor de los hermanos, con una saeta e fue echado de la villa por ello. Fuese al solar de Salzedo e, andando allí, matáronlo Martín de Aedo e Juan de Aedo e Ferrando de Aedo, hermanos de aquel Pero Sánchez, en Gobeo sobre varrunte e fueron açotados ellos e otros XX omes de los que con ellos fueron por aquella muerte por el dotor Gonzalo Moro, que lo tomaron por corregidor en la dicha villa.

    

   Título de la muerte de Diego Ibañes de la Puente e de lo que se fizo por su muerte

   Andados sentençiados e corridos de la villa e sostoviéndolos los Marroquines de Samano e los d’Elvarado de Trasmiera, veyendo que no podían aver más mal del que traían, andando por mal cavo, echáronse en çelada en una casa yerma en la calle por matar a Sancho Pérez de la Puente, que era el que los más siguía e, saliendo de la casa, mataron a Diego Ibáñez de la Puente, su hermano, que era mucho noble omne e que no se entremetía en los fechos d’estas guerras, que antes les solía enbiar de sus dineros; e no se reçelando d’ellos, (e) matáronlo e fiziéronlo pedaços. Por la muerte d’este omne se dixo que lo fiziera matar Diego Pérez de Miono, enbiándolos de su casa, por çelos que avía d’este Diego Ibañes de su muger, dona Sancha, e fuéronse luego a su casa.

   E por esta muerte se siguió mucha guerra entre Juan López de la Puente, fijo de Sancho Pérez, e Garçía, fijo d’este Diego Ibañes, que por feridas que fizieron en treguas fueron açotados e sostenidos en el solar de Salzedo e con Ochoa de Salazar. E en siete años nunca ovieron treguas ni paz. [col. b] En este tienpo mataron los de la Plaça a dos fijos de Clara, que eran de Aedo, e ovo otras muchas omeçidas fasta que se perdonaron todos las muertes por entrar en la villa e vevir en paz.

    

   Título de cómo fueron levantadas las guerras e omeçidas en la tierra de Mena entre Vallejo e los Vascos de Mena e otros linajes d’ella

   Contado ha la istoria cómo los linajes de Mena fueron poblados en ella. E la primera omeçida que se falla que oviese en ella que de contar sea fue que la tierra de Mena, estanto rebelde contra los cavalleros del Rey, deziendo no dever alcavalas, e fuendo librados dineros en esta alcavala, puso por cogedores a Juan Sánchez, el Gallardo de Meugo, e, faziendo él prendas, levantóse toda la tierra en general contra él e contra sus fijos, Ferrand Sánchez e Diego Sánchez e Juan de Velasco, que fueron çercados con pocos parientes en la casa de Ungo en grandes tienpos, peleando cada día a las puertas de la dicha casa e tomándoles quanto fallavan de sus bienes fuera; e en esta çerca e conbate morieron Juan de Velasco, fijo del dicho cavallero, que lo mató Lope Çapico, sobrino de Lope Garçía de Salazar de Xiones, con una saeta a la varrera de la dicha casa e ovo otros muchos feridos e muertos, fasta que Juan de Velasco vino en persona por mandado del Rey e los desçercó e destruyó e robó toda la dicha tierra de Mena e afinó en ella la dicha alcavala. E de allí quedaron endinados los dichos linajes en su enemistad.

   Pasando tienpo en paz en estas tierras, pelearon los de Vallejo e los de Vivanco e los de Siones con los de Velasco e de Sant Julián e de Xixano a unas misas nuevas en Ungo sobre palabras, estando a comer, e ovo omes muertos e feridos, entre los quales fue malferido Pero de Vallejo, fijo menor de Pero Ferrández de Vallejo, por la frente de una saeta, pero guareçió. E siguióse sobre esto muchas guerras // [Fol. 444 r., col. a] e peleas e muertes entre ellos, (e) seyendo los de Largacha sienpre en ayuda de los de Vallejo. E duró por tanto tienpo peleando e moriendo muchos, que llegó el fecho a tanto que quedó la guerra de los de Velasco en fijos de Diego Sánchez el Gallarde, que eran Juan de Velasco e Pero Gómez e Lope de Velasco e Fernando de Velasco e Juan d’Ortes, con pocos parientes, que fazían la guerra de Villasana, ca Ferrand Sánchez el de Ungo e los de Sant Julián, con la mayor parte del linaje, fezieron tregua sobre sí e los dichos Gallardes, con los quales quedaron. E con forasteros que se les apegavan, sostovieron su guerra como omes, ca tenían grandes naturalezas e avían favor de las tierras de Velasco. E morieron en estas guerras muchos omes en peleas e escaramuças e çeladas continas; algunos señalados fueron éstos.

   Aquedada esta guerra e viviendo estos linajes en treguas, mató Juan Ortiz de Uribe a Sancho López de Villamor, que era de Vallejo. E la causa de su muerte fue ésta: que estando este Juan Ortiz en Siones desterrado de su casa por la muerte de Ruy López de Retes, qu’él avía muerto en Sojo sobre palabras seyendo vezinos e parientes, e fuendo un día en un cavallo con Lope Garçía de Salazar de Siones, que iba en una mula, e topando con este Sancho López en el camino, porque se igualó en palabras con el dicho Lope Garçía, diole con una lança d’ençima del cavallo por el costado, de la qual morió a cavo de ocho días. E de aquel día en adelante sienpre ovo malquerençia entre los de Vallejo e Vivanco contra los fijos e parientes d’este Lope Garçía de Salazar de Siones.

    

   Título de la muerte de Juan López de Salazar, fijo de Lope Garçía el de Siones

   Después de muerto este Lope Garçía, recreçió contienda entre sus fijos e los de Vivanco en ( ) (1114). E peleando, ferió Sancho Vueso, que era de Vi-vanco [col. b] e de Vallejo, con una saeta por los gargueros a Juan López de Salazar, fijo mayor del dicho Lope Garçía, de que morió súpitamente a cavo de dos oras; e ovo otros feridos. E dende a pocos días mataron sus hermanos d’este Juan López a Juan Pérez de la Fuente, pariente de (al) Sancho Bueso, que avía seido en aquella muerte. E ovo otros fechos entre ellos.

    

   Título de la muerte de Diego Sánchez de Sant Pelayo, que era de Vallejo

   Después d’esto mataron malamente Garçía de Velasco e Juan de Velasco, su hermano, fijos de Ferrand Sánchez el de Ungo, a Diego Sánchez de Sant Pelayo en Arça, topando con él en un camino, oviendo buena paz e sin causa, por quererlo matar por ser enemigo. E fueron sentençiados por chançellería a pena de aleve e pasaron mucho travaxo por ello.

    

   Título de la muerte de Juan de Velasco, fijo de Ferrand Sánchez de Velasco de Ungo

   Nueva guerra se movió entre estos de Velasco e de Vallejo después de la muerte de Garçía de Velasco, que morió en Mendieta d’Arzeniega, que esta guerra se movió sobre un monesterio, que era del obispo en comarca de los de Vallejo, que lo ganó Pero Sarmiento d’él e diolo a Juan de Velasco de Villasana, que era mucho privado con él; e por no lo consentir los de Vallejo, que les era dañoso, ovieron muchas omeçidas, en las quales tomaron estos de Vallejo por fuerça de armas aquella iglesia e dentro d’ella XXV omes de los de Velasco, que no los quisieron matar porque se dieron a salva fe(e). E morieron algunos en el conbate e derribaron la iglesia por el suelo.

   Después pelearon estos dos linajes en el aldea de ( ) (1115) e fueron vençidos los de Velasco e morieron d’ellos algunos omes; e quedó muerto entre ellos Juan de Velasco de Mena, fijo de Fernand Sánchez. E fue preso Juan de Velasco de Ungo, fijo de Garçía de Velasco, e soltáronle porque les juró de nunca se armar / [Fol. 444 v., col. a] contra ellos; e fasta oy hágelo guardado. E quedáronse los de Vallejo con su iglesia e fiziéronlo de nuevo mejor que primero.

    

   Título de las omeçidas que ovo en Valmaseda entre los linajes de la Plaça e de Aedo después de la luenga paz entre ellos avida e de la causa d’ello

   En el año del Señor de mil CDLXXIII años, estando estos dos linajes en Valmaseda en luenga e buena paz por tienpo de LX años e más e ricos e onrados por la luenga paz, olvidando el tanto bien, volvióse entre ellos mortal guerra. La causa fue en esta manera: que oviendo guerra entre Diego Furtado de Salzedo e Juan de Salzedo e Marroquines e (de) Lope de Murga e Maruri, como en su capítulo dicho es, los de la Plaça se movieron por apellido para Salzedo en ayuda de Diego Furtado, e Diego Ibañes de Traslaviña con ellos. Salidos de la villa por la puente hazia Terreros los más d’ellos e los de Aedo pesándoles d’ello porque tenían conposiçión de antes tienpos d’estar unos por otros entre Marroquines e Çamudianos, volvieron ruido con los que quedavan en la villa, e aun tiraron de la çerca a los otros que se iban a Salzedo por los fazer tornar, deziéndoles que mejor era pelear allí que ir a Salzedo, pues no querían estar unos por otros. Con esto tornáronse a la villa e entraron en el varrio de los de Aedo. E como ellos estaban aperçevidos e puestos sus vallesteros en sus casas, ferieron a muchos d’ellos de saetas; e morieron luego Pero de la Puente, hermano de Diego Ibañes de Traslaviña, e Sancho de la Puente, fijo de Pero López de la Puente, e otros dos o tres e ovo muchos malferidos.

   

   Título de la segunda pelea que ovieron en esta villa de Valmaseda sobre estas muertes e lo que d’ella suçedió

   Los de la Plaça, veyéndose dañados d’este fecho, cuidándose vengar de sus vezinos, buscaron mucho daño e perdiçión para aquella villa. Enbiáronse querellar a la hermandad de Vizcaya, que estava junta en Vilvao con el Conde de Treviño, deziendo que los de Aedo querían dar la villa al Conde de Haro, que la enbiasen a tomar, para lo qual enbiaron a Pero de Guzmán, Corregidor [col. b] que era de Vizcaya por el prínçipe don Fernando, e con él a Juan de Salazar e a toda su parentela e a Diego Furtado e los suyos. E así entrados en la villa los de Aedo, ovedeçiendo al dicho Corregidor e hermandad e fuendo puestas treguas por el dicho Corregidor e entregadas çiertas casas para esparzer las gentes e estando descuidados los de Aedo, diéronles salto algunos de los de la Plaça e de Traslaviña, pesándoles de la dicha paz; e con el volliçio, dieron sobre ellos todos a desora, que eran mucha gente. Los de Aedo e los Çamudianos de Juan de Salzedo e Marroquines e Maruri, que estavan LX omes con ellos, recogiéronse todos a la iglesia, peleando el que podía, e ovo muchos omes muertos e feridos de anbas las partes, de los quales morieron Garçía Ibañes de la Puente, fijo de Garçía Ibanes, e Sancho de la Puente, nieto de Juan López, e Juan de Otanes, fijo de Lope Garçía de Otanes, e otros de la villa e de Somorrostro, fasta X omes; morieron de la otra parte Juan de Santeibanes e Juan de Laurando de Sudupe e otros Marroquines, fasta otros diez. E diéronse los de Aedo al Corregidor, saliendo ante todos los forasteros, e púsoles en treguas de la hermandad e por del Conde de Trebiño e púsoles alcalde por sí (1116). // [Fol. 445 r., col. a]

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en la tierra de Carrança e de las omeçidas e muertes e de las causas d’ellas

   Contado ha la istoria de los linajes de Carrança cómo Sancho Pineda pobló en Aedo e otrosí cómo los Saravias poblaron en Razines. E d’estos Saravias suçedió Sancho Rasines, que ovo sus entençiones con este Sancho de Pineda e desafiáronse el uno al otro. E sentiéndose este Sancho Roiz más poderoso, llegó en Tranbasaguas de Carrança con CCC omes; e commo lo sopo Sancho Pineda, que estava en Aedo con LV omes por no se poder ençerrar, salió a la cuesta de Aedo [a] escaramuçar con él, ca no tenía más gente ni la podía aver. E peleando e fuyendo e tornando, pelearon todo el día fasta la tarde, como la comarca era de los de Aedo, e fueron desvaratados Sancho Roiz de Jebaja e los suyos; e corriéronlos Aça Pondra e quedaron allí muertos el fijo mayor de aquel Sancho Roiz e presos treze de los suyos.

   Después d’esto, por esta causa mataron Sancho Espiga de Achega el Viejo, que estonçes morava en Goriezo porque era casado allí, e Pontón de la Aza en la çelada en Ribacoba a Garçi López de Aedo, fijo d’este Sancho Oneda, e a otro ome con él. E dende a poco tienpo mató Diego Sánchez de Aedo, su hermano, a estos Sancho Espiga e a Pontón de la Aça, toviéndolos desafiados por aquella muerte, en la Aça.

    

   Título de cómo mataron los de Aedo de Carrança al hermano del cavallero de Mena e de la causa d’ello

   Después d’esto, en el tienpo de las guerras del rey don Pero, levava un hermano del cavallero viejo de Velasco de Mena el busto de las vacas de doña Elvira de Aedo, que morava en Maçanedo, e salió Juan Pérez de Aedo, hermano de Diego Sánchez de Aedo, con sus parientes en pos d’él e pelearon ençima del monte e fueron vençidos los de Velasco de Mena. E quedaron allí muertos aquel hermano del cavallero e otros e matáronles las dichas vacas.

   

   Título de la primera sangre vertida entre los de Aedo e de Sant Estevan de Carrança

   Después, a poco tienpo, mató Ruy [col. b] Pérez de Sierra d’Aedo a Juan, Merino [d]e Aldacueva en Xerra, en taverna sobre palabras, que era de los de Sant Estevan. E esta fue la primera sangre vertida entre los de Aedo e de Sant Estevan. E por esta muerte desafió Garçi López de Gebaja a los de Aedo e vino con gente poderosa en Carrança. E pelearon él e los de Sant Estevan con los de Aedo en Concho e morió Pero Ortiz de Xera de Aedo, padre de aquel Ruy Pérez. E después mató aquel Ruy Pérez de Sierra por la muerte d’este su padre a Diego del Pumar, hermano de Gonzalo Roiz de Sant Estevan, e a Juan de Xierra, seyendo açotado.

   

   Título de la primera sangre vertida entre los Çorrillas e los de San Estevan

   Después, en el tienpo que andava el año del Señor de mil CDX años, Sancho de Salinde e Sancho del Candaño e Martín d’Ervoso, que vivían en Carrança e eran Çorrillas, [mataron] a Juan de Sant Estevan, padre de Sancho Ferrández de Sant Estevan en la Ribilla, fijo de Juan Sánchez de Sant Estevan, porque favoreçían a los Esquirras, sus enemigos. E esta fue la primera sangre vertida entre los Çorrillas e los de Sant Estevan.

   Después d’esto mataron Pero Çorrilla e (1117) Mocha de Valdellarco e otros sus parientes malamente, en tregua, en Aldacueva a Diego de Aldacueva e a Rodrigo, su hermano, fijos del avad de Aldacueva, estando a segar trigo.

    

   Título de cómo mataron los de Sant Estevan a Pero Çorrilla del Candaño e de la causa e muertes

   En el año del Señor de mil CDXII años mataron Ferrando de Sant Estevan e Pero Fuerte, su hermano, e sus parientes e los de Ribas d’Elvarado a este Pero Çor[r]illa en tregua, malamente, en Aldacueva, çercándolo en una [casa] (1118) vieja e defendióseles a las puertas con una mesa por escudo, ca era mucho esforçado e omne para todas cosas. Ronpiéronle la casa por detrás e por los costados e matáronlo los vallesteros; e toviendo XXXV saetas espetadas en su cuerpo e mienbros, nunca cayó en tierra fasta le salió el alma. E entraron en la casa e cortáronle la caveça. E quando recodieron los de Aedo al apellido, falláronlo muerto e los mata-dores / [Fol. 445 v., col. a] idos a Sant Estevan. E d’esta muerte pesó mucho a todos los Onezinos e Negretes comarcanos, ca era omne que mucho preçiavan e querían todos comúnmente.

   Después d’esto, mataron los de Sant Estevan e Pero Esquirra de Roças el Viejo a Juanicas d’Ervoso en tregua, malamente; e después mató Martín d’Ervoso, su hermano, a este Pero Esquirra por la dicha muerte, que fue mucho guerrero e para mucho.

    

   Título de la muerte de Pero Fuerte de Sant Estevan e del alcalde de Maçeneda e de lo que d’ello s[e] (1119) siguió

   En el año del Señor de mil CDXXX años mató Perico de Anpuero a Pero Fuerte de Sant Estevan, el que cortó la caveça aquel Pero Çorrilla, con una lança por las tripas en Aedo de Carrança, por consejo e esfuerço de Diego Bringas, alcalde, e de los otros Negretes de Carrança, estando todos juntos en la taverna de Aedo a jugar los dados, menbrándoseles de la muerte del dicho Pero Çorrilla, ca estavan allí hermanos suyos. E ferió Juan de Concha, su fijo, al dicho Perico de Anpuero por detrás con una lança e no morió. Por esta muerte entró el corregidor Pero González en Carrança e sentençió e desterró a todos aquellos que falló culpantes e enpozó en Sudupe aquel Diego Bringas, alcalde. E fue mucho fatigado aquel linaje de Aedo por mucho tienpo, fasta que lo repa[ra]ron Ochoa de Salazar e Lope Garçía, su fijo.

   

   Título de la pelea de la Tejera e de Concha e de las muertes que se fizieron entre ellos e la causa

   Después d’esto mataron malamente en tregua Pero Esquirra de Roças e Pero Monje de Sant Estevan a Juan, de Monesterio de Molinar, andando con bueyes a senbrar. E rebuelta la guerra, desafiáronse de linaje a linaje; e juntáronse omes que les dio Ochoa de Salazar e Çorrillas con los de Aedo e juntáronse con los de Sant Estevan omes de Marroquines de Samano e Esquirras de Sova. E pelearon en la Tejera e fueron retraídos los de Sant Estevan e Marroquines e morió allí Furtuno de la Rebilla de Sant Estevan luego e ovo muchos feridos de anbas las partes; e morió [col. b] Sancho de la Sierra de Somorrostro de una saetada que ovo por el onbro.

   A cavo de XL días pelearon otra vez en el canpo de Concha (1120) e fueron ençerrados en la casa de Concha los de Sant Estevan; e mató Pero de la Sierra a Juan de Concha, fijo de Pero Fuerte, con una saeta por las verijas, que era fijo de hermana d’él Sancho de Sierra, que morió a terçero día d’ella, e ovo otros muchos feridos.

    

   Título de las muertes de Sancho Ferrández e de Juan Bringas e de otros de Carrança e de la causa d’ello

   Después d’esto pelearon los de Aedo e de Sant Estevan sobre palabras en Soscaño e mató Diego Bringas, fijo de aquel alcalde, a Sancho Ferrández de Sant Estevan, con una saeta por la caveça después. Antes d’esto, en el año del Señor de mil CDXXXIII años, pelearon estos linajes en Aedo e fueron ençerrados los de Aedo en una casa; e morió allí Juan Bringas, fijo de Diego Sánchez, alcalde, de un golpe que ovo por la caveça de una lança a quatro días e ovo muchos otros feridos de los de Aedo.

   Después d’esto[s] ocho días que morió Sancho Ferrández, mataron Ferrando de Sant Estevan de Mollinedo e otros çinco en Selduradio a Diego de Pando en Topadizo, que era de Aedo; e después pelearon estos linajes en Soscaño e mató Diego Moraçay de Sierra a Ochoa de Sant Estevan con una lança de Xerez por el estómago e cayó luego muerto, que era hermano del que mató a este Diego de Pando.

    

   Título de cómo los de Sant Estevan mataron IV omes de Aedo en Arabusto e de lo que se siguió

   Después d’esto mataron Diego Ruiz de Sant Estevan e Juan de Concha e todos los mejores de Sant Estevan, en treguas del Corregidor, en una çelada en Arabuste a Pero del Candano e a Juan de Sierra e a Juan de la Mier e a Pero de Monesterio, que venían unos XX omes de Sangrizes. E fueron sentençiados a pena de aleve por ello e echados por la hermandad e Corregidor.

   Después d’esto mataron los Negretes en peleas e escaramuças a Pero de Molinar e a Martín de la Rebilla e a Ruy González de San Çibrián e a Diaguillo de la Tejera e a Juan, fijo de // [Fol. 446 r., col. a] Arçeo, e pensaron que eran estos Esquirras.

    

   Título de la pelea de la puente de Concha e de la muerte de Juan Sánchez de la Dehesa e de otros la causa

   Despues d’esto pelearon los Negretes e de Sant Estevan a la puente de Concha e fueron vençidos los Negretes; e morieron allí Juan Sánchez de la Dehesa e Juan Negrete de Xierra e Juan de Maçaneda. E después mataron a Pero de Aldacueva e a Ferrando de Santa Zeçilla, en tregua, e Juan Delgado de Montaña, que era de LXXX años.

   En el año del Señor de mil CDXL años, mataron Diego Ruiz e Juan de Concha e todos los mejores de Sant Estevan, en tregua e en buena paz, a Juan Bringas, fijo de Juan Bringas, que morió en Aedo en el monte de Ala[m]edo (1121), veniéndose de Arzentales. E fueron sentençiados por ello.

   E pelearon este día mesmo en la Tejera e morió Sancho de Sangrises de los de Aedo; después pelearon allí en la Texera e morió Juan de Sierra de Negretes e fue ferido Ferrando de Concha de Sant Estevan por los gargueros e, guarido, morió d’ella a cavo de dos años, quebrándole la ferida.

    

   Título de las muertes de Juan de la Dehesa e de Nicolás de Valmaseda e de su hermano e de otras cosas que (1122) d’ello s[e] (1123) siguieron e de Juan Lunar e de Ferrando de Molinar

   En el año del Señor de mil CDLX años, estando todos los mejores de Sant Estevan e de Aedo en buena paz e concordia en la ferrería de Tranbosríos unos XXX omes de los mayores, revolvióse(se)les roído sobre un galgo e morieron Juan de la Dehesa de Negretes; e morieron Nicolás de Valmaseda e Martín, su hermano, luego e fue[ron] otros feridos. E fecha tregua entre ellos, mataron malamente en Sant Estevan, enbiando por él, a Juan Lunar de Soscaño, que lo mató uno de Valmaseda, pariente de aquellos hermanos que allí morieron.

   Dende a XXX días mataron Juan de Monesterio e Sancho Ruiz e Sancho, fijo de Pero Días, e otros parientes de este Juan Lunar a Ferrando de Molinar de Sant Estevan en el río de Tranbasaguas por esta muerte de Juan Lunar. Después, [col. b] a pocos días, pelearon en el callejón los de Aedo e los de Sant Estevan e los de la Inestosa e fueron ençerrados los Negretes, porque los otros heran muchos; e feriéronse XXV omes e morió un vizcaíno pasiego e dos mugeres. E pelearon otro día en el canpo de Concha e fueron ençerrados los de Sant Estevan e morieron d’ellos Pero Ruiz de Sant Estevan e Pero de Sant Çibrián; morió de los Negretes Juan de Varzena e ovo muchos feridos e morieron dos moças. Morieron otro día a Sanchote d’Escabrica de Varracaldo, que estava el alcaide en la casa de Tranbasaguas.

   En el año del Señor de mil CDLXVIII años mataron los de Sant Estevan en tregua ha Ferrandote, fijo de Pero Díaz de Aedo. E después vino Ferrando, alcalde de Sant Estevan, a la conpañía de los de Aedo, deziendo que lo valdonaran, e mató en una escaramuça con una saeta por las espaldas a Çamudio, fijo de Pero Días en la Rebilla, que lo [es]cudava (1124).

   Fuese a los de Sant Estevan, que por eso lo avían enbiado, este Çamudio a çinco días de aquella ferida. Dende a un año mataron los de Sant Estevan en buena tregua a Sancho, fijo d’este Pero Díaz, de noche, fuendo ver una oya de carvón que le quemaron dos moços. E así morieron estos tres fijos de Pero Díaz, malamente. Un año d’esto antes mataron los d’Ervoso e de Santa Çeçilia a Martín del Callejo, en tregua, malamente, estando con obreros a liyar. E fueron çinco açotados por ello.

   

   Título de cómmo fueron levantadas las enemistades en la tierra de Sova e de las muertes e omeçidas, la causa

   En el tienpo del rey don Pero, privando Pero Ferrández de Velasco con él, tomó la tierra de Soba por solariega e los de la tierra defendíansele mucho, e sobre todos el linaje de los Esquirras. E por los quebrantar de en uno, dio la merindad de toda la tierra a Sancho Ruiz de Çerilla el Cano, que era el mayor de los Çorrillas; e no lo quesiendo consentir, (e) pelearon en Somavilla con él Gonzalo Garçía de Roças e Pero Esquirra, su hermano, e sus / [Fol. 446 v., col. a] parientes e fueron vençidos los Çorrillas. E morió allí aquel Sancho Roiz Çorrilla e esta fue la primera sangre que entre ellos fue vertida.

    

   Título de las muertes que después se fizieron entre estos Esquirras e Çorrillas e de las causas d’ellas

   Dende a poco tienpo mataron Sancho Blanco e Juan del Oyo, que eran Çorillas, a Juan de Mediavilla, hermano de Pero Esquirra, e a Mandileju açerca de Aguera. Después mataron estos Esquirras a Sancho Blanco en una çelada e después a Juan del Oyo en Santa María de Palmo, en el Andaluzía, que era con Juan de Velasco a la guerra.

   Duraron estas guerras entre estos linajes d’Esquirras e Çorillas XXII años, que nunca folgaron tienpo ninguno, en las quales morieron de anbas las partes XXXV omes, entre los quales mataron los Çorillas a Pero Esquirra, que era el mayor d’ellos, en Montija, en una aldea que llaman Quintanilla; e otros muchos buenos omes morieron en estos XXXV omes, que eran de los mejores de los linajes. E a cavo d’este tienpo perdonáronse todos e han vevido y biven bien.

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en el valle de Goriezo e de las muertes e omeçidas e de las causas d’ellas

   En el valle de Goriezo se falla que la primera enemistad que ovo en él fue entre los de la Iseca e de Voar, seyendo todos Giles. E fueron en ayuda de los de la Iseca Ínigo Sánchez de la Puente e Pero Ruiz de la Puente e sus parientes; e así mesmo los parientes de Samano se fizieron dos partes en ayuda d’ellos. E ovo onbres muertos e feridos de todo e folgaron un tienpo perdonándose en paz.

    

   Título de cómo mató Gil Marroquín al alcalde de la Iseca, la causa

   Después d’esto, mató Gilete, fijo de Gil Sánchez Marroquín, que era vastardo, a Ferrando de la Iseca, alcalde, con un tragas de tiro de vallesta, seyendo todo un vando. E la causa d’esta muerte fue porque se echava públicamente con la muger de su padre, que era [col. b] fija de Juan Pérez de Oyo, seyendo primo del dicho su padre. E ninguno de aquel linaje no tomó su demanda porque muchas devezes gelo avían vedado, pero ella quedóse con su marido.

    

   Título de las muertes de Diego Sánchez Marroquín e de Juan de Voar e de la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CDLXXI años mató Sancho Marroquín, fijo de Diego Sánchez Marroquín, a Juan de Voar, fijo de Diego Ortiz de Voar; mató Pero de Voar, hermano d’este Juan de Voar, a Diego Sánchez Marroquín, padre de Sancho Marroquín, que mató a su hermano. E la causa d’estas muertes fueron sobre el repartimiento del agua de las presas de las ferrerías, estándolo a repartir, veniendo en palabras sobre ello. E morió otro de los de Voar de una erida a cavo de XXX días, ca estos dos luego cayeron muertos uno sobre otro.

    

   Título de la nueva omeçida que ovo entre los de Palaçio e los de la Puente e de la causa

   En este año ovieron quistiones entre los de la Puente de Goriezo e los de Palaçio de Liendo porque Pero de Palaçio, fijo de Pero Gil de Palaçio, mató sobre palabras malamente a un[o] de los de la Puente en la villa de Laredo; estando desafiados, mataron los de la Puente otro omne de los de Palaçio e ovo algunos feridos e después fizieron paz.

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en el valle de Liendo e de las muertes e omeçidas e de la causa d’ellas e de la muerte de Sancho Velas de Palaçio

   En el valle de Liendo desde memoria de los pasados hubo dos vandos e enemigos los unos de los otros, que eran los de Palaçio e los de la Viesta; e los de Palaçio se recogían a la iglesia de Liendo e los de la Viesta a una peña aguda que está sobre Villaviar. E folgando de guerras, fizieron casas en Palaçio e en Arenilla. [E mataron] el Moço (1125) e Juan Gil Arnaldo, su primo, malamente en buena paz, en vida de sus padres, seyendo mançevos, a Sancho Velas de Pa-laçio // [Fol. 447 r., col. a] en una taverna. E por esta muerte començaron su guerra.

    

   Título de la muerte de Sancho Ruiz de la Viesca e de Juan Gil Arnaldo e de la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CD ( ) (1126) años fueron estos de la Viesca en una mañana con una niebla a la Sopena por unas vacas de un su pariente que se les avía treguado; e sopiéndolo los enemigos, salieron de la torre de Palaçio Pero Gil de Palaçio e Sancho Velas, fijo del que ellos avían muerto, e sus parientes e dieron en ellos e mataron aquellos Sancho Ruiz e Juan Gil Arnaldo e a otros quatro que avían muerto(s) aquel Sancho Velas de Palaçio, veyéndolo sus padres e parientes d’ençima de su torre. E como era niebla, cuidaron que se burlavan entre sí.

    

   Título de las pelea de la iglesia de Liendo que ovieron estos linajes e de las muertes que en ella se fizieron

   En el año del Señor de mil CDXV años pelearon estos linajes de la Viesca e de Palaçio en la iglesia a unas misas nuevas, estando desarmados, e morieron dos omes de la Viesca e dos de Palaçio e quatro mugeres e ovo XL omes feridos; e partiéronse fartos de pelea.

    

   Título de la pelea que ovieron estos linajes en la Mier de Viendo e de los que morieron

   En el año del Señor de mil CDXXVII años, estando éstos en guerra en sus varrios, mataron los de Palaçio dos omes de la Viesca en la Mier e juntáronse todos los de los dos linajes en la Mier Llana e pelearon reziamente. E fueron vençidos los de Palaçio e quedaron muertos Sancho de la Calle e otros tres d’ellos e dexaron algunos paveses. E después mataron estos de Palaçio a Sancho de la Viesca con una saeta. Otras muchas muertes se fizieron entre estos linajes, que serían largos d’escrevir.

   En el año del Señor de mil CDLX años ovieron guerra Juan de la Torre e Juan de Sopena e los de la Viesca con Juan de Agüero de Colindres e con sus parientes [col. b] e morieron [allí] (1127).

   

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en la villa de Laredo e de las muertes e omeçidas e la causa e muerte de Juan Pelegrín

   En la villa de Laredo desde memoria de los omes ovo en ella dos bandos, el uno de Villota e el otro de los de la Obra. E si ovo enemistad o no, no se falla, salvo que, moriendo Juan Ferrández de la Obra, que era el mayor d’ellos, de su dolençia e dexando fijos pequeños a Juan de la Obra e a Ferrando de la Obra de çinco e de tres años e porque los del linaje de Villota les querían tomar sus ofiçios, deziendo que no tenían mayor que geles defendiesen, casaron a la madre d’ellos, aunque era de días, pero tenía mucha fazienda de sus fijos e suya, con Sancho Góm[e]z de Castillo, hermano de Juan Alonso de Castillo e de Garçi Sánchez el de Venero, e tomáronlo por mayor. E crió los antenados ca tovo e defendió muy bien aquel linaje. E pelearon en la rúa Mayor estos de la Obra e Sancho Gómez con los de Villota e mataron a Juan Pelegrín Varva de Vaeña, que era de los mejores de Villota. E otras muertes e eridos (e) ovo entre estos linajes en aquel tienpo e después.

   Muerto aquel Sancho Gómez e creçidos estos Juan Ferrández e Ferrand González de la Obra, ovieron peleas e contiendas con los de Villota e mataron estos de la Obra a Juan Pelegrín de Varzena, fijo de Juan Pelegrín de Barva de Varzena, e morió un fijo de Ferrand González de la Obra. Después mataron Juan Pelegrín de Varzena e Rodrigo Pelegrín, su hermano, fijos d’este Juan Pelegrín / [Fol. 447 v., col. a] que allí morió, a Pero Juan Ogero, su hermano, que eran de los de la Obra, toviéndolos desafiados, andando fuera de villa.

   En el año del Señor de mil CDII años, andando un día de Pascua en el Pedregal de Laredo estos Juan Pelegrín e Rodrigo, su hermano, seyendo mançevos, antes que matasen a estos dos hermanos, con Martín Ruiz del Puy e con su fijo Juan Pelegrín sobre dos moços que se davan a puñadas, no oviendo otro mal deudo en uno, (e) diéronse cada dos golpes d’espadas e morió d’ellos Martín Ruiz del Pico. E por esta muerte fueron sentençiados e, andando en Puerto, mataron ellos a Juan de Castillo, su primo, aquellos Pero Juan e Juan Ojero en Sant Llorente. E era este Martín Roiz omne onrado de los de Portogal.

    

   Título de cómo mató Ferrando de la Obra a Martín del Puy e la causa d’ello e lo que se siguió

   En el año del Señor de mil CDXXV años mató malamente Ferrando de la Obra, fijo de Juan Ferrández, a Martín del Puy, fijo d’este Martín Ruiz del Puy, con un viratón de noche con una vallesta, llamándolo e parándose a la finiestra en Sant Lores, por çelos de una moça que andava en amores d’ella. E fue sentençiado e echado de la villa por grandes tienpos.

   En el año del Señor de mil CDXLV años pelearon en la rúa mayor Juan Ferrández de la Obra e Ferrando, su hermano, e Ferrando González e Vernal González, sus primos, e sus parientes con Martín Sánchez de Villota e Juan Sánchez de Venero e Ruy González Cachapín e con sus parientes del linaje de Villota, un[o] (1128) e dos e más días e morieron de los de la Obra Garçía de Fica e su fijo e Pero Ruiz de Miruelo, cantero; e morieron quatro omes de Villota e Cachapines e ovo muchos omes feridos. E dende a pocos días, oviendo tregua, echáronse los Cachapines en una casa yerma cuidando matar a Juan Ferrández de la Obra e saliéronle veniendo de la iglesia; e acogióseles a una casa e fuese de tejado en tejado a su varrio. E mataron a Garçía de [col. b] Larrasco, que venía con él, que avía casado allí.

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en el logar de Colindres e de las peleas e muertes e omeçidas e la causa

   En el logar de Colindres, seyendo comunes, ovo contienda entre Juan de Agüero e los del Río e de Varzena sobre una muger casada que Juan de Agüero tomó a su marido e sobre profidias. E suçedió en ellas Juan López de Salazar, que fizo la casa de la Serna, e morieron muchos omes entre ellos, en los quales mató Martín del Río a Juan Pérez, sobrino de Juan Agüero, e a otros dos. E después mató Juan de Agüero e Alonso de Agüero, su padre, a este Martín del Río e a Martín Sánchez de Varzena e duró buen tienpo esta enemistad. E suçedió en el bando d’éstos Sancho Sánchez d’Elvarado e Juan d’Elvarado, su fijo, como agora lo son, que Juan de Agüero el Moço se fue a Pero Ferrández de Selórzano e a los Negretes (1129).

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en Anpuero e en Linpias e Çerezeda e Gebaja e de las muertes e omeçidas e causas d’ellas e muerte de Juan Sánchez Marroquín

   En el logar de Anpuero e de Linpias, seyendo antiguamente dos vandos de Giles e de Negretes desde luenga memoria, mató Pero Esquierdo de Valdellarco a Juan Sánchez Marrón, seyendo todos Negretes, sobre palabras. E porque no fue echado del linaje de Negretes, tornóse su fijo, Pero Sánchez, de los Giles; e así lo fueron e son oy los de su linaje.

    

   Título de cómo mataron Ruy Sánchez de Valdellarco e Mocho, su fijo, a Ínigo Sánchez de Çariaga, la causa d’ella // [Fol. 448 r., col. a]

   En el valle de Çerezeda mataron Ruy Sánchez de Valdellarco e Mocha, su fijo, a Ínigo Sánchez de Çariaga, hermano de Gil Sánchez, seyendo vezinos e contrarios, menospreçiándolos con riqueza, e fueron echados de la tierra.

    

   Título de las muertes e omeçidas que ovieron entre sí los fijos de Garçi López de Gebaja

   En el valle de Gebaja ovieron omeçida entre Ruy Sánchez Saravia e sus fijos e Diego Sánchez Saravia, su hermano, e los suyos, seyendo vezinos; e oviendo omes feridos entre ellos, mataron malamente sobrinos e criados d’este Ruy Sánchez a Juan de Portogalete e a Pero de Linaça de Salzedo, hermanos de madre de doña María Ochoa, muger de Diego Sánchez, que eran dos omes buenos, en una çelada. E fueron sentençiados los que los mataron e morieron fuera de la tierra. E ovo e ay entre ellos mucha malquerençia e casi en todos los parientes.

    

   Título de las muertes que fizo Pero de Anpuero e de la su mesma muerte e (a) la causa d’ella

   En esta sazón e antes d’esto mataron Pero de Anpuero e otros quatro Negretes a dos omes de los de Marroquín en tregua e fueron açotados e sostóvolos Ochoa de Salazar. E fuendo ome guerrero e oviendo fechas otras muertes, matáronlo en Sant Micolás de Vilvao, estando con Ochoa de Salazar, que es fuera de la villa, acochillándose dos por dos con los de Ligiçamo sobre una muger. E mató este Pero de Anpuero al uno d’ellos e morió él de los golpes, levándolo en una pinaça a Suero e enterráronlo allí. E pesó mucho de su muerte a todos los Negretes.

    

   Título de cómo fueron levantadas la enemistades en las Siete Villas e en Trasmiera en Vizio e de las muertes e causas d’ellas

   En el logar de Puerto sienpre ovo dos vandos: la Cosa e Lavorde. No se fall[a] (1130) que sangre vertida oviese entre ellos fasta el año del Señor de mil CDXII años, que mataron Gonzalo Pérez, clérigo de la [col. b] Cosa, e Pero Gutiérrez de Lavorde e sus parientes a Pero de Castillo, fijo de Ruy Martínez, clérigo de Lavorde, que, seyendo omne mucho para todas cosas e con el linaje de la Cosa, primo d’este Gonzalo Pérez, apartó parentela. E tomó profidia con anbos los linajes e, oviendo pelea con ellos, matáronlo de una saeta por los pechos e quedó perdido el su vando e desecho; e fue malferido Ínigo de la Burreta de Butrón, que era casado allí, e eran con él Juan Pelegrín e Rodrigo Pelegrín, sus primos.

    

   Título de la muerte de Pero Sánchez del H[a]ro (1131) de Puerto e de la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CDXXV años pelearon Furtud Sánchez del Haro e Gonzalo Pérez de la Cosa e sus parientes de la Cosa e Pero Gutiérrez de Lavorde e Pero Sánchez de Maeda e Lope Garçía de Maeda, sus sobrinos, e sus parientes los de Lavorde en el colino que es en medio del aldea e morió aquel Furtud Sánchez de una saetada que le dio Garçía de Isla, que era cuñado de Lope Garçía de Maeda, que estava con los de Lavorde.

    

   Título de la muerte de Juan d’Urdiales e de Juan de la Cosa de Puerto e de la causa d’ellas

   En el año del Señor de mil CDXXVII años mató Juan de la Cosa, fijo de Gonzalo Pérez de la Cosa, a Juan de Urdiales, que era de Lavorde, a traiçión e malamente con una saeta por la caveça por detrás, cavo la iglesia de Santa María, e cayó luego muerto. E ençerróse en la dicha iglesia e sacáronlo los de Lavorde con el prior de Nájera, que açertó allí, e enpozáronlo por su sentençia en la canal del dicho logar por mandado del dicho prior.

    

   Título de las enemistades del linaje d’Elvarado e del Vear e de Carasa e de Errada e Pierra Redonda e las causas d’ellas e de sus omeçidas

   Seyendo los linajes d’Elvarado e del Vear comarcanos e vezinos con Ruy Martínez de Carasa el Viejo e con Diego Ruiz de Carasa, su fijo, (que) con pocos omes que ellos eran sostovieron la guerra con Ruy Gutiérrez del Vear e con Juan Sánchez e Fernán Sánchez d’Elvarado, su hermano, que eran mucho más poderosos; e no aviendo ayuda de Ruy / [Fol. 448 v., col. a] Martínez de Solórzano, donde ellos eran, pasaron mucho travajo, seyendo todos tienpos casi çercados e oviendo muchas muertes e omeçidas, fasta que fizieron casamientos. E se fizieron muchos casamientos, guardando cada uno su linaje.

    

   Título de cómo mataron Sancho Ruiz e Juan Gutiérrez e Rodrigo del Vear a Rodrigo Martínez de Piedra Redonda e la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CDXXXII años mataron malamente en buena paz Sancho Ruiz del Vear e Ruy Gutiérrez del Vear, sus hermanos, en una taverna a Rodrigo Martínez de Piedra Redonda, que era su vezino, porque no se sometía so ellos. E pasaron mucho travajo por la parte d’ellos por cadena e por corte.

   

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades entre los de Castillo e los Muñozes e de Venero e de las causas e muertes d’ellas e de la muerte de Pero Sánchez de Castillo

   Pero Sánchez de Castillo, que morava en Venero, e Pero Muñoz de Castillo, que morava en Castillo, eran primos e reñieron en uno sobre el mando de la tierra. E mataron malamente los Muñozes aquel Pero Sánchez de Castillo, seyendo de días, fuéndose ençima de una mula, en Meruelo e quedaron sus fijos, Juan Alonso e Pero Sánchez e Garçi Sánchez de Castillo. E quando fueron omes, aquexaron tanto a los Muñozes que, no los podiendo çofrir, se fueron al solar de Agüero, a Pero González, que llamaron el Bueno, por donde pasaron mucho travajo estos de Castillo; e con todo, fueron desfechos mucho los Muñozes.

   E ovo muchas peleas e muertes entre los de Agüero e de Castillo, que serían largas de contar, entre las quales ovieron una pelea en la Llamosa, toviendo çercado los de Agüero a Pero Sánchez Castillo e mucho apretado, que lo socorrió Garçi Sánchez, su hermano, que era mucho valiente, con pocos omes que tenía porque vio que lo querían quemar en la casa de Llamosa, metiéndose por medio d’ellos; e fue mucho malferido e entró dentro [col. b] con ellos e morieron onbres de anbas las partes e ovo muchos omes feridos. E fuéronse los de Agüero, pues no los podían tomar.

    

   Título de lo que conteçió a los fijos d’este Pero Sánchez de Castillo con los de Agüero

   Viviendo estos hermanos Juan Alonso, el mayor, en Venero e Pero Sánchez en Sant Pero e Garçi Sánchez e[n] la Llamosa, (e) casó Juan Alonso, el mayor, en Agüero. E pesando a sus hermanos, furtóle Garçi Sánchez, hermano menor, la casa de Venero, seyendo él en corte; e como vino e la falló tomada, echóse en la cama e morió a cavo de XXX días de malenconía. E los dos hermanos mantovieron la guerra con los de Agüero.

    

   Título de la muerte de Juan Alonso de Venero e de la enemistad que d’ella se siguió e de la causa d’ella

   Viviendo estos dos hermanos, Pero Sánchez en Sant Pero e Garçi Sánchez en Venero, e oviendo ya fijos, entraron en sus intençiones e apartaron parientes; e fuese Pero Sánchez al solar de Agüero e Garçi Sánchez al solar de Solórzano. En esta sazón pelearon Pero Ferrández, fijo de Pero Sánchez, e Juan Alonso, fijo de Garçi Sánchez, seyendo primos e casados (1132) con dos hermanas, fijas de Juan Sánchez de Salazar, e seyendo vezinos, en Noja e morió Juan Alonso, el de Venero, de feridas que le dieron. E por esta muerte ovo muchas omeçidas e muertes entre ellos, seyendo los de Sant Pero Negretes e los de Venero Giles, como lo son oy día.

    

   Título de cómo morieron dos primos de Castillo e otros de Sodego e la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CCCLXXXV años, veniendo estos Pero Sánchez de Castillo e Juan Alonso de Venero con LX omes de sus linajes a se desposar con fij[a]s (1133) de Juan Sánchez de Salazar, fallaron entr’Eslares e Çerdigo un padre e tres fijos a podar sus viñas, bien fartos de vino; e porque les vivió un omne d’ellos el vino que tenían en la calavaça e después la dexó caer en tierra, tomaron sus armas e mataron de súpito a Rodrigo de Venero e a Juan de Castillo, fijos vastardos de Pero Sánchez e de Garçi Sánchez. E en matándolos, feri-eron // [Fol. 449 r., col. a] a los dichos Juan Alonso e Pero Sánchez mucho mal e a otros. E morieron allí aquel padre e los fijos e tornáronse a Trasmiera con sus muertos e feridos.

   

   Título de la pelea que ovieron los de Solórzano e de Agüero en Urria, cavo Castillo, la causa

   En el año del Señor de mil CCCLXXX años, oviendo guerra entre estos hermanos de Castillo e de Venero, levantáronse todos los Giles con Rodrigo Martines de Solórzano, que lo catavan todos por mayor, para venir en ayuda de Garçi Sánchez de Venero. Otrosí vinieron en ayuda de Pero Sánchez de Castillo Gonzalo Gómez de Agüero, fijo vastardo de Pero Gonzalo terçero, con todos los de Agüero, porque era tutor e governador de Pero González, su hermano, que era moço. E otrosí vino doña Juana González, Señora de Múgica, e Gonzalo Gómez de Butrón, su yerno, que era moço, e algunos escuderos de Butrón, que açercaron en Agüero e pelearon en la Sierra de Ría, que es entre Castillo e Venero. E fueron luego desvaratados los Giles e Ruy Martínez de Solórzano e morieron algunos d’ellos; e dexaron muchas armas, que fueron mucho corridos, e fuéronse a sus comarcas, levando muchos feridos.

   En el año del Señor de mil CDXLV años, continuando su malquerençia estos de Castillo e Venero e Giles, mató Ferrando de Castillo, fijo de Pero Sánchez e de doña María Ochoa de Salazar, en una pelea dos omes de los Giles de Solorga; e fue setençiado e andubo en Somorrostro grand tienpo. E tornando a la tierra con una carta de perdón del Rey, prendiólo el Merino del Conde e enpozólo el corregidor Ferrando de Oña por su mandado a la puente de Selorga.

    

   Título de la muerte del avad de Palaçio e de Lope Garçía, su hermano, e de los criados de Ochoa de Salazar que morieron

   En el año del Señor de mil CDXXVIII años, oviendo pleito e malquerençia entre Ochoa de Salazar e Lope Garçía de Palaçio d’Escalante sobre unos bienes de bretones que eran tomados, entró Pero de Anpuero e otros ocho [col. b] omes criados de Ochoa de Salazar en Escalante a fazer un requerimiento al dicho Lope Garçía de Escalante; e oviendo palabras con él, mató Pero d’Illeta, que iba con él, a Pero Garçía de Palaçio, clérigo hermano de Lope Garçía, e corriéronlos de allí. E fuendo tras ellos, mataron en Anbrusero a Diego de Leçama e a Diego de Laya e a Diego de Alzedo, que eran mançevos de cada XX años, que los fallaron en tierra amorteçidos sin sentido del cansançio de la corrida. E acogiéronse Pero de Anpuero e los otros a Varzena. Sentençió Ochoa de Salazar por corte a todos los matadores d’ellos por chançellería e fizo prender a Lope Garçía de Palaçio e fízolo enpozar el corregidor Lope de Mendoça en Trasmiera por contienda de pleito.

    

   Título de las enemistades e malquerençias que ovo entre los solares de Agüero e de Solórzano e de las cosas entre ellos acaeçidas

   Fállase por memoria que, como quier que los solares de Agüero e de Solórzano fuesen muy grandes en Trasmiera, que al comienço el de Agüero fuese el mayor de los Giles, el de Solórzano el mayor de los Negretes. E porque Lope Garçía de Salazar el de Lograno e Juan Alonso de Múxica, casaron en Agüero, tornó el de Agüero a ser mayor de los Negretes; otrosí, porque Sancho Ortiz Marroquín casó en Solórzano e porque el de Agüero era tornado Negrete, fue mayor de los Giles el de Solórzano. E como quier que esto así fuese, no se falla que sangre vertida oviese entre ellos, salvo una vegada que se juntaron estos solares de Agüero e de Solórzano en voz, en asonadas, sobre fazer un cadahalso. E morió allí, en una escaramuça que ovieron, Diego de la Puente, que era buen escudero de Solórzano, de una saetada que le dieron, salvo la pelea d’Urria, que venieron allí por valedores, como dicho es. / [Fol. 449 v., col. a]

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades entre el solar de Agüero e los d’Elvarado e de Setién e Güenes e los de Çavallos e Liano e las causas d’ellas e de la muerte de Gonzalo Gómez de Agüero

   En el año del Señor de mil CCCXC años mataron los de Çavallos a Gonzalo Gómez de Agüero, fijo vastardo de Pero González, que era tutor de Pero González Quarto, su sobrino, que era moço, en armas de Toranço. E la causa d’esta muerte fue que, fuendo este Gonzalo Gómez de Agüero con todos los mejores de Agüero en ayuda de los de Çeanca contra los de Çavallos, pelearon en Cruz e fueron vençidos los de Çavallos e muertos muchos d’ellos. E recogido el canpo, asomaron Ferrando de Lamar e otros que venían en ayuda de los de Çávallos ençima de una sierra e Gonzalo Gómez de Agüero, cuidando que eran de los suyos de Çianca, dio d’espuelas al cavallo e fuese con alegría a ellos; e como los conoçió, quesiéndose tornar, cayó el cavallo con él en tierra, tropeçando en una piedra, e matáronlo allí sin lo ver los suyos. E tornáronse los de Agüero con él muerto a Trasmiera.

    

   Título de las muertes e omeçidas que acaeçieron a Pero González de Agüero e lo que conteçióle con el Rey

   Seyendo ya creçido este Pero González Quarto en hedad de XVI años, salió home mucho volliçioso e guerrero e esforçado. E continuando la guerra con estos de Çavallos, mató en su casa a Juan Caveça de Eras, toviéndolo desafiado porque avía muerto a Juan Pérez de Helechas, padre de Juan Pérez de Ribas. E sentençiáronlo e, no lo toviendo en nada, fuese a Juan de Velasco, que lo avía criado e vivía con él, que estava en Burgos con el rey don Enrique Terçero e fue mezclado con el Rey, que era mucho justiçiero e avía allí fecho en él justiçia por la muerte de Gonzalo Muñoz de Castañeda. E por consejo de Juan de Velasco fuyó a Vizcaya e a Vayona e dexó sus parientes e solar e ren-tas [col. b] en acomienda del dicho Juan de Velasco porque se quería pasar a Françia por temor del Rey. Estando en Guipúzcoa para se pasar, enbióle mandar el Rey en secreto que fuese a la çiudad de Vayona e matase o prendiese al conde don Alonso de Gijón, que andava airado d’él, en qualquier manera que podiese e qu’él lo perdonaría e faría merçed, ca el Conde se f[i]aría d’él deziendo que iba airado del Rey e lo allegaría a sí, porqu’el Rey savía que era omne para todo.

   E fuéndose Pero González para allá e llegado en Sant Juan de Luz, prendiéronlo allí, deziendo que abrían d’él muchos dineros de rendiçión. E estando preso, sopiéndolo el Rey, pesándol[e] (1134) d’ello, escrevió a mosén Juan de San Pero, que era su vasallo, sobre soltura e ya él era salido, que lo soltó un su criado e pasó a Fontarravía él, esperando merçed del Rey, que le avía escrito que se veniese a él porque avía puesto en obra lo que le mandara. E veniéndose, falleçió el Rey de su dolençia. E esta muerte del Rey fue causa de su muerte a perdiçión, como adelante se dirá.

   Tornado este Pero González en Agüero, fállase que Juan de Velasco avía tomado a todos los escuderos que eran del solar de Agüero e púsolos su acostamiento e que viviesen con él por se aseñorear en Trasmiera; espeçialmente tomó a Gonzalo de Setién e diole la casa de Retuerto e a Gonzalo Gómez de Güemes e a Juan González de Herrera e García Ferrández de Isla e otros, pero los otros luego tornaron a él. Como esto vio Pero González, fuese a él a Burgos e, porque no pudo acavar con él que le dexase aquellos escuderos, pues que los él dexara en encomienda e lo quería servir con ellos, tornóse a su tierra a defender lo suyo, ca le respondió que eran escuderos fijosdalgo e esentos de vevir con quien quisiesen e que los dexase por suyos. E reconçiliólos con los d’Elvarado e con todos los Giles, ca los del Vear sienpre fueron con el solar de Agüero. E tornando en la tierra, ovo muchas-muertes // [Fol. 450 r., col. a] e omeçidas con ellos e con otros, dándoles Juan de Velasco sueldo para catener la guerra. E como quedó privado de la reina doña Catalina, que era tutora del Rey, enbió por corregidor a Gómez Arias a Trasmiera e a otros por merinos; e como este Pero González era omne de grand coraçón, púsose a todo, faziendo maravillas de su persona, peleando e vençiendo e matando con pocos a muchos.

    

   Título de la pelea de Tranbasaguas que ovieron los d’Agüero e d’Elvarado e la Vega

   En el año del Señor de mil CDI años pelearon escuderos d’este Pero González de Agüero e los Giles e d’Elvarado e Vega en Tranbasaguas, estando doña Juana de Múxica, su tía, con ellos, e fueron vençidos los Giles; e morió allí Alonso d’Elvarado, fijo de Juan Sánchez d’Elvarado, que venía merino por Juan de Velasco, e otros e fueron muchos feridos de los vençidos.

   En el año del Señor de mil CDII años, veniendo Gómez d’Arias por Corregidor de Asturias de Santillana e de Trasmiera e de Visio poderosamente, cuidando tomar a este Pero González, e sopiéndolo él, salió ençima de un cavallo con los que pudo aver, echando su apellido, e reçiviólo en Penagos; e peleó con ellos e vençiólos. E quedaron allí muertos Lope de Liaño, que era vezino e poderoso, e Juan Sánchez de Hermosa, alcalde, e otros dos alcaldes de Asturias de Santillana que venían con el Corregidor e otros; aun después de vençidos no quisieron matar más d’ellos e tornóse a Santillana.

    

   Título de la pelea de Puerto, que ovo este Pero González con este mesmo Corregidor

   En el año del Señor de mil CDV vino este corregidor Gómez Arias otra vez, mucho más poderoso que primero, sobre este Pero González con favor del dicho Juan de Velasco e, no lo osando atender, vínose con todos los sus [col. b] escuderos, que eran ocupados, a Santa María del Puerto por se pasar a Vizcaya. E porque sopo qu’el Corregidor venía açerca enbarcado ya con todos en las pinaças, díxole Juan Díaz de Çianca, que quedaba con unos diez en la ribera porque veniera tarde e non copo en las pinaças:

   -Señor, ¿cómo me dexades perdido, qu’el Corregidor ya es llegado e enpozarme ha por lo que con vos he seido?

   E commo esto le dixo, díxole:

   -Por çierto no te dexaré o contigo moriré.

   E saltó al agua fasta la çinta e mandó tornar las pinaças. E sopiendo qu’el Corregidor era entrado en la aldea de Dueso, saliólo a reçevir e peleó con él a la puente de Pontejos e vençiólos a todos; e morieron algunos d’ellos e tornáronse maltratados él e todos los Giles que con él venían. E adereçando sus fechos, pásase dende a pocos días a Vizcaya, soltando los que d’ellos prendió.

    

   Título de un grande fecho que fizo este Pero González peleando con los moros en el Andaluzía

   Este Pero González fue, commo dicho es, esforçado a maravilla e fizo estos e otros muchos fechos en armas que serían largos d’escrevir; espeçialmente fizo uno que no es de olvidar: que estando desterrado en la frontera de los moros, en la villa de Alcalá, salió de la villa para pasar a otro castillo e apartósele la conpañía por un sendero en un monte e fuese ençima de un cavallo e un paje en otro e un ome de pie con él e falló en el montezillo siete cavalleros moros adalides, que yazían por tomar christianos. E como lo vieron, estovieron quedos, cuidando que venía más conpañía con él; e como él los vio, dixo al ome de pie:

   -Vete e atraviesa por aquí e llama la mi conpañía e tomaríamos aquellos moros.

   E díxole aquel su criado:

   -Señor, no me mandades partir de vos a tal tienpo.

   E díxole:

   -Vete, no tardes.

   E díxo-le: / [Fol. 450 v., col. a]

   -Señor, no iré, que yo vos conozco, que no vos podredes tener sin ir a ellos e quiero pasar ventura con vos.

   E tornóle:

   -Vete, si serviçio me deseas fazer, que yo te prometo que no me partiré de aquí fasta tu vengas.

   E ido él a más poder, los moros començaron a fazer sus ademanes; e como lo él vio, dixo a su paje:

   -Cata, no te partas de aquí e, si me vieres e pie, darme as ese cavallo.

   E como él estava armado e bien encavalgado, puso su lança en el ristre e dio de las espuelas e dio en ellos, por tal manera que, antes que perdies[e] (1135) la lança, mató los tres d’ellos súpitamente, e dos cavallos de los otros con ellos; e ya quebrada la lança, no podiendo con la prisa fallar la espada, acomendóse a Santa María del Puerto, en quien él avía devoçión, e luego la falló e, sacándola e rogándola que lo acorriese, mató el uno de los quatro que avían quedado. E cayó el su cavallo muerto en tierra con él, que ya era mucho malferido; e aun él ya ferido de muchos golpes. E llególe su paje con el cavallo e ayudólo a cavalgar; e diole una azagaya que yazía en tierra de un moro muerto e tanto fizo que en poco rato mató el otro moro e desbarrigó los cavallos a los otros dos e acogiéronsele a pie por una espesura. E cayó el otro su cavallo muerto de muchas feridas que le avían dado.

   E quando llegaron los suyos, falláronlo mucho desmayado de la sangre que le salía de muchas feridas, grandes e pequeñas, que tenía; e fallaron los çinco moros muertos, e aún algunos d’ellos resollando, e los siete cavallos muertos en torno d’ellos e los dos suyos tanbién. E tomáronlo en una azémila e leváronlo a la villa. E como esta nueva fue savida en ella, fueron los regidores d’ella al monte donde avía seido aquella pelea e falláronlo todo verdad. E fiziéronlo todo pin-tar [col. b] en la capilla de la iglesia e escrevir por letras por menudo; e posieron la su bandera con sus armas cavo la pintura. E después que sopieron de su muerte, doliéndose d’ella, ordenaron un noversario en el año en tal día como aquello aconteçió con una misa cantada para sienpre jamás. E así lo está fasta oy.

    

   Título de la muerte de Pero González de Agüero, que morió por justiçia en Valladolid e la causa d’ella

   Venido de allí e conplido su romería en Santa María de Puerto e andando con temor del dicho Juan de Velasco, llegó en Valladolid desconoçido para ir al infante don Ferrando, que estava en Medina del Canpo. E fue escultado por Gonzalo Gómez de la Calleja e por aquel corregidor Gómez Arias e preso al primero sueño e degollado en la plaça antes del día por mandado de la Reina, deziéndole que era un ladrón robador, que, si savido fuera, no lo dexaran matar. E Juan de Velasco no era en corte ni sopo d’esto. E pesó mucho a los señores del reino e al Infante, que, sopiendo su presión, venía para lo sacar; e sopiendo su muerte, se tornó de Puente Duero.

   E morió este Pero González en hedad de XXXIII años e morió con mucha contriçión, pidiendo a Dios merçed de sus pecados. E en adovándolo, falláronle el coraçón pequeño e mucho agudo (e) de façión, porque dizen los savios qu’el coraçón, quanto más pequeño, si es agudo, es más esforçado. E traxiéronlo a Santa María de Puerto, como él mandó.

 

   Título de cómo mató Garçía de Agüero a Garçía de Setién e a Gonzalo, su hermano, e la causa

   Muchas peleas e omeçidas pasaron entre este Pero González e los dichos Gonzalo de Setién e Gonzalo Gómez de Güemes e los d’Elvarado, que serían largos d’escrevir. E quedando Pero de Agüero e Garçía de Agüero, sus fijos, e moriendo Pero de Agüero en La Curuña, segund dicho es, e quedando Pero, su fijo, de dos años e seyendo su tutora doña María de Velasco, su madre, e Garçía de Agüero, su tío, governador del solar, ovo sus intençiones con García (1136) // [Fol. 451 r., col. a] [de Setién] e Gonzalo e Juan de Setién, fijos de Gonzalo de Setién, que lo arrastró un cavallo, e mató este Garçía de Agüero a estos Garçía de Setién e Gonzalo de Setién, fijos de Gonzalo González de Setién en Tranbasaguas, cortándoles las caveças, e prendió en Retuerto a Juan de Setién, que llaman Blanco; e porque le prometió que lo faría perdonar la muerte de sus hermanos, no lo mató. E tráxolo preso a Somorrostro e fuésele una noche a Samano.

    

   Título de la muerte de Pero Gómez de Cornizo e de Diego de Ralas e de Juan Sánchez d’Elvarado, la causa

   Este Garçía de Agüero era omne mucho esforçado e mató a Pero González de Cornizo de Santander en el palaçio de Agüero porque se echava con aquella doña María de Velasco, su cuñada. E en matándolo, mató él con un puñal a Diego de Ralas, cortándole los gargueros. Después tomó en una noche con ella a Juan Sánchez d’Elvarado, seyendo viejo de LXXX años, en la cama e sacóle las turmas e enbiólo en su mula, en manera que morió d’ello a cavo de XXX días en la Villa de Laredo. E después castró a Garçía Escrivano porque usaba con ella.

    

   Título de la muerte de Garçía de Agüero, que mataron por justiçia, la causa d’ello

   En el año del Señor de mil CDXXXIV años, estando este Garçía de Agüero poderoso e en grand estado e toviendo atemorizados a todos sus enemigos e toviendo favor del almirante don Fadrique, con quien él e su sobrino vivían, e no preçiando a los enemigos ni a la casa de Velasco, que lo quería mal, e estando sentençiado por aquellas muertes de los de Setién e buscándole mucho mal esta doña María de Velasco, su cuñada, levantáronse sobre él Ferrand Sánchez d’Elvarado e todos los mejores de Giles e del Vear por mandado del Conde de Aro. Una noche tomáronlo preso en una casa pequeña que morava su madre, seyendo desengañado de muchos que venían contra él [col. b] e de otros. Pero lo que ordenado es de Dios no se puede escusar e leváronlo priso Alvarado e degolláronlo allí por mandado del Conde e por sentençia del corregidor Ferrando de Oña, por aquella sentençia que sobre sí tenía.

   En esta sazón mató Pero de Solórzano, fijo de Pero Ferrández, a Juan de Castillo, fijo de Juan Alonso de Venero e de doña Inés de Salazar, que andava con su padre, andando con él, con una lança por las espaldas. E nunca omne pudo saver la causa, por que pesó mucho al dicho su padre.

    

   Título de las muertes de Rodrigo de Solórzano e de Juan de Solórzano, su primo, e de otras e la causa d’ellas

   En el año del Señor de mil CDLXVI años ovo guerra entre Ruy Martínez de Solórzano e Pero Ferrández, su sobrino, e pelearon en Solórzano Rodrigo de Solórzano, hermano de Pero Ferrández, e Juan de Solórzano, fijo de Ruy Martínez, que era nieto de Juan Sánchez d’Elvarado, fijo de su fija, topando en el camino de XVIII por XVIII omes. E pelearon mucho denonadamente, no toviendo pavés ni otras armas, sinon algunas coraças. E morieron allí aquel Juan de Solórzano e Sancho Garçía de Veranga e Gemeno de Santibañes e otros tres; de los de Rodrigo morieron tres omes. E fueron vençidos e ençerrados Juan de Solórzano e los suyos en una casa e morió él luego en la noche de las feridas; e fueron feridos todos, poco o mucho. E fue ferido este Rodrigo de Solórzano de una saeta por el braço arriba del codo e quedóle el fierro de un viratón en el cuerpo e morió a cavo de XX días. E sobre estas muertes ovo mucha guerra e peleas e muertes de omes entre todos los Giles e los Negretes.

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en la villa de Santander e de las muertes e omeçidas e peleas e de las causas d’ellas e de la muerte de Juan d’Escalante

   En la villa de Santander no se falla que oviese vandos, sino que todo el mando de la villa avía seido e era en el li-naje / [Fol. 451 v., col. a] d’Escalante, fasta que Gonçalo Gutiérrez de la Calleja, [que] era criado e pariente de Juan Gutiérrez d’Escalante, se alçó con la rúa Mayor e con la ayuda de los Giles fizo guerra a los fijos de Juan Gutiérrez d’Escalante, después d’él muerto. E peleando un día con los fijos e sobrinos de Ruy Gutiérrez d’Escalante a la puente, feriéronse muchos de los d’Escalante porque entraron en su varrio e morió Juan d’Escalante, fijo de Juan González el Çiego, de una saetada que le dieron por el pie de pasmo. E esta fue la primera sangre vertida entre ellos.

   E por esta muerte ovieron mucha guerra en la villa, veniendo a ella los de Agüero e d’Elvarado, e morieron algunos omes. E acavóse porque Pero Alonso e Rodrigo, fijos de Ruy Gutiérrez, morieron en Castilla de dolençias e a Juan d’Escalante, su fijo mayor, matáronlo los ingleses en la isla de Renuy, andando en armada, saliendo en tierra. E otrosí morieron Pero Ruiz d’Escalante e Ferrando d’Escalante, fijos de Juan Gutiérrez el Çiego, en la mar, de tormenta e [amenguóse el] solar de Agüero. E así fa[ltó casi] (1137) todo aquel linaje.

    

   Título de cómo fue vendida la villa de Santander al Marqués de Santillana e de los que la vendieron

   En el año del Señor de mil CDLXVII años vendieron Ferrand Sánchez d’Elvarado e Juan Gutiérrez del Vear e Gonzalo de Solórzano la villa de Santander, morando en ella, al marqués don Diego Furtado de Mendoça, que tenía merçed del Rey d’ella, por dineros e vasallos que les dava por ello. E dieron entrada en la rúa Mayor e en los Cuerpos Santos e en el Castillo al corregidor Garçía López de Burgos e Juan de Gauna, Merino de Santillana, e a don Ladrón de Guebara, Señor d’Escalante, e a todo el poderío de la casa de Asturias e apoderáronse en ella. E recogiéronse los de la dicha rúa Mayor a la villa de vaxo.

   E pelearon todos los de vaxo e los que fueron de arriba con los del Marqués cada día e vino casi toda Trasmiera e Giles e Negretes en favor de la dicha villa, e aun de toda la costa fasta Fontarravía, pensándoles porque tal villa se partía de la Corona Real. E peleando cada día morieron muchos omes de todos, entre los quales morió Ferrando d’Escalante de un viratón. E estando mu-cho [col. b] apretados los del Marqués por las muchas ayudas que los de Santander avían, venieron en partido todos que la villa de arriba, que tenían los del Marqués; entregáronla a don Ladrón, Señor d’Escalante, para que la toviese en depósito con la gente qu’él quiso fasta LX días, que si el Marqués la socorriese, que gela entregase con tanta gente como los suyos estavan e con tales armas e vituallas e no más e después que los de arriba e de vaxo viesen lo que les conplía e, si no lo socorriese, que la entregase a los de la villa e que la defendiesen si podiesen.

   En este tienpo se aperçevieron las partes a buscar sus reparos. E los de Santander juntáronse muchas gentes e posieron navíos por la mar e venieron en su socorro Juan Alonso de Múgica con todos sus parientes e Gonzalo de Salazar, fijo de Lope Garçía, e Juan de Agüero e otros muchos de las villas de la costa, porque Santander les dava sueldo de lo del Rey e porque les pesava de tal merçed fecha. Aposentáronse varreados ençima de la villa, por donde los del Marqués avían de venir e, llegados los del Marqués a la puente d’Arze e no se atreviendo [a] venir, el término conplido, conbatieron la villa e entráronlo por fuerça e posiéronlo a sacamano a los que en ella estavan, ca eran III mil omes escogidos de solares e de cada villa e mucho armados. E entrados, derribaron las casas de los susodichos que la vendieron e [fueron] tomados sus bienes por sentençia. E quedó por corregidor e defensor de la dicha villa Gonzalo de Salazar por un año e medio e así se quedó por del Rey, e con todos sus términos e livertades, quando el la dexó. Después dio el Rey enmienda de la dicha villa al dicho marqués e quedaron libres por del Rey fasta agora.

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en Asturias de Santeillana e de sus arrededores e de las muertes e omeçidas e causas d’ellas

   En el año del Señor de mil CCCLXXXIII años mataron Pero Días de Quebedo e sus tíos e parientes a Gonzalo Muños de Castañeda, seyendo vezinos e enemigos, en buena paz, convidándolo a comer a su casa de Queve-do; // [Fol. 452 r., col. a] e entrando en la dicha casa, cortáronle la caveça, no dexando entrar otro, e echáronla por las ventanas afuera a los suyos que con él avían ido, que estavan fuera, que no quisieron matar d’ellos.

   E por esta traiçión fizo el rey don Enrique Terçero buscarlos a todos. E prisos, gelos levaron a Burgos e fizo arrastrar a este Pero Díaz e en Juan Díaz, su tío, en otros XVII omes; e después de arrastrados, fízolos fazer quartos e poner en las puertas de la çiudad e [fueron] taladas sus casas e bienes por de alevosos.

    

   Título de cómo mataron los d’Escobedo a Pero Díaz, el Cavallero de Çavallos, e de la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CD años mataron los de Herrera en Escovedo a Pero Días, el Caballero de Çavallos. Después fue preso el açipreste de Çavallos, su hermano, por Diego Pérez Sarmiento, que vino por corregidor, por mandado de la reina doña Catalina por muchos malefiçios e osadías que fazía en esfuerço, que era ordenado; e levado allí, fue afogado en la rueda de la noria cruelmente e con mucha pena.

    

   Título de las muertes e omeçidas de los de Cos e de las guerras e de los fechos que entre ellos pasaron e de la causa d’ella

   En el año del Señor, oviendo guerra los de Cos e los Guerras, que eran enemigos de antigüedad, mató el Tuerto de Cos, que le llamavan así porque avía el un ojo más baxo qu’el otro, que era mucho valiente, [a] (1138) Garçi Arenque, fijo vastardo de Garçi Sánchez Guerra, toviéndolo ençerrado los Guerras, saliendo por la puerta, tomándolo con su lança, e fuéseles d’entre las manos. E después, a dos años, mató Garçía Guerra, hermano legítimo d’este Garçi Arenque, aquel Tuerto de Cos. E otras muertes muchas ovo entre ellos, porque después, a tienpo, mató Gonzalo Guerra, fijo de Juan de la Guerra, a Puente e a Juan Velas de Cos, fijos de Sancho Velas de Cos, toviéndolos desafiados.

    

   Título de la pelea de [Quejas] (1139) e de la muerte de Diego González de Çávallos e de Garçía Guerra e de la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CDXV a-ños [col. b] ovo mucha guerra entre Diego González de Çavallos el de Çianca e Juan Díaz, el nieto de Çávallos, e Diego González el Blanco de Çavallos, que eran todos primos, fijos de hermanos, e los Guerras, que ayudavan a los de Çavallos, e los Calderones, que ayudavan a los de Çianca. E pelearon en Quijas sobre dos corregidores, que cada uno traía el suyo, e fueron vençidos los de Çianca. E morió allí Diego González de Çavallos e de Çianca e muchos de los suyos. E morió Garçi Guerra, fijo de Garçi Sánchez Guerra, seyendo vençedor, que lo mató un clérigo hermano de leche d’este Diego González, veyéndolo matar, [metién]dose (1140) en medio de todos, con una azcona que le dio por los pechos; e mataron allí a él e todos tres yazían juntos en tierra muertos.

    

   Título de cómo mataron los de la Maisón a Ruy Sánchez Guerra e de la causa de su muerte

   Después d’esto mataron los escuderos de la Maisón a Ruy Sánchez Guerra, fijo de Garçi Sánchez Guerra, porqu’él avía seido en la muerte de los que lo mataron. E matáronlo en una sierra, apeándose de un cavallo a fazer su neçesidad.

    

   Título de cómo mató Rodrigo de Bregón a Juan Rodríguez de Castañeda e de la causa

   En el año del Señor de mil CDXL años mató malamente Rodrigo de Obregón a Juan Rodríguez de Castañeda en el monte de Cavo Çavallos. E después mató Lope de Bregón, su sobrino, fijo de Lope Garçía, a Juan Pérez de Quintana e a su fijo e a otros dos en Pumanes, sobre una muger que le tomaron. Después mató Alonso de Obregón, fijo de Lope Garçía de Obregón, a Ruy Díaz de Çavallos malamente, seyendo un linaje, llamándolo a fabla, cavo su casa en Ranedo.

    

   Título de las muertes que se fizieron entre los de Çianca e Liano e de los que morieron

   En el año del Señor de mil CDLV años ovo guerra mucho afincada entre los de Çianca e de Liaño, que eran vezinos e contrarios. E mataron Pero Díaz e Juan Días Brahun, fijos de Diego González de Çianca, a Juan de Viano, fijo de Pero Díaz de Liano, en pelea e otros. E después / [Fol. 452 v., col. a] mató Lope de Liano, fijo de Juan de Liano, a Juan Díaz Brahun, peleando por la muerte de su padre. E después mató Diego de Velasco, uno por otro llamándose, a Juan de Liano, fijo de Pero Díaz de Liano, en Valdecayón. Después mató Juan Díaz, fijo de Juan Díaz de Çavallos, a Juan Sánchez, alcalde de Villasebil, malamente porque era rico, e casó con su muger. Después mató Juan Díaz, fijo de Juan Díaz Brachón, a Ferrando de la Oya e a su hermano e matáronlo por justiçia por ello.

    

   Título de cómo fueron levantadas las enemistades en Asturias de Oviedo e de las peleas e muertes e omeçidas d’ellas

   Enemistad antigua ovo en Asturias de Oviedo entre los de Quirós e los de Valdés, que eran casi vezinos, sobre quál valería más en la tierra. E pelearon Lope González de Quirós e Melén Suárez de Valdés en un logar que llaman la Parança e fueron vençidos los de Quirós e otros LXXX omes d’ellos.

    

   Título de la pelea de la puente de Coloto e de la muerte de Melén Suárez de Valdés e de sus fijos

   Después d’esto pelearon Juan Vernaldo de Quirós, hermano d’este Lope González de Quirós, e su parentela con este Melén Suárez de Valdés e con su parentela a la puente de Coloto e fueron vençidos los de Valdés. E morieron allí aquel Melén Suárez de Valdés e dos hermanos suyos e Perrot e Galás e Tristán, sus fijos legítimos, e otros LXXX omes; escapó Diego Meléndez, su fijo vastardo, que se escondió so la puente, que después valió mucho, como se contiene en el título de su linaje.

    

   Título de la pelea que ovieron los de Quirós e los de Valdés e de los que en ella morieron

   Después d’esto pelearon Ibán de Quirós e su parentela con Ferrando Álvarez de Valdés e con su parentela, en un logar que se llama Vega, que es en la Pola de Sieru, e fueron vençidos Ibán de Quirós e los de su partida. E morió Juan de Canpomanes, que era uno de los mayores d’ellos, e otros diez omes e fueron presos dose omes d’ellos. [col. b]

   Después d’esto ayuntó este Ibán a toda su parentela, que eran los d’Estrada e de Navares e de Nava, e fue sobre los de Valdés e no osaron pelear con él e echólos de la tierra. E quemóles las casas fuertes e robóles toda la tierra e quanto falló.

 

   Título de cómo entró en Asturias de Oviedo por merino Pero de Quiñones e de los fechos e muertes que en ella fizo

   En el año del Señor de mil CDL años, reinando el rey don Juan Segundo en Castilla, entró Pero de Quiñones en Asturias de Oviedo por merino que era e enseñoreóse mucho en ella e fizo mucha justiçia en los que le contrariavan, entre los quales mató malamente, llamándolos e oviéndolos tomados para sí, a Álvar Díaz de Miranda, que lo afogó en un río, e Arias de Monón, con yerbas. E sojuzgó toda la tierra para sí porqu’el Rey no andava por mal cavo, sino Gonzalo Vernaldo de la Ribera, Señor de la casa de Nabares, que se le defendió en su fortaleza. E después furtó Juan Pariente la villa de Llanes e fizo la guerra de allí; e socorriéronlo Ferrando d’Estrada e Pero de Nava e todas sus parentelas e votáronlo fuera de la tierra e prinçipado.

    

   Título de cómo entró el Conde de Luna en Asturias de Oviedo e de las muertes que en ella fizo e de la causa d’ella

   En el año del Señor de mil CDLXIV años, reinando el rey don Enrique Quarto, entró el Conde de Luna, fijo de Pero de Quiñones, en el prinçipado de Asturias de Oviedo e ovedeçiéronlo los de Quirós e los de Valdés e otros muchos e contrastáronlo los d’Estrada e los de Nava e los de Navares. E çercó a Pero de Nava e tomólo con un trabuco en la su casa de Nava e falleçiéronle todos quando le vieron preso. E tóvolo preso en Luna çinco años e sojuzgó toda la tierra. E quedaron Suero de Nava, su fijo, de XXII años e Sancho d’Estrada, su yerno, e guerreavan contra los enemigos e contra el Conde lo que podían.

    

   Título de la muerte de Diego de Valdés e otros que con él morieron e la causa

   Estando estos Sancho d’Estrada e Suero de Nava en el valle de los Pandos con LX // [Fol. 453 r., col. a] omes, que era su comarca, (e) vino (1141) sobre ellos Diego de Valdés por mandado del Conde con CCC omes. E pelearon con él e fueron vençidos los de Valdés e los del Busto e los de Vegil e morió allí aquel Diego de Valdés, que lo mató Suero de Nava con su espada, topando uno por otro; e fueron muertos allí con él Gonzalo de Valvín e Diego de Valvín, su hermano, e otro escudero, que quedaron muertos en el canpo.

    

   Título de la muerte de Sancho d’Estrada e de otras muertes e omeçidas que en aquella tierra se fizieron

   Después d’esto entró Ferrando Alonso de Vegil, merino que era por el Conde de Luna, en la comarca de la casa de San Jurdi [a] buscar a Sancho d’Estrada e, echando el apellido, salió Sancho d’Estrada tras él, con pocos omes, porque se aventajó de los otros; e fuendo en su alcançe, tornaron sobr’el dicho Sancho e matáronlo allí. E mataron con él a Juan de Quirán e a Diego de la Vega e a Gonzalo de Perosa e fuéronse con tanto.

    

   Título de cómo Suero de Nava vino en la tierra e de los fechos que fizo contra sus enemigos

   Muerto este Sancho d’Estrada, vino a la tierra el dicho Suero de Nava, que era ido a Castilla, e començó a guerrear reziamente contra la parte del Conde de Luna. Antes d’esto, quando su padre estava çercado, avía dado salto de noche en el real con LX omes e mató XLIV omes e puso grand espanto en el real; e fue él mesmo ferido. Después mató muchos de sus enemigos; espeçialmente mató a un fijo vastardo de Alonso Pérez del Busto e Alonso de Cabranes e a Mal Pelo, sobrinos de Ferrando Alfonso de Vegil, e otros dos con ellos. E mató al fijo de Rodrigo de Cabranes con XV omes, que los tomó en la casa de Canbranes. E quemó la casa de Pandillas, que era de Ferrando Alonso de Vegil, e dentro d’ella ocho omes que la tenían. E derrocó la casa de Ferrando Alonso de Vegil del Colmiro, que la dexaron los que la tenían por miedo d’él. Cercáronlo en la casa de la Forcada mil D [col. b] omes por mandado del Conde e dio de noche sobre ellos con LX omes que consigo tenía e desbaratólos e mató XL omes d’ellos; e quemóles el trabuco e rovó el real.

    

   Título de cómo fue suelto de la presión Pero de Nava por su fijo Suero, la causa

   Después d’esto prendió este Suero de Nava a Diego de Valdés, fijo mayor de Ferrando de Valdés, sobrino de Diego de Valdés, qu’él avía muerto, e otros buenos escuderos que vivían con el Conde de Luna, por los quales e por la mucha guerra qu’él fazía a todos los de Asturias que vivían con el dicho Conde de Luna (1142), diéronle a Pero de Nava, su padre, que avía çinco años que yazía preso en Luna en fierros, e por qu’él e el dicho su padre le fuesen servidores e ovedientes.

    

   Título de la muerte d’este Suero (1143) de Nava e de los nobles fechos qu’él avía fecho e de sus vondades

   En el año del Señor de mil CDLXXI años, estando este Suero de Nava con el dicho su padre mucho apoderados e avido muchas buenas dichas en las guerras que dichas son e otras muchas más en muchas maneras, seyendo sienpre vençedor, e estando todos sus enemigos atemorizados d’él, ca era mucho valiente e alto de su persona e esforçado e lijero e travaxador de su persona, seyendo en hedad de XXX años, escaramuçando un día en Villaviçiosa con algunos de Valdés que estavan en una casa fuerte, fue ferido de una saeta asaz lexos por los pechos, que le salió a la otra parte porque avía ya desnudado las coraças que sienpre traía vestidas, ca ya era llegada su ora. E morió de aquel golpe a cavo de seis días. / [Fol. 453 v., col. a]

    

   Título de cómo se levantaron las hermandades contra los cavalleros e señores en el reino de Galiçia e de los fechos que contra ellos fizieron e de las fortalezas que derribaron

   En el año del Señor de mil CDLXVIII años se levantaron Ferrand Pérez de Andrave, Gómez Pérez de los Marines, Pero Pardo e Sancho de Lancones e otros cavalleros de Gallizia, sobre Alonso de Lancones. Derribáronle el castillo de Serante, fueron sobre la villa e castillo de las Mestas, en que estava su muger, e fiziéronle gastar todas las vituallas, fasta que comieron XC cueros de bueyes que tenían secos. Diéronse por fanbre e derribáronlo todo por el suelo. Derribáronle el Castillo de Ortigera.

    

   Título de cómo este Alonso de Lancones traxo del Rey para fazer hermandad

   Este Alonso de Lancones fuese en esta sazón al rey don Enrique Quarto e traxo provisiones d’él para fazer hermandades en todo el reino de Galizia, así de labradores como de fijosdalgo, contra todos los cavalleros e Señores de Galizia, en tal manera que no quedaron con ellos sendos servidores que los sirviesen. Echáronlos de todas sus tierras e heredamientos, que un solo vasallo ni renta no les dexaron, derribáronlos todos las fortalezas, toviéndolos çercados, tirándoles con grandes trabucos e otros petrechos, seyendo capitán e governador d’estas hermandades este Alonso de Lancones, que cada que esto fazía se juntavan con él LXX omes fidalgos e labradores.

   Las casas e fortalezas que derribaron son éstas: primeramente derribaron el castillo de Ribadeo, que era del Conde de Ribadeo, e el castillo d’Espinera, que era suyo tanbién. Derribaron al castillo de Miraneti e el castillo de la Cueva e a Villamayor, que eran de Pero Pardo, açerca de Vivero. Derribaron el castillo de Santa Marta, que era de don Vernaldino, fijo del Conde de Santa Marta, e mataron los vi-llanos [col. b] a la Condesa, su muger. Derribaron los castillos de Meda e de Albuchén e el de las Puertas e el de Valderas e el de Canpanes e el de Sarria e el de Monforte, que eran del Conde de Lemos. Derribaron los castillos de Marco e de la Puente de Imia e el de Ferrol e el de Villalva e la casa de Andrave, que eran de Ferrand Pérez de Andrave. Derribaron la casa e la fortaleza de Aviñón, que era de Ruy Pérez de Andrave, hermano de Ferrand Pérez de Andrave. Derribaron el castillo del Castro Verde, que era de Sancho de Ulloa. Derribaron el castillo del Brosno, que era de Gómez Pérez de las Marinas. Derribaron el castillo de Fonceras, que era de Lope Sánchez de Ulloa. Derribaron el castillo de Castromocho, que era del yerno de Pero Pardo. Derribaron el castillo de Riomayor e la fortaleza de la Puente de Riomano, que era de Luis de Azevedo. Derribaron la fortaleza y casa de Larrocha del Arçobispo de Santiago, que la tenía el fijo de Rodrigo de Moscoso; no la podiendo tomar, derribáronle la fortaleza e casa de Altamira, que era suya. Cercaron a la madre d’este Rodrigo de Moscoso en el castillo de Almanço e, no la podiendo tomar, derribáronle la casa de Altamira. Derribaron el castillo de la çiudad de Lugo e todas las casas de los fijosdalgo que moravan en ella, que no dexó uno. Derribaron el castillo de Lemos, que era del Conde de Lemos, e todas las casas de los fijosdalgo de la dicha villa. Derribaron el castillo de Ribadavia e todas las casas de los fijosdalgo que moravan en ella. Derribaron los dos castillos de la çiudad de Orenes que eran dentro. Derribaron el castillo de Utero de o Rey, que era del Conde de Venavente. Derribaron el castillo de Puerto Marín, del Arçediano de Santiago. Tomaron el castillo de La Curuña por conbate e, no lo quisiendo derribar, diéronlo a un escudero en tenençia que lo toviese por ellos. Derribaron todas las casas de los fijosdalgo // [Fol. 454 r., col. a] que andavan con ellos, por donde ovieron causa de se quebrantar estas hermandades.

   Una pelea ovo el Conde de Lemos con estas hermandades en Monfierro e vençiólos e mató CD omes d’ellos. E çercáronlo después en Ponferrada e defendióseles porque era villa fuerte e porque se le allegaron muchos cavalleros e escuderos que andavan desterrados de lo suyo; e otrosí lo ayudó el conde don Álvaro de Trastámara.

   Mataron los del Arçobispo de Santiago en una pelea dentro de la çiudad a Vernaldianes de Sotomayor, fijo de Rodrigo Sánchez de Moscoso, e de doña Mençía de Sotomayor con una saeta. E después que mataron los villanos de Ribadavia a la Condesa de Santa Marta, su señora, de cruda muerte, faziéndola pedaços, vino don Vernaldino, su antenado, contra ellos e mató muchos d’ellos e desotólos de mala manera.

   Durando estas cosas e fechos en Galizia, como dicho es, e otros muchos por tienpo de tres años, poco más o menos, como a pareçer de las gentes Nuestro Señor quiso ferir con su deçiplina a estos cavalleros de Galiçia, e pagado d’ellos con piedad e viendo las demasiadas crueldades de los villanos e la su mucha desovedençia contra sus naturales señores, e más contra los fijosdalgo que los ayudavan, acatando la antigua enemistad que fue e sería entre fijosdalgo e villanos, juntándose con los dichos señores, dieron con los dichos villanos en el suelo, faziéndoles pagar todos los daños e faziéndoles fazer todas las dichas fortalezas mejores que de primero. E así están agora, como c[a]sas (1144) sin çimiento, que sin mayor no pueden mucho durar. E desataron Alonso de Lancones (1145). / [Fol. 454 v., col. a]

    

   Título de las persecuçiones que Nuestro Señor, por los pecados de los omes, quiso enbiar sobre toda España de fanbre, primeramente por muchas aguas e después por grandes secas, que ovo mucha mortandad en los omes e en las vestias e en las aves de fanbre, e en qué tienpos

   Contado ha la istoria del comienço d’España cómo en el reinamiento del rey Pirrus, que fue segundo Rey d’España después que Hércules la conquistó, que reinava mil CCXXX años antes del Naçimiento de Nuestro Señor Jesuchristo, no llovió en XXVII años en toda España, como es de los puertos d’Aspa acá, e cómo en ella no quedó río ni fuente que corriese ni manase, sino solamente el río d’Ebro, que tenía tan poca agua que no se pareçía si corriese a ninguna partida, e cómmo se secaron todos los árvoles d’ella e los derribó el viento e se despobló la tierra de toda cosa viva e de cómo al Señor plogo que lloviese tres años continos e, tornando la tierra en su virtud, çesando las aguas, tornaron todas las gentes d’ellas a poblar cada unos en sus eredamientos e vivieron en buena vida porqu’el Señor se amisericordió de todos los pobladores d’ella.

   Fállase por las escrituras antiguas que, seyendo España conquistada de los moros aláraves, en el año del Señor de DCCL años, reinando sobre los moros d’España Jucaf, que fue el rey que sobre ellos reinó en ella, e reinando en el reino de León sobre los pocos christianos que en ella eran quedados don Silo, yerno del rey don Alonso el Católico, en el año susodicho, fízose que no llovió en toda España en dos años continos poco ni mucho e dioles Dios en ella tanta fanbre e tal mortandad que no la podían sofrir la fanbre. E fuéronse las gentes a morar a las riberas de las mares de toda esta España porque allí avía con qué sostener la cuita de la fanbre; e mucha de la gente pasaron la mar a buscar tierras [col. b] por donde viviesen e fallasen mantenimientos. E a cavo de dos años que no llovió, salió a toda España el río de Barbaque e cubrió tantas tierras en ella sin llover cosa que, por graçia de Dios, fueron todos conortados e avondados de todas cosas de mantenimiento, por que llamaron aquel tienpo el buen año de Varbaque. E como las gentes vieron tan grande milagro de aver avondamiento de panes e de frutos no lloviendo, dando graçias a Dios, tornáronse a labrar e poblar sus pueblas e heredades; e dioles Dios de allí adelante agua asaz.

   E dizen los estoriadores que morió mucha gente en esta fanbre, e así mesmo animalias e aves, ca el mantenimiento de todos se perdió, e que si no fuera por este milagro que Nuestro Señor mostró por los sus pueblos pecadores, que todos los quedados en ella morieran lazdradamente, e aun los que d’ella eran salidos tanbién, segund la mengua [que] consigo levavan en sus coraçones.

   En el año del Señor de mil CCL años, reinando en Castilla el buen rey don Alonso que fue vençido en la batalla de Alarcos e vençió la batalla de Úbeda, (que) vino la plaga de Dios por seca e mal tienpo en las tierras d’España, que caían los omes muertos de fanbre pediendo pan; e no enbargante qu’el Rey e los perlados e ricos omes fazían muchas limosnas e así mesmo los burgeses e gentes tenedoras fazían muchas limosnas por amor de Dios, pero que tantas eran las gentes pobres que no les podía avondar nada e, así como falleçió el fruto de mantenimiento de los omes, que así falleçió el de las animalias e de las aves, que no podieron moltiplicar aquel año. E comían las carnes muertas, e aun de los omes que morían de fanbre, en manera que de omes e de cavallos e de vestias de cargo morieron la quarta parte de las gentes e más de las animalias e aves. E duró esta pestilençia desd’el mes de febrero fasta pasado Sant Juan, que dio // [Fol. 455 r., col. a] Dios fruto abastado en la tierra. E toda esta plaga vino por la seca del año pasado, pero, con todo, quedaron las tierras mucho fatigadas e amenguadas.

   En el año del Señor de mil CCCXLIII años, reinando en Castilla e León el buen rey don Alonso postrimero d’este nonbre, ovo mucha seca en las tierras e por sus pecados morió muchas gentes de fanbre, que, andando por los caminos, se caían muertas deziendo “dadme pan” e sangravan los ganados de las venas prinçipales porque no eran sazonadas para comer, e aun por no se desapoderar de las vacas fenbras, e cozían la sangre en calderas e comíanlo qua(a)jado, coçido a tajadas con sal. E dizen los viejos e la su memoria que los que así más morían eran mareantes e ferreros e carvoneros e ofiçiales, que eran duchos de fartar, que las otras personas, que solían comer tenpladamente, que soportavan mejor la fanbre con la poca vianda e que duró esto un año e más, fasta que los acorrió Dios.

   En el año del Señor de mil CDXVIII años ovo mucha falta de todo pan, reinando en Castilla e León el rey don Juan, segundo d’este nonbre, que duró la carestía del pan por tres e quatro años continos por seca e otros pecados; e la fanega del trigo, que comúnmente solía baler media corona de oro e a florín de oro poco menos, llegó [a] valer a tres florines e a dos coronas viejas de Françia en los dos años. Pero porque no faltava trigo, por dineros buscavan los omes sus varatos para lo conprar. No morió gente ninguna por fanbre, ca avía muchas carnes e comían d’ellos e de pescados. E dende a XVI años ovo un año malo de seca e llegó a valer en Castilla la fanega del trigo a tres coronas de oro e a quatro florines e más. E aquel año vino tanto trigo por la mar a la costa de Vizcaya e Guipúzcoa de Bretaña e de Françia que valió la fanega a medi(n)a corona e no más [col. b] e a florín de oro; e aun lo levavan a Castilla. E después acá sienpre traen mucho pan por la mar en navíos e mercaderos de la dicha costa.

   En el año del Señor de mil CDLXXIV años ovo un año malo menguado de pan e de todas frutas en toda España e Françia e Vretaña. E fue todo esto al contrario de los otros tienpos susodichos, que fueron por seca, e a este dicho año fue por muchas aguas que fizo en março e abril e mayo e junio e julio. E estando los panes en flor de nuevo grano, vino por ira de Dios e pecados de los pueblos un vuchorno que duró noche e día, tan caliente que quemó todos los panes que no quedó grano ninguno. E fue la gente travajada por todas las tierras, pero soportáronlo con travajo porque avía mucho pan del año pasado. Pero ya en la costa no lo podían aver por dineros, que avía valido corona e media de oro, e ya no lo podían aver a poco ni a mucho. E así pereçiera[n] muchas gentes en el reino, sino por las muchas limosnas de los cavalleros e religiosos e buenas gentes. E con el espanto de no lo aver, era en desesperaçión la gente de la costa e ovieron de pereçer, sino que se socorrieron de Inglaterra con sus navíos e mercaderes, que traxieron avastamiento a corona de oro o a quintal de fierro. E así pasaron con mucho travaxo, que duró desd’el mes de agosto fasta el otro mes de agosto, que dio Dios por su misericordia avastamiento de todo pan por toda España e Françia e Inglaterra e por todo partido más que otro año que vieron los vivos. E con esto tornó el trigo a su curso primero a valer media corona de oro, pero quedó la gente d[es]gastada e perdióse toda la frut[a d’este] año e el vino tanbién e, si no [por el pan] que Dios dio este año, despo[bladas fue]ran todas las tierras por [sienpre].

    

   Título de las cosas que pasaron e[n los reinos de] Castilla e de León después [de la destruiçión] que en ella fizieron los m[oros alárabes] sobre los derechos reale[s que las gentes me]nudas pagavan a lo[s reyes e condes, que e]ran señores en ellas, cad[a uno en su tienpo], e cómo fueron acreç[entados e de la cabsa d’ello] (1146) / [Fol. 455 r., col. a]

   Fállase por las estorias jenerales d’España que en el tienpo que reinaron los Reyes de León en ella e después el noble conde Ferrand González e los Reyes de Castilla que d’él suçedieron que de los derechos reales que les pagavan sus pueblos eran estas [martin]iegas (1147) de maravedís, asaderas e moyas de todo pan, almoxerifagos de las aljamas de las juderías, marcos e vacadas por fogueras. E porque con éstas no se podían fazer las guerras contra el poderío de los moros, que era(n) grande, echaron por consentimiento de los pueblos, veyendo la neçesidad, un pedido e dos monedas de siete en siete años e no más; e aun esto oviendo las guerras e no otramente.

   E fállase qu’el rey don Ferrando el Savio, (que) reinando en Castilla e León en el año del Señor de mil CCXC años, con las grandes neçesidades de las guerras de los moros, que echó nuevamente en los sus puertos de la mar los diezmos de todas cosas que venían de los reinos estraños a se vender en ellos e se cogieron después acá de diez cosas o de su valía una, como lo son agora; e otrosí en el tienpo que se le alçaron los moros con el reino de Murçia, que su padre, el rey don Ferrando, le avía dexado sujeto con sus fortalezas, quedando ellos moradores e pecheros, e furtaron las fortalezas, matando los alcaides cristianos que por él las tenían. E veyéndose desgastado por las muchas guerras e otrosí por las sus grandes dádivas, porque era el más franco rey de todo el mundo, e no se sopiendo a qué tornar, [fi]zo prender a todas las aljamas [de los] judíos de sus reinos en un día [señalado] de Corpus Christi e pleitea[ron con él po]r grande suma de aver, que lle[gó a la me]atad de sus muebles. E [con ello cobr]ó a la ora el dicho reino [de Murçia e] todas sus neçesidades, pero [prometiéndolos e] jurándoles de nunca gelo [tornar por ta]l manera más por sí e [por sus deçendi]entes.

   [Fállase que en el] (1148) tienpo que reinava el [col. b] buen rey don Alonso que vençió la del Salado, que en la sazón que los moros le ganaron la villa e castillo de Gibraltar e la él no podiese tomar por la guerra que don Juan Núñez e don Juan Manuel e otros en Castilla le fazían, que dixo a todos los del Andaluzía qu’él no podía escusar la venida de Castilla, pero que les dexaría todas gentes sus vasallos del Andaluzía para guerrear con los moros, pues no le guardavan las treguas e en ellas le tomaran la villa e castillo de Gibraltar, pero que ellos catasen a ver dónde los diesen de comer, pues él no lo tenía. E como ellos esto vieron, otorgáronle en toda la Andaluzía una alcavala de sesenta maravedís uno de todas las cosas que se vendiesen para pagar aquella gente e juró que no la tomaría más después de pasado aquel travajo e así gelo guardó. E esta fue la primera alcavala que rey ni señor tomó en Castilla e su señorío. Después d’esto, reinando este buen Rey, le fue dada (1149) en todos sus reinos aquella alcavala mesma para la çerca de Algezi[r]a, de LX maravedís uno, segund que los del Andaluzía gela ovieron dado. E juró de no la cojer más de conplida la dicha çerca e real e así lo fizo.

   Después d’esto, reinando el rey don Pero, su fijo, en los dichos reinos, por las muchas guerras e grandes neçesidades echó esta alcavala mesma de XXX cosas una, que era el doble de lo que solía, e cogiólo toda su vida.

   Después de muerto el dicho rey don Pero, cogióla el rey don Enrique, su hermano vastardo, por toda su vida, de XX maravedís uno, ca lo avía menester guerreando con castellanos e con portogueses e con ingleses e con moros en mucha neçesidad.

   Después de muerto este rey don Enrique, tomóla el rey don Juan, su fijo, por toda su vida; e cogió de diez maravedís uno por las grandes neçesidades e travajos que se vieron sus reinos con todos los reyes comarcanos. E después la cogieron el rey don Enrique, de la esclareçida memoria, su fijo, e después el rey don Juan, su nieto, e después el // [Fol. 456 r., col. a] rey don Enrique, su visnieto, con neçesidades e sin ellas, por toda su vida, fasta este tienpo de su reinamiento.

    

   Título de las cosas que pasaron en los reinos de Castilla e de León en el reinamiento de los Reyes de León e de los Condes e Reyes de Castilla sobre el fecho del mudamiento e creçidas e decaídas del oro y plata y monedas

   En el reinamiento de los reinos de León corrían en estos reinos la moneda de los leoneses e, después qu’el virtuoso conde Ferrand González sacó a Castilla de la sojuçión de los Reyes de León, corría l[a] (1150) moneda de los burgaleses. E corrían en estos dichos reinos maravedís de oro, que eran gruesa moneda e valía el maravedí CLXXX de aquellos leoneses e pepiones, e las otras conpras pequeñas fazíanlas metales e medios metales. E valía el pepión e leonés XVIII metales e diez dineros el maravedí. E avían otras menudas monedas, así commo dineros, novenes, meajas e sueldos e cruzados e corderos.

   Estas monedas duraron en los dichos reinos fasta el enreinamiento del santo e bienaventurado rey don Ferrando que ganó a Córdova e Sevilla e a toda el Andaluzía. E d’estos maravedís de oro fueron apreçiadas las rentas del reino de Granada todas seisçientas mil maravedís. E dava el rey Avenámar, que en ella reinava, al dicho rey don Ferrando por parias e vasallaje la meatad de todas ellas, que eran CCC mil maravedís en cada año.

   E después de muerto este rey don Ferrando, reinando el rey don Alonso, su fijo, que llamaron el Savio, en el año del Señor de mil CCXC años fizo desfazer la moneda de los leoneses e pepiones e labró en todos sus reinos la moneda de los burgaleses, que valían XC dineros el maravedí de oro. E las conpras pequeñas fazíanlas a sueldos. E seis dineros de aquellos valían un sueldo e quinze sueldos valían un maravedí. E por esta moneda encareçieron mucho todas las cosas e pujaron a gran-des [col. b] quantías, enpero el oro e la plata sienpre quedava en su ser, ca, si no lo valía o pujava en estos reinos, aunque las monedas amenguavan acá, valíalo en los otros reinos, ca no se falla en otros reinos creçer ni amenguar moneda, sino en estos dichos reinos. E como quier que las monedas que los reyes en ellos fazían les davan grandes preçios por ganar en ellas e valíanlo en sus reinos, pero no en otras partes, que todas las cosas se crían el preçio del oro e de la plata. E valían en estos tienpos las doblas moriscas de los Miramomelís de Marruecos siete maravedís e las coronas de los Reyes de Françia, otros siete maravedís e los florines de Roma e de Aragón, çinco maravedís d’estos maravedís de oro alfonsís de Castilla e de León; e por el semejante el oro de los otros reinos. E valía la fanega del trigo dos maravedís e medio e así las otras cosas.

   E después, reinando el rey don Pero, fijo d’este rey don Alfonso, que alcançó mucho thesoro, fizo doblas alfonsís de fino oro, como los maravedís alfonsís. E porque las mandó vaIer a XL maravedís encareçiéronse todas las cosas mucho. Otrosí fizo este rey don Pero muchos reales de fina plata e medios reales, que valía el real a III maravedís medio.

   E muerto este rey don Pero, fizo doblas el rey don Enrique, su hermano, de aquel mesmo preçio e reales por semejante, pero no tantos como el hermano, que no alcançó tanto thesoro; e por el semejante valieron en el tienpo del rey don Juan, su fijo, todo el oro e plata e monedas, así de los de sus reinos commo de los forasteros.

   E después, reinando en estos reinos el rey don Enrique Terçero, de esclarecida memoria, en el año del Señor de mil CCCLXXX años, veyendo el daño que en sus reinos venía por estas monedas, fízolas fondir todas, sino las doblas e reales, e fizo blancas de plata e de cobre muy buenas. E mandó valer el maravedí, que valía diez dineros viejos, dos blancas d’éstos. Mandó valer la dobla noventa e çinco maravedís d’estos de dos blancas el maravedí e el real, siete maravedís e las coronas del Rey de Françia, LXXX maravedís e los florines de Aragón, L maravedís. E por que en el canbio d’esta moneda no / [Fol. 456 v., col. a] menoscavasen sus rentas, mandó coger a sus arrendadores corona por quarenta maravedís e real por tres maravedís e medio. E mandóles pagar a sus vasallos a LXXX maravedís corona e a çinquenta maravedís florín e VII maravedís real por sueldo e acostamiento. E después, a petiçión de las iglesias porque a los pobres no davan la limosna por ser la moneda gruesa, mandó a la Reina labrar coronados, que valía la blanca III coronados e seis cornados el maravedí, ca eran de la mesma ley que ellos. E con esto se mantovieron bien sus reinos en toda su vida, valiendo las cosas su razonable preçio, en conseguiente con los reinos comarcanos. Valía comúnmente en buen tienpo, d’estos maravedís, XXXV e XXX e XL la fanega del trigo e más o menos, como Dios lo dava, e quintal de fierro, LXXX maravedís e paños por su preçio igual.

   Después de muerto este rey don Enrique, reinando el rey don Juan, su fijo, fizo labrar doblas de lavanda, que no eran de fino oro, pero que eran del peso de los alfonsís del rey don Pero, e mandólas valer a XC maravedís. Otrosí fizo vatir muchas blancas de a dos el maravedí e, porque no eran de tal ley como las del rey don Enrique, su padre, fueron levadas fuera del reino e fundidas, que no quedó una d’ellas, porque los que las levavan ganaron mucho en ellas. E con esto creçieron los dineros a CLX maravedís. E porque a bueltas d’esta moneda se vatieron otras monedas falsas d’este cuño en Navarra e Labortu, creçieron todas las cosas mucho e óvose de perder toda esta moneda.

   Después de muerto este rey don Juan e reinando su fijo don Enrique, fizo anriques de mucho fino oro e fizo reales de fina plata e fizo quartos de reales mezclados con cobre tan grandes como reales, que quatro d’ellos valían de buena ley un real, e fizo blancas de baxa ley e valían dos el maravedí. E valían los anriques al comienço a CCX maravedís e florín de Aragón a CV maravedís e [col. b] (e) corona de Françia e dobla de Castilla a CLX maravedís e real de plata a XVI maravedís e quarto a quatro maravedís. E por quartos e anriques que se fizieron en el reino por cavalleros con la ciençia del Rey por mala ordenança e de vaxa ley, valieron los finos gran quantía, que llegó enrique a CCCXL maravedís e real a XX maravedís, quarto a V maravedís. E después perdiéronse los quartos malos e vaxaron los anriques no finos a CCXX maravedís. Fizo el Rey blancas mucho pequeñas e de ley, que valían dos el maravedí e XXX maravedís el real. E después fizo el Rey castellanos a peso e ley de los finos anriques e valieron a CDXL maravedís e los anriques finos a CDXX e las blancas tres al maravedí, porque fazían otras falsas; e no quedó ninguna d’ellas, que todas las levaron a fondir fuera del reino, porque ganavan en ellas mucho. E governóse el reino con los reales e medios reales e con algunas blancas que quedaron d’ellas; e otrosí corrían en la costa de Vizcaya e Guipúzcoa placas de Françia, que valían a X e a XII maravedís.

   E por esta manera perdió este rey don Enrique las tres partes de las rentas de todos sus reinos en el avaxamiento de las dichas monedas, tomando la corona, que valía en el dicho tienpo del rey don Enrique Terçero LXXX maravedís por CCCXL maravedís e real, que valía VII maravedís, por XXX maravedís e florín, que valía çinquenta, tomándolo por CCXL maravedís. E los pueblos quedaron casi quitos e los fijosdalgo quedaron pobres e vendidos casi como los judíos, que fueron vendidos XXX por un dinero, ca el que levava dos mil maravedís por su lança, que le daban por ellos XXV coronas de oro o con ocho florines de oro; e no puede con ellos conprar sino poca cosa e en todo lo que conpra pierde las tres partes e media o açerca.

   E así se començaron a menoscavar estas rentas desd’el tienpo de los Reyes e Condes de León e de Castilla fasta agora, que se falla que valía lo dobla e corona siete maravedís. E de aquéllos valían las cosas a razón, que fállase que en el tienpo de la çerca postrimera de Algezira ovo grande carestía en las gentes, porque se quemaron muchas tiendas en él con muchas mercaderías e vituallas; e lle-gó // [Fol. 457 r., col. a] a valer la fanega del trigo a XV maravedís de aquellos que valían dos dineros e más. E levaron por mandado del rey don Alonso de todos los puertos de la mar mucho trigo e çevada, que valía fanega de trigo a II maravedís e medio e la dicha çevada a dos maravedís; e así valían tres fanegas de trigo una corona o poco menos e agora vale dos [f]anegas una corona en este año de mil CDLXXV años e por maravedís vale a CC maravedís poco más o menos. E así como se baxaron los derechos de los reyes, se vaxaron las soldadas de los fijosdalgo.

    

   Título de cómo fueron poblados e ganados las monesterios e iglesias de las montañas e tierras de Castilla Vieja e de Asturias de Santillana e Trasmiera e las Encartaçiones e Álava e Vizcaya e Guipúzcoa e Navarra e Lavorte e sus arrededores

   Contado ha la istoria de la destruiçión d’España cómo en el reinamiento de los Reyes de León e de Navarra e Condes de Castilla estas tierras fueron pobladas de gentes venedizas e fueron echados de sus heredamientos por los moros, segund se contiene en la dicha su persecuçión, e otrosí de gentes de otros señoríos que en ella venieron a poblar, segund dicho es en las sus poblaçiones, por los ayudar [a] defender de los dichos moros a serviçio de Dios; e vivían derramadas e no ayuntadas las pueblas, ca no poblaron villas en grandes tienpos. E por falta de iglesias cataron entre sí personas tenedores e deligentes que en çiertos logares hedificasen iglesias e monesterios por que en ellas se cantasen misas e se rezasen las oras e se diesen los sacramentos, segund la Madre Santa Iglesia, e oviesen sus enterramientos, aunque al prinçipio no se ençerravan dentro d’ellas, sino fuera, en sus sepulcros de piedra, como en muchos logares pareçen oy día.

   E por que aquellos que las [col. b] tales iglesias hedifica[ron] (1151) conpliesen todos estos ornamentos e mantovisen sendos clérigos en cada una, diéronles un diezmo en cada año de todos los frutos e cosas que Dios les diese para ellos e quien d’ellos veniese, mantoviendo las dichas iglesias en los dichos ornamentos, según dicho es, con clérigos sufiçientes para los conplir. E moriendo estos tales hedificadores de monesterios e quedando sus herederos, ordenaron de dar al mayor fijo heredero aquel monesterio con aquellas déçimas, por que no (1152) se devidiese en sus erederos e por que conpliese todas aquellas cosas qu’el tal hedificador avía conplido. E llamáronle patrón de aquel monesterio e en algunos d’ellos les llamaron avad del monesterio. E mandáronles que de lo que sobrase de aquellas déçimas, conplidos los dichos ornamentos e su mantenimiento, que diesen sendos yantares en el año aquellos sus hermanos e deçendientes. E a estos yantares llamaron devisa, como se han llamado e llaman fasta agora.

   E después, como la gente fue multiplicando e suçedieron reyes, (e) ovieron de partir con ellos estos dichos monesterios e fueron llamados patrones mayores, como lo son oy día; otrosí ovo algunos d’estos monesterios que fueron dados a las iglesias mayores de sus obispados; otrosí ovo otros d’estos patrones que, concordes con sus devisores, dieron algunos de aquellos monesterios a los clérigos, faziendo allí sus enterramientos con parte de aquellas deçimas, e d’ellos con todas, e a estos llamaron monesterio de Videvilla e lo llaman agora; otrosí ovo otros que partieron los dichos monesterios e déçimas commo los otros heredamientos, con sus conpras e ventas, como las dichas erençias, como lo han fecho e fazen agora.

   E después d’esto, moltiplicando mucho más las gentes e los reyes por acreçentar señoríos, a petición de las gentes poblaron villas grandes e pequeñas. E (a) los que poblaron en los tér-minos / [Fol. 457 v., col. a] de aquellos sus monesterios dieron a las iglesias que las tales villas fazían parte de aquellos monesterios para mantenimiento de sus clérigos, espeçialmente los Señores de Vizcaya. Otrosí fueron dadas terçias e parte de las déçimas de las iglesias d’estas pueblas de villas a la iglesia de Roma e a sus obispados, como las lievan agora.

   E aquí sepan agora los que leyeren esta istoria que en la hedificaçión d’estos monesterios e iglesias que ovo grande diferençia en ellas, porque las primeras que poblaron los fijosdalgo, anparando las tierras de los moros e poblándolas e ensalçando la santa fe católica, fueron mejor ganadas que no estas de las villas e çiudades que las poblaron, porque las gentes [fueron] moltiplicadas sobre el çimiento de los dichos antepasados e sobre su mucho derramamiento de su sangre e travajo de sus personas e faziendas edeficaron e anobleçieron; pero todo es conplidero a serviçio de Dios e a pro c[o]mún (1153) de las gentes, porque todos deçienden de aquella generaçión de los dichos primero[s] pobadores.

    

   Capítulo de cómo fueron fundados e heredados los monesterios de los avadengos e de los señoríos de Vizcaya e de los fijosdalgo del patrimonio e de diviseros que son en Trasmiera fasta la Encartaçión e Ayala e Mena e en Vizcaya por que aquellos que de su linaje suçedieren sepan dónde son deviseros

   En el año del Señor de DCL años, poco más o menos tienpo, arribaron los godos en Santoña, como dicho es en el título de sus fechos, e fue hedificada por ellos la iglesia de Santa María de Puerto. E los hedificadores d’ella hedificaron las iglesias de Colindres e de Argonos e de las Siete Villas e de otros logares, así como se llama Laonor de Puerto; e lieva la dicha iglesia las déçimas d’ellas por patrimonio. E don Diego López, que llamaron el Bueno, Señor de Vizcaya, tenía señorío sobre este logar en algund tanto de grado ca era suya Escalante. E él fizo el castillo de Hano, que es sobre San Sebasti-án, [col. b] e mandaba casi de Yorganes a la Encartaçión e a Vizcaya. E quando se mandó enterrar en Santa María de Nájara, al tienpo que fue ganada la çiudad de Sevilla, dio todo lo que le perteneçía en Laonor de Puerto al monesterio de Nájara, como agora es.

   Escalante e las otras cosas qu’él avía en Trasmiera e los monesterios de Liendo e de Goriezo e de Ontón, quando suçedió el señorío de Vizcaya en la Corona Real, dio el rey don Juan Primero a Escalante al Señor de Çavallos; e heredóla don Ferrando Pérez de Ayala por su muger e diola al de Guebara con una su fija, por donde la eredan agora. A Santa María de Liendo e Sant Viçente de Goriezo e San Martín de Ontón ganaron los dichos anteçesores de los que agora los lievan al monesterio de Rasines de Gebaja; e fízolo un cavallero de los dichos godos que pobló en Saravia, donde lo lievan sus deçendientes.

   E otro cavallero d’estos godos que pobló en Urdiales fizo los monesterios de Sant Martín de Canpijo e de Santa María Madelena de Castro e suçedieron en ellos sus deçendientes de uno en otro, de mayor en menor, fasta Lope Sánchez de Urdiales, que, seyendo viejo, ovo devoçión de ir en Jerusalén al Santo Sepulcro e, dexando tres fijos legitímos, faziendo su testamento, mandó los dichos monesterios al dicho mayor fijo, segund costunbre. E porque los fijos menores se agraviaron, deziendo con palabras desonestas que antes que tornase de la dicha romería fallaría omeçida entre ellos, mandó a Sant Martín de Canpijo a la orden de Sant Juan d’Acre e a la Madelena a Santa María de Castro para después de sus días, (e) faziéndolo a fin que, tornando, lo daría al mayor, segund costunbre. E atajóle la muerte, commo a otros, que, tornando de su romería, morió de dolençia en la isla de Chipre. E quedáronse las dichas órdenes con sus monesterios e desfecho su linaje por sienpre.

   Sant Micolao de Samano fundaron estos de Urdiales e otros co-marcanos. // [Fol. 458 r., col. a] E levándola sus deçendientes en hermandad, entróles en ella por conpra de algunos menesterosos Pero Ferrández de Velasco e óvola toda por dineros. E fizo la torre de Samano e así la ha su linaje con Sant Martín de Ontón, qu’él ganó por muerte del conde don Tello, Señor de Vizcaya, como la lievan agora.

   Sant Julián de Musques e Sant Román de Çiérbena eran del Señor de Vizcaya e diolos don Diego López el Bueno, Señor de Vizcaya, a Sancho Ortiz Marroquín de Montermoso, fijo vastardo de don Furtud Sánchez de Salzedo, Señor de Ayala, con el Puerto de Sant Martín e con las azeñas de la Puente e del Azeval e de Trápaga en tierra, que era su criado.

   Sant Pero e Santa Juliana fízolas don Ferrando de Avando, fijo de Lope Díaz de Villamonte, que era fijo vastardo del Señor de Vizcaya. E a Sant Pero enpeñóla al Señor de Viscaya por mil maravedís de una rebeldía por un su fijo vastardo, que forçó una fija de un labrador de Aldoache; e por allí la perdió su linaje. E Santa Juliana dexóla a una su fija legítima, que no avía otro heredero, que casó con Sancho Pérez de Fresnedo, fijo de don Pero Garçía de Corraca, e por allí la eredan los de Muñatones, como dicho es en el título de su generaçión.

   Santa María Madalena de Toçedo e Sant Pero de Sarantes e Santa María de Sesto e Sant Vartolomé de Varacaldo e Santiago de Momeni de Ornoas eran del Señor de Vizcaya. E Santurzi era(n) de los fraires de la Mortuera e tomógela por troque de otra renta el Señor de Vizcaya. E apropió todas estas iglesias suyas a ella e así fue Santurzi engrandeçida. E fizo allí sus palaçios e usavan mucho allí los Señores, porque era logar deleitoso e era previllejado d’ellos. E después la dio el Señor de Vizcaya con Villaverde a Lope Ochoa de Avellaneda, padre de Juan [col. b] González, e él diola a Ochoa Martínez, su fijo vastardo. E después ganó Juan González Arzentales en Turçios con los monesterios e pedido del rey don Juan e tomóle al hermano Ochoa Martínez, por troque de tres mil maravedís que le dio en Los Libros del Rey en tierra, a Santurzi e ganóla de juro de eredad con los labradores del Rey. E apropiólo todo a Villaverde e diolo todo a Lope de Avellaneda, su fijo menor; e porque morió sin fijos legítimos, tornó todo al mayorazgo de Avellaneda, sino Villaverde, que era patrimonio, que la eredó Diego de Avellaneda, su fijo vastardo de Lope, que la vendió al Conde de Aro.

   Sant Miguel de Aedo de Carrança fue del Señor de Vizcaya. Eredólo una su fija e diolo a Sancho Pineda, su fijo, el qual vendió el medio al Señor de Vizcaya. E después lo ovieron los de Mendieta e después Lope Garçía de Salazar, segund se contiene en el título de los linajes de Carrança.

   Juan Sánchez de Marroquín conpró de doña Aldonça, fij[a] (1154) del Señor de Vizcaya, el ochavo de Sant Pero de Turçios e de Sant Miguel de Linares e de Sant Julián de Nusques e de Sant Román de Çiérvena e del pue(e)rto de Sant Martín. E ovo la meatad d’estos ochavos Ochoa Garçía de Galdames e quedó en sus erederos con los labradores de Castaños e de La Iseca e de Valperri por caveçalería; e la otra meatad quedó en herederos de Ordoño de Çamudio. E así lo han agora, pero de lo de Somorrostro saneólo el de Sant Martín, sino CXXV maravedís; lo otro lievan d’Arzentales e de Turçios, a medias, Luiçaga e Salzedo.

   Sant Pero de Galdames, que es deviseros, fiziéronla Garçi Sánchez de Palaçio e Sancho Momes de Someano e d’éstos la heredaron los de Someano e de Achuriaga e de Muñatones, que vienen de Sancho Momes, e los de Luiçaga, que vienen de Garçi Sánchez de Palaçio. E d’estos que la fundaron, el primero que después d’ellos se falla ser avad e patron d’ella fue Pero Sánchez Porra de Muñatones con su muger, / [Fol. 458 v., col. a] doña María Sánchez de Fresnedo, que la tovo luengamente toda su vida e después la dio Diego Pérez de Muñatones, su fijo, a Ochoa Garçía de Loiçaga en casamiento con doña Teresa, su fija, e la tovieron luengamente toda su vida. Después la ovo Lope Garçía de Salazar.

   Sant Estevan de Galdames era del Señor de Vizcaya. Óvola el de Luiçaga con el mortuero de Sant Juan d’Ulibarri. Ovo fijo segundo a don Sancho Pérez de Fresnedo, que fue agüelo de Diego Peres de Muñatones, fijo de su fija heredera, e de don Sancho Ortiz Marroquín, que fue fijo de don Furtud Sánchez, Señor de Ayala, fijo de don Sant Garçía, Señor de Ayala, que fue este don Sancho Ortiz agüelo d’este Diego Pérez de Muñatones. E de don Garçi Tuerto de Vasurto la eredan sus deçendientes por doña María Sánchez de Susunaga, fija de Fortud Sánchez de Çamudio, que era nieto de doña María Ortiz, muger de Galindo Ordoño de Çamudio, fija de don Garçi Tuerto. E por aquélla heredan fijos de Juan Sánchez de Salazar, marido que fue d’esta doña María Sánchez. Otrosí eredan en estos dichos monesterios la devisa los deçendientes de Lope Garçía el de Salazar, porque fue nieto de Furtud Ortiz Calderón de Nograro, que fue fijo del dicho don Furtud Sánchez, Señor de Ayala, lo cual todo esto fallarán más conplidamente en los títulos de las generaçiones de los dichos linages.

   Sant Juan de Murga heredólo he hedificólo Juan Sánchez Chiquibín de su padre, que gela dio, e quedó en Sancho Garçía, su nieto. E porqu’él morió sin fazer testamento, partióse entre(s) sus fijos.

   Santa María de Amurrio e Santa María de Respaldiça e la villa de Arzeniega eran de los Señores de Vizcaya de antigüedad e, commo falleçió su señorío e generaçión, ganáronlas los Señores de Ayala de los reyes [col. b] e son suyas.

   El monesterio de ( ) (1155) era de los de Nograro, Calderones e de Salazar, que lo ovieron de don Furtud Sánchez, Señor de Ayala, su agüelo, e diolo Diego Lopes de Salzedo a Juan de Sant Juan de Buyana, su sobrin[o] (1156).

   Aquí se acavan los XXV libros que fizo Lope Garçía de Salazar estando preso en la su casa de Sant Martín. E escrevióle e acavóle Christóval de Mieres en el año del Señor de mil y quatroçientos y noventa y dos, en el mes de abril, a días andados del dicho mes diez y seis. A Dios sean dadas muchas graçias por sienpre sin fin. Amén. Deo gratias.

   E fue este dicho libro mandado escrivir e tresladar por el señor Ochoa de Salazar, Proboste de Portogalete, fijo mayor de Lope de Salazar e nieto del dicho Lope Garçía. E tresladóse del registro que dexó el dicho Lope Garçía, no le podiendo acavar en su vida, segund por el oreginal pareçe, o fue quitado parte d’él.

_________________________

1099.- Interlineado por otra mano.

   1100.- después, repetido en el manuscrito.

   1101.- matando, en el manuscrito.

   1102.- norte, en el manuscrito. Ya transcribe muerte R.H., ed. cit., vol. IV, p. 351, aunque sin indicar la lectura del manuscrito.

   1103.- Ha quedado en blanco el resto del título.

   1104.- después, en esta sazón, mató Juan de Rigoiti, repetido detrás.

   1105.- Iraéregi, en el manuscrito.

   1106.- Espacio en blanco en el manuscrito.

   1107.- Véase nota n. 1103.

   1108.- Han quedado dos líneas en blanco. Sin duda aquí debería ir un nuevo título, pero en esta ocasión ni siquiera se ha escrito la primera palabra del mismo.

   1109.- ca de Allende, reclamo al final del folio.

   1110.- Añadido por otra mano entre las dos columnas.

   1111.- e, en el manuscrito.

   1112.- Interlineado por otra mano.

   1113.- Espacio en blanco en el manuscrito.

   1114.- En blanco, en el manuscrito.

   1115.- Idem.

   1116.- El resto del folio 444 v. ha quedado en blanco.

   1117.- e, copiado dos veces.

   1118.- aca, que no he documentado, en el manuscrito.

   1119.- si, en el manuscrito.

   1120.- a cavo de XL días, copiado nuevamente aquí.

   1121.- La grafía m de Alamedo, ha sido interlineada, seguramente por otra mano.

   1122.- que, repetido detrás.

   1123.- si, en el manuscrito.

   1124.- Puede leerse cuidaba, que fue lo que originariamente se escribió; posteriormente otra mano corrigió en escudava.

   1125.- Da la impresión de que Mieres hubiera olvidado de copiar alguna línea del original.

   1126.- Espacio en blanco en el manuscrito.

   1127.- allí, añadido por otra mano.

   1128.- una, en el manuscrito.

   1129.- Ha quedado en blanco el espacio que, aproximadamente, ocuparían diez líneas de escritura.

   1130.- falle, en el manuscrito.

   1131.- Horo, en el manuscrito.

   1132.- e casados, copiado dos veces.

   1133.- fijos, en el manuscrito.

   1134.- pesándolo, en el manuscrito.

   1135.- perdiesa, en el manuscrito.

   1136.- de Setién e Gonzalo, reclamo al final del folio.

   1137.- Unas cuantas grafías están emborronadas. Entre corchetes figura la lectura actual del códice de Mieres, pero es obra de otra mano. En el ms. 1634 de la B.N., fol. 1113 v., el texto difiere algo: en lugar de amenguóse se lee perdióse y, en vez de faltó casise perdió. Seguramente sería este también el texto original del códice de Mieres.

   1138.- e, en el manuscrito.

   1139.- Añadido por otra mano.

   1140.- Inicialmente se escribió veyéndose, pero se tacharon las primeras grafías y se interlinearon otras, que dieron lugar a metiéndose.

   1141.- de los Pandos, escrito un poco más arriba, escrito y subrayado aquí porque sobra.

   1142.- por los quales e por la mucha guerra qu’él fazía a todos los de Asturias que vivían con el dicho Conde de Luna, repetido en el manuscrito.

   1143.- Escrito en el margen; aquí parece leerse Pero.

   1144.- cosas, en el manuscrito.

   1145.- La columna b ha quedado en blanco.

   1146.- Todo el texto que figura entre corchetes proviene del ms. 1634 de la B.N., fol. 1125 r. En el códice de Mieres se ha perdido un trozo del folio.

   1147.- anarriviegas, en el manuscrito. Este vocablo ha sido subrayado, seguramente por B, que ha escrito martiniegas, en el margen izquierdo.

   1148.- Nuevamente he suplido la parte de texto perdida con el ms. 1634 de de la B.N., fol. 1126 r. Rodríguez Herrero transcribe en todos los casos las grafías perdidas, aunque sin indicar de dónde las ha copiado y con alguna diferencia. Esto último conduce a pensar que no utilizó para ello el ms. 1634.

   1149.- le fue dada, repetido detrás.

   1150.- lo, en el manuscrito.

   1151.- Esta última sílaba ha sido interlineada por otra mano, que ha tachado la última de hedificasen, que es lo que inicialmente se escribió.

   1152.- por que no, repetido detrás.

   1153.- cumún, en el manuscrito.

   1154.- fijo, en el manuscrito.

   1155.- Espacio en blanco en el manuscrito.

   1156.- sobrina, en el manuscrito.